Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

CÓMO ENSEÑAR A HABLAR A TU HIJO

Cuando el niño empieza a hablar es importante que los adultos que lo rodean sepan qué hacer para estimular y qué no se debe hacer para obstaculizar esta  parte fundamental del proceso intelectual.

La imitación es una de las formas por las cuales el niño inicia su aprendizaje en el campo del habla. En un primer momento, el niño retiene y repite todo lo que escucha, aún cuando no tiene verdadera conciencia de lo que está diciendo.

Además, empieza a utilizar la analogía y la generalización. La primera es cuando por comparación se le otorgan a un vocablo las mismas reglas de otro. Por ejemplo, el niño dice 'rompido' porque lo confunde con 'comido'. La segunda es cuando se supone que todas las palabras de una misma clase se comportan de la misma manera. Estos procesos generalmente ocurren en el primer año de vida, aunque es posible que un infante se adelante o se atrase, lo cual no implica ni que sea un genio ni que tenga problemas de comunicación o mentales.

En el segundo año de vida, el niño comienza en el proceso de formar pequeñas frases, en su mayoría relacionadas con la familia como 'mami linda', y casi inmediatamente harán oraciones pequeñas como 'ese es mi papá'. Es en este momento que aparecen los primeros sufijos, ósea que dicen palabras derivadas como bebiendo o gatito; también usan preposiciones y artículos, y van poco a poco agregando pretéritos perfectos como fue. A la edad de tres y cuatro años, los avances serán enormes. Las oraciones se alargarán conforme aprenden a usar conjunciones tales como  'y', 'ni', 'pero', las que terminarán de ser asimiladas a los cuatro años. Además amplían su vocabulario y precisan cada vez más en las características de las cosas. Es a esta edad que el niño aprende a dialogar más, y deja de realizar largos monólogos que sólo él comprendía. Por eso, ahora prestan mayor atención a lo que se les dice, y ya han asimilado el hecho de que hablar sirve para comunicar pensamientos y sensaciones.

Después de los cinco años, el niño ya domina las bases del lenguaje y lo que falta por hacer es ampliar su vocabulario, y llegar a manejar los tiempos futuros que son los de las conjeturas, las hipótesis y la imaginación. Como padres lo que debemos hacer para estimularlos es comenzar a hablarles desde que nacen, e incluso desde que se encuentran en el vientre materno. El arrullarlos, dormirlos con canciones, enseñarles rimas, y leerles cuentos son todas formas que colaboran mucho en el proceso de enseñarles a hablar, así como las adivinanzas, los juegos verbales, y los trabalenguas. Es importante tomar en cuenta que el niño no entiende igual que el adulto la información que se le da. Cuando se le cuenta un cuento, no es el cuento en sí lo que lo atrapa sino las formas lingüísticas que pueda predecir. De ahí que les encanta que les cuenten la misma historia muchas veces. La idea es poder adueñarse de las formas que escuchan y poderlas aplicar más tarde.

Los padres debemos participar con el niño dentro de su mundo, por lo que si él habla con su muñeca o su osito, nosotros debemos incluir al juguete en la conversación. Por otro lado, es igual de importante incluir al niño en el mundo adulto, por lo que no hay problema que los padres hablen entre sí, siempre y cuando lo hagan con formas simples que él entienda para que no se sienta aislado. Ahora, así como hay formas de ayudar al niño en este hermoso proceso, hay formas que más bien lo entorpecen, y aunque creamos que le estamos facilitando las cosas, realmente podríamos estar complicando todo. Por ejemplo, hoy en día no se recomienda hablarle al niño en jerga infantilizada, como 'guauguau' para decir 'perro'. Tampoco debemos enseñarles palabras muy abstractas que estén más allá de su comprensión antes de tiempo, pues sólo conseguiríamos confundirlos. El niño aprenderá todo a su tiempo y no debemos forzarlo a que avance.

En caso de que el niño se equivoque o se trabe, los padres no debemos reírnos y mucho menos burlarnos, pues el resultado será un niño acomplejado que estará frustrado, y que como adulto no llegue a expresarse bien. Si los padres se dedican a dar un ejemplo claro de pronunciación y de sintaxis, estarán haciendo lo más que pueden y lo que deben. Otro elemento fundamental, y que además tiene que ver con la autoestima del niño, es que siempre que el niño haga una pregunta o un comentario se le ponga la atención debida, se le responda y se converse con él. Así el niño irá aprendiendo poco a poco las formas lingüísticas que necesita, y a la vez se sentirá muy querido, por lo que tendrá posibilidades de tener buena estabilidad emocional. Si como padres siguen estas recomendaciones, le dan amor al niño y sacan el tiempo para conversar con él, muy pronto él habrá alcanzado el máximo de desarrollo lingüístico que necesita. Así, se le habrá abierto todo un universo, pues al fin y al cabo es a través de las palabras que todos logramos conocer el mundo que nos rodea.

Fuente

Compartir este articulo :

 
CÓMO ENSEÑAR A AMAR A TU HIJO

LA ROPA DEL BEBÉ - CUÁL ES LA RECOMENDABLE, CONSEJOS

LA DEPRESIÓN INFANTIL - ¿QUÉ ES? CONSEJOS PARA COMBATIRLA

CÓMO ESTIMULAR LA INTELIGENCIA EN LOS NIÑOS

VIDEOJUEGOS Y NIÑOS - LÍMITES, CÓMO EDUCARLOS

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LA LECHE MATERNA

CONGESTIÓN DE PECHOS EN LA LACTANCIA - ¿QUÉ ES? CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

EL SUEÑO DE LOS NIÑOS Y EL RENDIMIENTO EN LA ESCUELA

CÓMO CONTROLAR EL PESO DE TU HIJO

CONSEJOS PARA QUE EL NIÑO SEA INDEPENDIENTE

CÓMO AYUDAR A TU HIJO EN LAS TAREAS ESCOLARES

EL CARÁCTER DEL NIÑO - CONSEJOS A LAS MADRES

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente