Inicio > Curiosidades > Conoce los trucos para ‘engañar’ a los radares
Conoce los trucos para 'engañar' a los radares
Conoce los trucos para 'engañar' a los radares

Conoce los trucos para ‘engañar’ a los radares

¿Te librarás de una multa si echas laca en la matrícula del coche? ¿Hay pegatinas que hacen “invisibles” los números de la placa? ¿Se puede “deslumbrar” al flash del radar? Te contamos los trucos más curiosos para “librarte” de las sanciones y te decimos si funcionan o si, por el contrario, te traerán problemas “extra”.

Es de lógica: la forma más sencilla de evitar que el radar de tráfico “te cace” es respetar los límites de velocidad. Pero no son pocos los que han “ideado” métodos para intentar librarse de una posible multa. A continuación, hacemos una recopilación de las ideas más curiosas y te contamos si funcionan o si es peor el remedio que la enfermedad y tu bolsillo se resentirá.

Laca en la matrícula: la teoría dice que echar laca en la matrícula provocará que el flash del radar se refleje de tal forma que los números sean ilegibles. Es inútil; los modernos cinemómetros son inmunes a esta “técnica”.

Doblar la placa, tenerla en mal estado o llevar un pañuelo junto a ella: es frecuente ver matrículas dobladas, medio tapadas o con un número o letra en mal estado, lo que impide la identificación del vehículo cuando es fotografiado. El método puede ser efectivo, pero, si un agente te para y lo descubre, serás responsable de una infracción grave castigada con una multa de 200 euros.

Colocar un CD en la bandeja trasera o cerca de la matrícula: otro de los mitos más populares afirma que el brillo emitido por el CD cuando capte el flash del radar dejará inservible la fotografía. Sentimos decirte que las cámaras sacarán perfectamente cada número y letra de tu placa.

NoPhoto: este invento norteamericano integra un par de flashes en el porta-matrículas. Un sensor detecta el disparo de la cámara del radar y, entonces, dichos flashes lanzan un destello de luz para evitar que la fotografía sea válida. La teoría es buena, pero la práctica, no tanto: la sincronización no se produce siempre, por lo que su efectividad queda en entredicho. Y tampoco es barato: cuesta más de 200 euros.

Los números “invisibles”: desde Rusia proponen unos adhesivos con idéntica forma y color que las letras y cifras de tu matrícula; basta con colocarlos sobre ellos y serán inapreciables para las cámaras. Pues no; lo cierto es que la lectura de la matrícula es posible.

Inhibidores de radar: captan las ondas de los cinemómetros y emiten una señal de mayor frecuencia que los bloquea. Al coste de su compra e instalación –unos 1.000 euros–, suma 6.000 euros y la pérdida de 3 puntos del carné si lo descubren. Aunque aquí hablamos de “engañar” al radar, no nos olvidamos de los métodos “legales”, como los avisadores –los detectores, antes permitidos, están prohibidos en la nueva Ley de Tráfico–. Estos dispositivos GPS tienen una base de datos que muestra dónde están los radares fijos y te avisa cuando te aproximas a ellos. Para evitar los radares móviles, respetar los límites de velocidad será la mejor opción.     Fuente:   Yahoo

Te puede interesar >>>

TorOption: la plataforma para operar en opciones binarias

TorOption: la plataforma en línea para operar en opciones binarias TorOption es una innovadora plataforma …