Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

CÓMO ESCOGER EL TRATAMIENTO ADECUADO PARA EL CÁNCER

Los tres tipos más comunes de tratamiento para el cáncer son cirugía, radioterapia y quimioterapia. El objetivo del tratamiento es remover las células cancerosas o destruirlas con medicamentos o mediante otros medios.

Cirugía

La cirugía es una forma de remover físicamente el cáncer. La cirugía puede tener mucho éxito para tratar algunos tipos de cáncer pero no es una opción en todos los casos. Si el cáncer es un tumor maligno (un tumor que se expande) pero el tumor está todavía en un solo lugar, es decir está localizado, puede ser posible retirar de forma segura el tumor y cualquier tejido a su alrededor que esté afectado. La cirugía puede no ser posible si el cáncer se ha expandido a otras áreas del cuerpo o si el tumor no puede removerse sin dañar órganos vitales, tales como el hígado o el cerebro.

Se usan diferentes tipos de cirugías para remover el cáncer. Algunas de estas son:
  • Cirugía con láser. Se usan rayos de luz y algunas veces calor desde un láser para apuntar y destruir a las células cancerosas.
  • Cirugía laparoscópica. El médico realiza muy pequeñas incisiones en el cuerpo y usa una cámara diminuta y una herramienta para cirugía para remover el tumor. La cámara envía señales de manera que el procedimiento puede monitorizarse desde una pantalla de vídeo.
  • Cirugía de Mohs. Capas de células cancerosas se remueven una a la vez. Cada capa se examina antes de que el médico remueva la capa siguiente. En esta forma, sólo las capas enfermas se retiran y el tejido sano permanece intacto.
  • Criocirugía. Las células cancerosas se congelan y destruyen usando un material muy frío, tal como nitrógeno líquido.

Radioterapia

La radioterapia usa radiación —en forma de un tipo especial de rayos x, rayos gamma o electrones— para dañar las células cancerosas de modo tal que no se puedan multiplicar. Usualmente no hay dolor durante este tipo de terapia. Dependiendo del área que se trata, pueden presentarse efectos secundarios debido al daño que ocasiona la radiación en los tejidos normales; su médico puede decirle qué esperar al respecto. La radioterapia puede algunas veces ser el único tratamiento necesario, o puede usarse con otras terapias tales como la cirugía, ya sea antes, después o ambas. Una combinación de cirugía y radioterapia puede usarse para tumores que crecen en un solo lugar.

Quimioterapia

La quimioterapia usa medicamentos para atacar las células cancerosas. La palabra "quimioterapia" puede algunas veces causar mucho miedo puesto que los efectos secundarios pueden ser graves. Sin embargo, no toda la gente experimenta efectos secundarios graves. Los efectos secundarios de la quimioterapia a menudo pueden ser tratados con otros medicamentos.

La quimioterapia generalmente se usa cuando el cáncer se ha expandido a otras áreas del cuerpo. La quimioterapia también puede usarse en combinación con cirugía y radiación. Algunas veces el tumor se remueve con cirugía y luego se usa quimioterapia para asegurar la muerte de todas las células cancerosas restantes.

Otros tratamientos

Otro tipo de tratamiento es la terapia biológica, también llamada inmunoterapia. Este tratamiento se usa para desencadenar la respuesta inmune del cuerpo para producir más glóbulos blancos, llamados linfocitos. Dos tipos de linfocitos pueden atacar y matar a las células cancerosas: linfocitos T y linfocitos B. La inmunoterapia apunta a aumentar la capacidad de los linfocitos T y B para matar el cáncer. Este tipo de terapia también puede usarse en combinación con la cirugía, con la radioterapia o con la quimioterapia.

La terapia hormonal algunas veces se usa para tratar cáncer de mama (seno) o de próstata. Una hormona llamada estrógeno puede hacer que los tumores cancerosos en el seno crezcan más rápidamente. Del mismo modo, la hormona llamada testosterona puede hacer que los tumores cancerosos en la próstata crezcan más rápidamente. Los medicamentos que contienen otras hormonas pueden ser usados para bloquear los efectos del estrógeno y la progesterona. En otros casos, puede usarse la cirugía para remover los ovarios o los testículos. Remover estos órganos disminuye la cantidad de estrógeno o testosterona dentro del cuerpo.

La terapia hormonal con frecuencia se usa además de la quimioterapia o la radioterapia.

Puede haber otros tratamientos especializados disponibles. Es posible que su médico le hable acerca de estos tratamientos si es que son una opción para usted.

¿Cómo decido qué opción de tratamiento usar?

Su médico, o su equipo de médicos, le ayudarán a comprender las opciones y le recomendarán opciones de tratamiento. Es posible que usted no tenga opción acerca del tratamiento. Muchos factores están involucrados, tales como la etapa en la cual está su cáncer, qué órganos están afectados y el tipo de cáncer que usted tiene. Algunos tipos de cáncer, tales como cáncer de piel, son más fáciles de tratar que otros. Su edad y su salud, al igual que los efectos secundarios potenciales del tratamiento, pueden también ser factores que afectan qué tanto control usted tiene sobre su plan de tratamiento.

Tanto usted como su médico querrán considerar tanto las ventajas como las desventajas de cada terapia. Además, usted y su médico querrán discutir terapias alternativas en caso de que su cáncer no responda al tratamiento.

¿Qué son los estudios clínicos?

Los estudios clínicos se usan para investigar nuevas formas de tratar a las personas con cáncer. Después de que un medicamento nuevo pasa por muchas pruebas —tanto en el laboratorio como en animales— es probado en gente con cáncer que decide inscribirse como voluntaria para participar en un estudio clínico. El estudio les ayuda a los médicos a decidir si un tipo de medicamento es seguro y efectivo. Además ayuda a determinar el tipo de dosis apropiadas que los pacientes deben recibir.

Los estudios de cáncer se llevan a cabo de una manera diferente a los demás estudios clínicos. En otros tipos de estudios, los pacientes que están tomando nuevos medicamentos se comparan con pacientes que no reciben medicamento alguno; es decir que reciben un placebo o "píldora de azúcar". No sería ético que los médicos le dieran a personas con cáncer una "píldora de azúcar" que no contiene ningún medicamento. Entonces, los estudios de cáncer comparan pacientes que están recibiendo un medicamento de uso conocido con pacientes que están recibiendo el medicamento nuevo. Los médicos esperan que el estudio revele que el medicamento nuevo funciona mejor que el medicamento de uso conocido.

Existen algunas ventajas de tomar parte de un estudio clínico. Los pacientes que lo hacen reciben los mejores y más nuevos medicamentos disponibles. Además, los pacientes son evaluados continuamente durante todo el estudio, y por lo tanto, su salud general con frecuencia se beneficia. Además, los pacientes que toman parte de un estudio clínico pueden no tener que pagar por los medicamentos que reciben. La compañía u organización que subvenciona el estudio usualmente proporcionará los medicamentos sin costo alguno y pagará por pruebas adicionales y visitas al médico.

Los estudios clínicos también conllevan algunos riesgos. Los medicamentos que usted puede recibir en un estudio clínico generalmente no han sido aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE. UU. (U.S. FDA). El medicamento puede tener efectos secundarios indeseables, o puede no funcionar tan bien como los médicos esperan que funcione. Es posible que usted tenga que comprometer más tiempo para su tratamiento si participa de un estudio clínico, y es posible que tenga que hacerse pruebas con más frecuencia.

Si usted piensa que podría querer participar de un estudio clínico hable con su médico. Su médico le puede hablar acerca de los beneficios y riesgos posibles y puede ayudarle a buscar un estudio clínico. Usted también podría revisar la página en la Web del National Cancer Institute (Instituto nacional de cáncer de los EE. UU.), vea "Otras organizaciones" a continuación, para obtener más información y una lista en la que se pueden buscar estudios clínicos.

Algunas veces no comprendo lo que mi médico me está diciendo. ¿Qué hago?

Dígale a su médico que usted no comprende. Usted necesita estar al tanto de lo que está sucediendo en cada etapa de su tratamiento, e inclusive, de todas las opciones que va a tener en el futuro. Lleve a su cita a un amigo cercano o a un familiar para que funcione como un segundo par de orejas y ojos de su parte. Su acompañante le puede ayudar a abogar por usted.

Es posible que sea útil tomar notas durante sus citas. Escriba las preguntas que quiere que su médico le conteste. También puede grabar todas las conversaciones y luego tomar notas a partir de la cinta. Es importante que usted comprenda lo que su médico le dice, y que su médico se dé cuenta si usted no comprende. Sea honesto con su médico. No se quede con ninguna información guardada, incluso cuando esté contestando preguntas acerca de la manera como usted se siente, físicamente o emocionalmente, o acerca de qué tan bien comprende lo que el médico está diciendo.

¿Quién hace qué cosas en mi programa de tratamiento?

El tratamiento del cáncer puede ser muy complejo. El tipo de cáncer que usted tiene, la etapa en la cual el cáncer está y el programa de tratamiento por el cual usted está pasando influyen sobre el tipo de profesionales del área de la salud que usted verá.

Su médico de familia puede supervisar su tratamiento y programas de rehabilitación, y le puede ayudar a contestar preguntas que usted pueda tener. Algunas veces un oncólogo puede manejar su programa de tratamiento, pero su médico de familia puede reemplazarlo una vez que la terapia se haya completado. Un oncólogo es un médico que se especializa en tratar personas con cáncer.

Un cirujano puede hacer la operación para remover tanto tejido canceroso como sea posible. Un patólogo examinará el tejido que se ha extraído durante una biopsia o una cirugía, a fin de detectar signos de cáncer. Los oncólogos de radiación administran radioterapia. El oncólogo de radiación a menudo es asistido por radiólogos que diagnostican, tecnólogos en radioterapia y físicos de radiación, que planean el tratamiento y que revisan las dosis de radiación para asegurarse de que el tratamiento sea tan seguro como sea posible.

Los oncólogos, los médicos de familia y los internistas con frecuencia recetan medicamentos de quimioterapia, hormonas y otros medicamentos. Los técnicos de laboratorio o las enfermeras pueden extraer su sangre para hacer pruebas.

Los nutricionistas evalúan su dieta y le ayudan a planear sus comidas durante y después del tratamiento. Los fisioterapeutas le pueden ayudar a mantener el tono muscular y a restablecer su capacidad para moverse de un lado a otro, si hay cualquier cambio en su cuerpo por causa de su tratamiento. Los psicólogos, psicoterapeutas y otros asesores psicológicos, tales como miembros del clero o trabajadores sociales, le pueden ayudar a hablar acerca de sus sentimientos y a manejar sus reacciones emocionales ante el cáncer y el tratamiento del cáncer. Los farmacéuticos preparan las complicadas mezclas de medicamentos y chequean que usted esté recibiendo las dosis adecuadas.

Fuente

Compartir este articulo :

 

OSTEOSARCOMA EN LOS NIÑOS - ¿QUÉ ES? SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

CÁNCER TESTICULAR - ¿QUÉ ES? SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

CÓMO HACER UN AUTO EXÁMEN TESTICULAR

CÁNCER VULVAR - ¿QUÉ ES? SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

CÁNCER EN EL ESTÓMAGO - ¿QUÉ ES? SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

PREPARARSE PARA AFRONTAR AL TRATAMIENTO CONTRA EL CÁNCER

EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO CONTRA EL CÁNCER

EL DIA DESPUÉS DEL TRATAMIENTO DEL CÁNCER

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente