Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

LAS ETIQUETAS DE LOS JUGUETES Y LA SEGURIDAD

Con motivo de las fiestas de Navidad y Reyes, cuando las compras de juguetes incrementan considerablemente, es momento de que los compradores tengan en cuenta una serie de normas de seguridad y etiquetado que deben tener todos los juguetes que están a la venta. En este sentido, la Unión de Consumidores Españoles (UCE) vela por que la normativa se cumpla estrictamente y da unos consejos que se deben considerar a la hora de efectuar cualquier compra.

La UCE es una asociación formada a partir de diferentes entidades y asociaciones de consumidores, cuyo ámbito de actuación se extiende a todo el territorio español. Desde 1985, año de su creación, la UCE ha tratado de aglutinar los intereses de los ciudadanos y defender sus derechos como consumidores. Esta entidad recomienda como norma general que en la adquisición de juguetes se observen las precauciones que se deben tener al realizar cualquier tipo de compra y que se evite dejarse influenciar por la publicidad utilizada para seducir a los pequeños.

El juguete debe ser adecuado para la edad y desarrollo intelectual del niño. Debe permitir al pequeño desarrollar su imaginación y alternativas de aprendizaje o distracción y la calidad de sus componentes no debe presentar riesgos para la salud y la seguridad de éste. Desde el uno de enero de 1990, todos los juguetes comercializados en la Unión Europea deben respetar las exigencias de seguridad que define la legislación comunitaria. Además, el etiquetado debe ofrecer unas instrucciones claras y precisas sobre su funcionamiento y utilización, así como la homologación "CE".

Y es que estas normas son muy importantes para evitar que los niños sufran lesiones de cualquier tipo relacionadas con los juguetes. El pasado año cerca de 150.000 niños sufrieron lesiones en Estados Unidos y tuvieron que ser ingresados en hospitales debido a un mal uso de los juguetes. Por ello, es necesario que los padres elijan objetos adecuados para la edad de sus hijos.

Material peligroso para los niños
La UE regula la comercialización de los juguetes y artículos de puericultura fabricados con PVC blando, ya que los juguetes fabricados con este material pueden contener ftalatos, que son peligrosos para la salud de los niños. Asimismo, los artículos deben indicar el material con que han sido fabricados en la etiqueta.

Las etiquetas o embalajes de los juguetes, así como las instrucciones que les acompañan, han de alertar al consumidor de los riesgos que puede suponer su uso y de la forma de evitarlos. El grado de riesgo de uso de un juguete ha de ser proporcional a la capacidad de los usuarios y, por lo tanto, de las personas que los cuidan para hacer frente a éste. Este es el caso especialmente de los juguetes que, por sus funciones, dimensiones o características, se destinan al uso de niños menores de treinta y seis meses. En el caso de los niños de esta edad, los juguetes han de contar con una dimensiones suficientes para que no puedan ser tragados o inhalados. Para respetar este principio, se ha de especificar siempre que sea necesario la edad mínima de los usuarios de los juguetes y de la necesidad de que se usen únicamente bajo la presencia de un adulto.

En este sentido, los juguetes -o sus fijaciones en caso de tratarse de objetos desmontables- deben tener resistencia mecánica y la estabilidad suficiente para soportar las tensiones debidas al uso sin roturas que puedan causar heridas. Los bordes o salientes han de diseñarse de manera que el contacto con ellos no presente riesgo de lesiones corporales.

La normativa también regula la comercialización de juguetes que contengan elementos que produzcan calor. Estos deben construirse de forma que la temperatura máxima que alcancen no puedan provocar quemaduras al tocarlos. Los juguetes no pueden constituir un peligroso elemento inflamable en el medio ambiente del niño, por lo que deben estar construidos con materiales que no se quemen al quedar expuestos a una llama o chispa. Lógicamente, los juguetes no pueden ser explosivos o contener elementos o sustancias que puedan explotar.

Las normas vigentes también limitan la tensión eléctrica de aquellos juguetes que funcionan con electricidad, que en ningún caso podrán exceder los veinticuatro voltios. Estos objetos tampoco podrán contener elementos o sustancias radioactivas en proporciones que puedan ser nocivas para el niño.

Al margen de los materiales con los que se elaboran los juguetes, la normativa también señala la obligatoriedad de que los toboganes, columpios, anillas, trapecios, cuerdas y juguetes montados sobre soportes vayan acompañados de sus instrucciones de uso.

La legislación vigente prevé que en caso de que algún juguete no responda a las exigencias esenciales de seguridad, que el Estado debe adoptar las medidas necesarias para retirar estos productos del mercado.

Fuente

VIOLENCIA DOMÉSTICA EN LA EMBARAZADA

CÓMO ESCOGER LAS GAFAS DE SOL

GARANTÍAS EN LA VENTA DE BIENES DE CONSUMO

EL DILEMA DE LOS BILLETES DE 500 EUROS

LA CRISTALERÍA - MATERIALES, ACABADOS Y CONSEJOS

¿QUÉ HACER SI PIERDES LA TARJETA DE CRÉDITO?

LAS CUBERTERÍAS - MATERIALES, CUIDADOS Y CONSEJOS

CÓMO ESCOGER UN BUEN FRIGORÍFICO

CÓMO ESCOGER EL MEJOR JUGUETE PARA CADA NIÑO

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente