Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

LA SEXUALIDAD TÁNTRICA

Cuantas más religiones hay en el mundo
prohibiendo el amor y la sexualidad natural,
mayor cantidad de enfermedades venéreas,
perversiones, culpabilidad, ...
existen en el mundo.

La sexualidad sagrada estuvo presente en la mayoría de las antiguas civilizaciones, y también en la del Indo, en la que esta práctica se asoció con la veneración a la Gran Diosa. Diversas excavaciones arqueológicas han hallado numerosas figuras de terracota de mujeres desnudas, consideradas representaciones de la Gran Diosa, Madre. Alguna de estas estatuillas tienen tocados muy elaborados y se supone que se utilizaban como objetos de culto en santuarios domésticos.

En las excavaciones realizadas en las ciudades de Mohenjo Daro y Harappa se encontraron miles de moldes de sellos de esteatita. Uno de ellos representa la sorprendente imagen invertida de una mujer que da a luz una planta, un motivo de fertilidad que se asocia con la Gran Diosa de la era Neolítica. Otro de los sellos muestra una figura femenina de largos cabellos, parada entre dos ramas de una planta muy estilizada, con otra figura arrodillada delante de ella. Ambas lucen cuernos, y sugieren una dimensión divina o sagrada.

El texto Devi-Mahatmya, "Gloria de la Diosa", que es una de las partes del Markandeya-Purana del siglo IV de nuestra era, incluye un versículo en el que la Diosa dice que sostiene al mundo con plantas que mantienen la vida, que crecen de su cuerpo. Es muy probable que una de las divinidades hindúes, la Diosa Annapurna, "Totalidad de Alimento", derive directamente de la Diosa Madre del Valle del Indo.

Los hallazgos arqueológicos de Harappa incluyen también muchos objetos de forma cónica, que se consideran representaciones del falo (linga). Asimismo, piedras con formas de anillo parecen representar el órgano femenino (yoni). Estos hallazgos permiten establecer una notable continuidad del motivo linga-yoni en la civilización hindú, y su invariable simbolismo sexual y de fertilidad que se remonta al periodo Neolítico.

Existen numerosas conexiones entre el hinduismo y la cultura tribal de los invasores de las estepas rusas, quienes eran portadores de un importante compendio de conocimientos, plasmado en las escrituras sánscritas más antiguas: los cuatro Vedas. Recordemos que antes de esto, la tradición tántrica escribía en una lengua de la rama dravídica, que nada tiene que ver con las lenguas indoarias, cuyo reprentante más importante es el sánscrito, de la cual deriva el latín. Un representante actual de esa gran familia de lenguas dravídicas lo encontramos en el tamil, lengua que en la actualidad se habla en la provincia del sur de India, Tamil Nadu.

Mientras que el hinduismo más corriente y difundido muestra una clara tendencia hacia el puritanismo y el ascetismo, que rechaza el gozo vital, la cultura de las tribus védicas y prevédicas de antes del 1.500 a.C. exaltaba la vida y mostraba una actitud positiva y favorable al sexo. Este puritanismo se reforzó con las invasiones primero del Catolicismo, posteriormente del Islamismo y finalmente con el Anglicanismo y puritanismo victoriano. Y recordemos que siempre que se reprime alguna cosa, siempre que hay puritanismo, después a "escondidas", se hacen las mayores barbaridades provocadas por mentes ignorantes y calenturientas. Recordemos las mentes calenturientas de la "Santa" Inquisición.

Estas tribus védicas y prevédicas gustaban de la danza, la música y el juego, y no se oponían de ningún modo a la ebriedad, además oraban para alcanzar cien años de vida en la Tierra, fecundar muchos hijos y tener mucho ganado (por tanto, eran nómadas). En los himnos védicos es posible encontar numerosas exaltaciones de la actividad sexual, que en muchos casos poseen carácter simbólico, pero en muchos otros deben interpretarse literalmente.

Para las tribus védicas y prevédicas, el cosmos estaba formado por dos elementos principales: el masculino y el femenino. Veían a todo el universo dispuesto en parejas sexuales sagradas.

Esta era la clave de la producción natural y de la germinación que producía la lluvia. Para activar el sexo cósmico cuando lo necesitaban, o para asegurar que las parejas cósmicas no los defraudarían, crearon rituales en los que el sexo se imitaba con acción o hechizo oral.

El erotismo cósmico es la fuente de la sexualidad sagrada. La unión de las divinidades Padre y Madre, o hija, se llamaba mithuna, que es la forma original del término maithuna. Ambas palabras provienen de la raíz mith, que posee un significado doble: "asociar con" y "estar en conflicto con", un detalle ciertamente significativo. Las dos palabras significan, por tanto, "acoplamiento" en general y "unión sexual" en particular.

La sexualidad sagrada tenía un importe papel en los antiguos rituales védicos y prevédicos. Para un Brahman devoto, todo contacto sexual con su esposa debía adoptar la forma de rito sagrado.

En el Brihad-Aranyaka-Upanishad, una escritura metafísica del siglo VIII o IX a.C. relata la siguiente ceremonia sexual:

La esencia del hombre (purushna) es el semen. Para proporcionar una base sólida para el hombre, el Creador Prajapati modeló una mujer. Cuando terminó, la veneró "abajo". La vagina es el altar; el vello púbico es el pasto de sacrificio con el cual se enciende el fuejo; los labios son el fuego de sacrifico.

Aquel que conoce este secreto comparte el gran mundo del Creador. Pero, aquel que practica el sexo sin saberlo pierde su semen su mérito a la mujer. Cuando se derrama aunque sea una diminuta cantidad de semen, debe reclamarlo y, con ello, su fuerza y su resplandor. Debe recogerlo con el dedo, y con el pulgar, frotarlo en su propio pecho y frente, mientras se recita:

En mí, ¡sé vigor, poder, belleza, riqueza y mérito!

El hombre debe acercarse a su Diosa, su mujer, después de su menstruación. Si ella rechaza sus avances, debe seducirla, adorarla y besarla con el mayor de las devociones y AMOR. Es su Diosa, eso nunca debe olvidarlo, debe tratarla como tal ... mientras recita el hechizo mágico

Con poder y gloria, ¡venero tu gloria!

Sin embargo, si ella se le ofrece para complacerlo, debe recitar el siguiente mantra:

Con poder y gloria, ¡te doy gloria!
De esta manera, los dos se llenan de gloria.

Después de penetrarla y unir "boca con boca", debe recitar un verso, para que la mujer esté completamente absorta y entregada a su amado. Si no es el destino que la mujer conciba, el debe decir:

Con poder, con semen, ¡reclamo el semen de ti!
Pero si está destinada a concebir, debe decir:
¡Deposito el semen en ti!
En el segundo caso, debe separar las piernas de ella y decir:
¡Separados en cielo y tierra!

Este revelador pasaje de autor anónimo ofrece recetas mágicas para proporcionar fertilidad al útero con la invocación de las diferentes deidades. Pero si no hay una perfecta unión, pasión, fusión y amor entre ambos no funcionará. Recordemos que si no hay una meditación profunda, los mantras no funcionarán, serán tan solo meras frasecitas bonitas.

Este es un texto védico, por tanto partiarcal, donde se ve la importancia de la fecundación y la obsesión de estos tántricos védicos por ella. Los tántricos prevédicos no le daban tanta importancia a esto, preferián entregarse a la pasión para que ésta les condujera a la Gran Diosa.

Los tántricos prevédicos, matriarcales, valorabán la entrega activa de su mujer, hasta el punto de honrarla y venerarla como una Diosa. Para ellas complacer a su amado era el camino directo para sentarse a la derecha de la Gran Diosa, Madre, también una forma de honrar y respetar a su amado. Los patriarcales tántricos védicos consideraban, como toda religión patriarcal, que si su esposa no se entregaba a ellos, era eso motivo de desobediencia. Ellos consideraban que era obligación de la mujer entrellarse activamente a ellos. Aquí empezó el complejo de inferioridad del hombre ... Inferioridad e ignorancia se encuentran unidas en la tradición védica.

En la tradición tántrica prevédica la participación voluntaria y activa de la mujer en el maithuna era algo más que sagrado. Es por ello que en esa época existian muchísmas mujeres yôgis que eran las iniciadoras y maestras de esta tradición. Con la invasión de los arios, la imposición de los Vedas, y el sistema de castas, la mujer fué discriminada y reducida a la última y más baja de las castas.

La teología tántrica prevédica otorgó a lo femenino un sitio equivalente a lo masculino. La mujer era considerada como la encarnación del principio femenino más elevado, la Diosa, mucho más accesible que Dios, el principio masculino.

ÔM SHANTI

Notas extraídas del libro: T A N T R A, EL CULTO A LO FEMENINO

Fuente

¿QUÉ ES LA HIDROTERAPIA DEL COLON?

¿QUÉ ES EL MÉTODO PILATES?

EN QUÉ CONSISTE EL MÉTODO PILATES

PRINCIPIOS BÁSICOS DEL MÉTODO PILATES

MEDITACIÓN CON FUEGO

¿QUÉ ES LA QUIROPRAXIA?

¿QUÉ ES EL REIKI?

¿QUÉ ES EL REIKI JAPONÉS?

LAS PROPIEDADES DEL INCIENSO

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente