Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

CONSEJOS PARA NO ENGORDAR SI COMES EN UN RESTAURANTE

Desayunas en el trabajo, comes de menú, viajas y asistes a cenas y cócteles de trabajo... Fritos, postres, pasteles, copas...

¡Uf! Ponerse a dieta parece imposible cuando se pasa la mayor parte del tiempo fuera de casa. No desesperes, te damos las claves para sortear con éxito cartas hipercalóricas, tentaciones a deshora y cenas llenas de peligrosas delicatessen.

La clave: saber elegir bien
Comiendo a diario de restaurante es difícil ponerse a dieta e incluso comer de forma equilibrada. En casa te controlas y te preparas platos ligeros, pero fuera tienes que enfrentarte cartas llenas de tentaciones; cuando no te ves obligada a comer lo que haya en cócteles, aviones o comidas de trabajo.
No desesperes, la clave está en saber elegir bien y en desenmascarar las trampas calóricas que se esconden en cartas, menús, aperitivos y refrigerios. Además de tu línea, si no sabes comer fuera de casa puedes poner en peligro tu salud. Para conseguirlo, sólo tienes que seguir nuestros consejos.


Si comes de restaurante...
Lo primero es evitar el aperitivo y la tentadora copa, a no ser que se trate de algún compromiso especial, en cuyo caso puedes permitirte una de vino, sólo una. Lo mejor es no tomar nada o agua mineral.
Lo segundo es elegir bien lo que vas a comer. Mejor que elijas dos platos y evites el picoteo. De primero, algo ligero:
- verduras crudas, a la plancha o hervidas: espárragos, judías verdes, setas, etc.
- ensalada mixta: aliñada con aceite, vinagre y sal
- gazpacho: sin picatostes de pan
- cremas de verduras
De segundo, ojo con las guarniciones:
- pescado a la plancha, al vapor o a la sal
- marisco cocido o a la plancha (sin mayonesa) y moluscos (almejas, mejillones)
- carne a la plancha o cocinada sin grasa con verduras de guarnición
- pollo asado o a la plancha con verduras
- carpaccio (cuidado con el aceite)
Al aliñar las ensaladas no te pases con el aceite. En cuanto al pan: no más de una rebanada o panecillo pequeño.


No puedo resistirme al postre
Sí puedes. En casa lo haces. Piensa que no te habrá servido de nada controlarte durante la comida si siempre terminas con tartas o súper helados.
Lo mejor es no tomar nada o terminar con una infusión endulzada con sacarina. Pero si eres de las que sin postre parece que no han comido, decántate por:
- fruta: también macedonia de frutas del bosque, naranja preparada o fresas (sin nata)
- cuajada, yogur o requesón (puedes permitirte una cucharadita de miel)
- zumo de naranja natural


Aperitivo y sobremesa
Suelen ser nefastos para tu línea. En unos minutos puedes ingerir un montón de calorías sin darte cuenta. Lo mejor es prescindir de ellos.
Si te ves inmersa en un aperitivo, evita el alcohol o, como mucho, toma una copa de vino. Si te da corte tomar sólo agua, pide un refresco ligth y haz que te dure. Respecto a la comida, olvídate de los frutos secos, fritos, hojaldres, embutidos y de mojar pan. Si tienes mucha hambre, lo mejor es:
- pepinillos, zanahorias o cebollitas en vinagre
- boquerones en vinagre
- gambas u otros mariscos (sin pasarte)
- berberechos, mejillones o moluscos
- salmón ahumado
- zanahorias o verduritas crudas (mejor sin la traicionera salsa de queso)
Respecto a la sobremesa, prohibidos los licores y las copas, son bombas de calorías de vacías. Tampoco piques con bombones, pastelitos o pastas. Tu opción: té, infusiones con sacarina o café. Ah¡ Y no se te ocurra juntar la comida con la merienda.

Si sólo hay fast food…
Aunque debes evitar al máximo este tipo de comida, puede que alguna vez no te quede más remedio que comer en una hamburguesería o establecimiento de comida rápida. Que no cunda el pánico: elige una ensalada y agua mineral. Es mejor que te quedes con hambre y comas algo más tarde a que caigas en la tentación del típico menú de fast food. ¿Por qué ser tan radical? Pues porque en una sola comida puedes ingerir más de la mitad de las calorías que necesitas en todo el día.
Antes que un fast food entra siempre en un cafetería. Pide que te preparen una ensalada o una carne a la plancha. Si no puede ser, un bocadillo de jamón serrano, de atún o tortilla siempre es mejor que una hamburguesa.

Fuente

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN

CÓMO RETRASAR EL CRECIMIENTO DEL VELLO

CONOCE LOS PELIGROS DEL SOL

CÓMO RECUPERAR LA FIGURA LUEGO DEL PARTO

CÓMO DARSE UN BAÑO DE LUJO

RECETAS DE TENTEMPIÉS BAJOS EN CALORÍAS

CÓMO PERDER DOS KILOS EN UN MES

RECETAS DE MENÚS BAJOS EN CALORÍAS PARA LA OFICINA

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente