Por qué la pizarra blanca volteable cada vez está más presente en los centros escolares españoles

Por qué la pizarra blanca volteable cada vez está más presente en los centros escolares españoles

Tras unas merecidas vacaciones veraniegas, los más pequeños de la casa vuelven al colegio, mientras que los adolescentes regresan al instituto y a la universidad. Tanto en los centros de educación primaria como en los demás que acabamos de mencionar, poco a poco va extendiéndose más una tendencia que consiste en contar con una pizarra blanca volteable en cada aula.

¿A qué es debido? Varios aspectos entran en juego para dar pie a que las pizarras convencionales vayan dejando paso a estos elementos que, como veremos a continuación, proporcionan numerosas ventajas a las entidades formativas que se decantan por ellas.

Versatilidad en estado puro

Lo primero en lo que se fijan los centros escolares es en lo versátil que llega a ser la pizarra blanca volteable. Como su propio nombre indica, puede darse la vuelta rotando el conjunto 180 grados para disponer de una segunda cara siempre que se necesite.

Conviene destacar el hecho de que ambas caras son borrables. Por otra parte, algunos modelos de los que se comercializan hoy en día son magnéticos, dando pie así a que puedan utilizarse los imanes que tan prácticos llegan a ser sobre todo al explicar determinados conceptos a los alumnos.

Trabajar a doble cara supone un antes y un después para los profesores. La inmensa mayoría de docentes están encantados con el cambio precisamente por la versatilidad de la que pasan a disfrutar. Trasladar ciertos conocimientos resulta más sencillo, rápido y cómodo, por lo que la eficiencia educativa mejora notablemente, lo cual se evidencia en las notas de los estudiantes.

Material que presume de una gran durabilidad

Para cualquier centro escolar, independientemente de si es público, privado o concertado, hay un aspecto tenido muy en cuenta: la duración del material adquirido. En este sentido, la tranquilidad se apodera de ellos al saber que la pizarra blanca volteable está hecha de materiales que duran años en perfecto estado, tales como la melamina y el acero lacado.

Los fabricantes y las tiendas especializadas están tan seguros de la buena durabilidad que tienen los materiales empleados para dar forma a sus pizarras que ofrecen una garantía de cinco años.

En todo centro escolar que se precie, el material está sometido a un gran desgaste. Optando por una buena pizarra blanca volteable, no se evidencia en el marco de aluminio ni en cualquier otra parte del conjunto, por lo que el gasto se amortiza con creces.

Buena relación calidad-precio

La duración es valorada hoy en día por las escuelas como un factor de gran importancia, pero hay otro factor que es si cabe más relevante para los centros en la actualidad. Nos referimos al precio.

Es innegable que la crisis económica pasa una grave factura a todo tipo de instituciones, incluyendo las formativas. La inflación desmesurada ha derivado en que los materiales presentes en las aulas cuesten bastante más que antes. Sin embargo, recurriendo a empresas especializadas en material de oficina y escolar, es posible dar con modelos cuyos precios son realmente atractivos.

Además, no es necesario pagar por el envío si se alcanza una cifra mínima al hacer el pedido. Por otra parte, el precio por unidad se ve reducido de manera considerable en caso de comprar varias pizarras blancas volteables, lo cual agradecen especialmente aquellos centros escolares que necesitan varias de ellas para que pasen a estar presentes en sus aulas.

Alto nivel de seguridad

Ninguna escuela introduce en sus aulas un elemento que pueda comprometer la integridad no solo de los alumnos, sino también del profesorado. Es por ello que la seguridad es uno de los factores en los que más se fijan. Así pues, no sorprende que al consultar información sobre la pizarra blanca volteable, decidan comprarla sin pensárselo dos veces.

Y es que estamos ante un tipo de pizarra que es segura a más no poder. Esto es debido a que la estructura implementa unas ruedas que cuentan con un freno. Es decir, los movimientos accidentales que derivan en golpes u otras situaciones adversas no se producen bajo ninguna circunstancia. Esto aporta tranquilidad a los profesores, los responsables del centro y los padres de los estudiantes.

Montaje que se realiza sin dificultades

Aunque hay otros elementos que reúnen todas las características que hemos sacado a colación, no tienen demasiada presencia en los centros escolares de España. Esto es debido a que el montaje acarrea demasiadas dificultades, por lo que tardaría demasiado tiempo en tener todo el material listo. No es el caso que nos ocupa.

Tanto las ruedas con freno de las que acabamos de hablar como el resto de partes que la conforman se montan sin que surja ninguna complicación durante el transcurso del proceso, el cual termina en un tiempo récord. Incluso antes de lo previsto, la pizarra blanca volteable ya está lista para impartir lecciones teóricas a los alumnos.

Te puede interesar >>>

Barcelona y Madrid: Despierta tus sentidos en un viaje inolvidable

Barcelona y Madrid: Despierta tus sentidos en un viaje inolvidable

Explora la vibrante Barcelona y la histórica Madrid si quieres viajar a España. Descubre lugares …