Celulitis infecciosa: ¿cuáles son sus causas y cómo tratarla?

Celulitis infecciosa: ¿cuáles son sus causas y cómo tratarla?

La celulitis infecciosa es una infección bacteriana común que afecta a las capas superiores de la piel, dándole un aspecto inflamado y provocando dolor al tocarla. Esto sucede por la entrada de bacterias en la piel a través de una fisura o rotura y es potencialmente grave si no se trata a tiempo, llegando incluso a poner en riesgo la vida.

También conocida como celulitis bacteriana, esta infección es provocada por bacterias del género streptococo o estafilococo y se contagia al tocar cualquier objeto en el que estén presentes estos microorganismos. Sin embargo, por lo general no se propaga de persona a persona.

Causas principales de la celulitis infecciosa

Las bacterias suelen penetrar en zonas afectadas de la piel en las que haya alguna úlcera, corte, quemadura, herida o afección reciente como el pie de atleta o la dermatitis, especialmente en la pierna, aunque puede producirse en cualquier parte del cuerpo.

Por un lado, las zonas de piel seca o escamosa favorecen la aparición de celulitis infecciosa, así como las enfermedades de la piel, la hinchazón crónica, la obesidad y los antecedentes de celulitis, entre otros factores de riesgo. Las mordeduras de animales también pueden causar esta enfermedad.

Por otro lado, aquellas personas con un sistema inmunitario débil serán más propensas a sufrir celulitis infecciosa, debido al mal funcionamiento de órganos, enfermedades o determinados medicamentos. Se recomienda examinar frecuentemente el estado de salud general con un médico para detectar si se tienen las defensas bajas.

Es esencial mantener la piel limpia y controlar el estado de los cortes o heridas abiertas para evitar sufrir esta infección, ya que podría expandirse con rapidez y causar varias complicaciones graves, hasta el punto de necesitar tratamiento con antibióticos intravenosos en un hospital.

¿Cómo tratar la celulitis infecciosa?

El tiempo resulta clave para tratar con éxito esta infección bacteriana común, por lo que se recomienda consultar con un médico rápidamente si se tienen sospechas de padecer la enfermedad, especialmente en los casos que presenten fiebre y una marca inflamada y sensible al tacto en las capas superiores de la piel.

La celulitis infecciosa puede volver a aparecer pasado un tiempo y provocar complicaciones adicionales, dañando el sistema de drenaje linfático y provocando una inflamación crónica en las extremidades. En los casos más graves, la infección puede extenderse a las capas profundas de la piel y provocar necrosis, es decir, la muerte del tejido corporal.

Por todo esto, contar con la ayuda de un médico es muy importante para prevenir la celulitis infecciosa, generalmente mediante el uso de antibióticos preventivos. Además, se suele recomendar la aplicación de una crema o ungüento protector, así como lavar la herida con agua y jabón cada día y cubrirla con un vendaje.

En la mayoría de los casos, los médicos pueden diagnosticar la celulitis infecciosa con solo observar la piel, aunque es posible que deban realizarse otras pruebas como un análisis de sangre para confirmar el tipo de infección, cuyos síntomas suelen desaparecen al cabo de unos pocos días.

Te puede interesar >>>

El papel que desempeñan las vitaminas y los suplementos en tu salud general

El papel que desempeñan las vitaminas y los suplementos en tu salud general

Las vitaminas son esenciales para casi todo lo que tu cuerpo necesita hacer en el …