Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

LOS PROS Y CONTRA DE LA COMIDA ORIENTAL

La dieta oriental o asiática abarca la cocina china, japonesa, india, y la tailandesa, y aunque todas poseen su propia marca comparten varias características. En este tipo de cocina se destaca en general por la fuerte base vegetal y la poca grasa y por eso en los últimos años, en Occidente ha tomado auge, en una búsqueda por comer más sano y aumentar la calidad de vida.

Las legumbres, el arroz, poca carne, poco dulce y muchas verduras son la clave en esta dieta oriental, aunque como decíamos, cada una tiene sus rasgos propios, como el sushi fundamental en la cocina japonesa, o el té verde y los mariscos, en la comida cantones clásica de China, o los granos y las especias en la India.

Este tipo de dieta tiene muchas ventajas como sabemos, no en balde los países orientales tienen la mayor esperanza de vida, y su índice de salud es muy alto. No obstante, como todo en la vida también tiene varios inconvenientes que es recomendable conocer para saber qué no exponemos si optamos por este tipo de alimentación.

Así, es necesario mencionar que por ejemplo, si bien la cocina oriental es baja en grasas, esto no necesariamente se cumple en los países occidentales, pues en nuestros restaurantes a veces se ignora o se pasa por alto que en Oriente, la grasa es poco utilizada, y entonces aunque estés comiendo suhi podría estar cocinado con alto nivel de grasa y con alimentos de poca calidad, ya que si bien los asiáticos ponen especial cuidado en la procedencia y calidad de los alimentos que cocinan, esto no sucede en Occidente con la frecuencia deseable.

De igual forma, es común que para aumentar el sabor de las comidas, las recetas orientales incluyan un alto contenido de sal, lo que ya sabemos no es muy recomendable para las arterias, el corazón, y la circulación. Los ingredientes utilizados son difíciles de conseguir en Occidente, por lo que es necesario sustituirlos con otros alimentos que no producirán el mismo efecto beneficioso.

A veces, en ciertos países de Oriente, se consume una alta cantidad de proteína animal que no tiene tan buenos efectos en la salud y a la que se le adjudica permitir el desarrollo de células cancerígenas, y además muchas de las grasas utilizadas no son las recomendadas, como el aceite de coco, la mantequilla desleída o aceites vegetales refinados.

Por otro lado, las ventajas son bastantes y también es recomendable conocerlas. Podemos mencionar por ejemplo, que contienen pocos hidratos de carbono refinados y pocos azúcares, la grasa consumida es más sana en su mayoría, el consumo de pescado es más alto y esto favorece la circulación, el corazón, y el sano desarrollo del proceso digestivo, poseen un alto consumo de soja, proteína de origen natural, tienen un alto consumo de frutas y vegetales frescos de la estación, lo que posibilita que coman pocos alimentos procesados o elaborados industrialmente, y el té verde considerado sumamente benefactor es parte fundamental de muchos de sus platos.

Ahora conoces tanto los pros como los contras de la alimentación oriental o asiática que tanta influencia tiene hoy en día en Occidente, y podrás elejir con mayor criterio si incluirla en tu dieta diaria y cómo hacerlo. 

Compartir este articulo :

 

LA DIETA BUDISTA

LA DIETA DEL TOMATE

LA DIETA DEL ARROZ Y LAS FRUTAS

LA IMPORTANCIA DEL EQUILIBRIO EN LA DIETA

BENEFICIOS DE LA PAPAYA EN LA DIETA

LA DIETA DEL LIMÓN Y LA SAVIA

LA DIETA ANTIESTRÉS

LA DIETA PARA HACER FUERA DE CASA

DIETA PARA DESPUÉS DEL EMBARAZO

LA DIETA DE LA PASTA

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente