Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

CONSEJOS PARA NO SUFRIR ACCIDENTES EN LA COCINA

Según datos del Programa de Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (D.A.D.O), la cocina es la estancia de la casa en la que más siniestros se produjeron en 2004 (23,1%). De ese porcentaje, un 13,8% pertenece a hombres y un 29,7% a mujeres. Por otra parte, el informe también revela que de las actividades domésticas, es la preparación de la comida la que más lesiones ocasionó (18,1%).

De esa información se desprende que la cocina es el lugar de la casa más peligroso o, al menos, en el que se producen más accidentes domésticos. Por tal motivo, esta tercera fase de nuestra campaña informativa denominada "Seguridad en el hogar", se centra en cómo evitar que se produzcan caídas, golpes, cortes, quemaduras, heridas o explosiones en dicha estancia.

Pautas a seguir para evitar:

  • Caídas, resbalones y golpes
    • Tener la cocina bien iluminada es primordial para trabajar en ella con seguridad y advertir riesgos e imprevistos.
    • Recoger y secar inmediatamente cualquier producto derramado sobre el suelo.
    • Poner topes de apertura en los cajones para que no salgan de sus raíles. Procurar que siempre estén cerrados porque sus esquinas en pico ocasionan frecuentes golpes y heridas cuando quedan abiertos.
    • En los armarios, no sobrecargar unos estantes más que otros y poner los recipientes más pesados y de uso frecuente en las baldas inferiores y al alcance.

     

  • Heridas, cortes y rasguños
    • No utilizar cuchillos ni tijeras en tareas que no les correspondan (abrir botes, raspar alimentos quemados...)
    • Es conveniente que los cuchillos estén bien afilados. Al contrario de lo que podemos pensar, los utensilios poco afilados son más peligrosos porque requieren mayor esfuerzo en su utilización.
    • Antes de enchufar y hacer funcionar cualquier pequeño electrodoméstico con cuchillas, comprobar que el recipiente no esté vacío y que la tapa ajusta bien. De lo contrario, las cuchillas o los alimentos podrían salir despedidos.
    • No guardar las tijeras y los cuchillos en el mismo compartimento que los demás utensilios y no dejarlos nunca en el escurridor de la vajilla o en el cestillo de los cubiertos con las hojas o picos hacia arriba.
    • Cuando la tapa a rosca de un tarro de cristal se resiste a ser abierta, lo mejor es ponerla debajo del grifo de agua caliente o sumergir el frasco del revés (con la tapa hacia abajo) en un recipiente con agua caliente. Otra opción en desenroscar la tapa con los guantes de goma puestos.

     

  • Quemaduras por fuegos
    • Evitar colgar visillos cerca de los focos de la cocina y de tomas de enchufes sobrecargados con ladrones. Si unos visillos sintéticos, habituales en la cocina, reciben una llama o chispa eléctrica del ladrón hay gran riesgo de incendio y de propagación rápida del fuego hacia los aparatos eléctricos próximos.
    • Las bombonas de butano no deben guardarse en la cocina. Han de estar alejadas de focos de calor. Antes de cambiarlas cerrar y apagar los mandos y las llamas de otros aparatos de la cocina y comprobar que no hay cigarros ni velas encendidas. A continuación cerrar bien la espita de la válvula y las llaves de paso.
    • Si se inflama una bombona, sofocar la llama con una toalla o manta mojada y no intentar cerrar la espita mientras tanto. Podría haber una explosión.
    • Ante un fuego de origen desconocido, nunca debe arrojarse agua porque en caso de que sea producto, por ejemplo, de un cortocircuito eléctrico, podría provocar una electrocución. Tampoco sirve ante un fuego de gases.
    • En cuanto se observe un fuego o haya un olor sospechoso en la cocina, lo primero que hay que hacer es desconectar el interruptor general de la luz y cerrar la llave del gas.
    • Evitar usar el horno como almacén de sartenes, fuentes y cacerolas. Un encendido involuntario o un precalentamiento descuidado podrían desencadenar un incendio.
    • No todos los envases o envoltorios de plástico son aptos para el microondas y en el etiquetado debe figurar esa indicación.
    • Una buena opción es comprar un extintor de polvo seco polivalente, que sirve para todos los posibles fuegos domésticos.
  • Salpicaduras y otras quemaduras
    • Emplear recipientes y utensilios de cocinar (sartenes, cazos, espumaderas...) con asas, empuñaduras y mangos aislantes.
    • Usar siempre agarradores o manoplas para retirar del fuego o para manipular pequeños recipientes calientes de asas estrechas y cortas o para levantar las tapas de cazuelas y cafeteras.
    • Evitar colgar trapos y manoplas en ganchos colocados sobre la superficie de cocinado o en la campana extractora, ya que si hay llamas podrían prenderse.
    • Tampoco deben colgarse sartenes, cazos ni espumaderas junto a la superficie de cocinado, pues podrían caer sobre algún recipiente, salpicando o volcando su contenido.
    • Si se sufre una quemadura, lo más conveniente es meter la herida bajo un chorro de agua fría durante diez minutos. No hay que ponerse tiritas, romper la ampolla, retirar la piel desprendida ni tocar la herida. Tampoco se debe poner algodón, mantequilla, aceite, jabón o pasta de dientes. Lo mejor es acudir al médico.

     
  • Explosiones y estallidos
    • No meter botellas a enfriar en el congelador sin revisar frecuentemente su estado, ya que los vidrios pueden estallar y los envases de plástico desgarrarse. Si son botellas de gaseosa, refrescos de cola, cerveza, vino espumoso o cava es aún más peligroso y nunca deben abrirse nada más sacarlas del congelador o ponerlas en agua caliente si se han quedado congeladas.
    • Nunca debe abrirse una olla cuando todavía queda presión en su interior, pues una apertura incorrecta puede hacer que la tapa salga disparada.
    • Las válvulas de expulsión de vapor deben desmontarse y limpiarse de vez en cuando y sin esperar a que estén sucias. Su obstrucción por restos de comida es muy peligrosa.

Como ya hemos dicho antes, la cocina es la estancia en la que más accidentes se produjeron en 2004, según datos del Programa de Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio. En dicho informe también se recoge un dato a tener en cuenta y es que, si bien un 45,4% de los entrevistados señaló como posible causa del accidente el azar, un porcentaje del 24,9% lo achacó a la imprudencia o temeridad y un 18,8% a descuidos o distracciones.

Pautas a seguir para evitar:

  • Intoxicaciones de gas
    • En toda cocina con aparatos fijos de gas, la ventilación es obligatoria. Por eso deben instalarse orificios para la entrada de aire que pueden estar protegidos por rejillas o deflectores. Nunca deben obstruirse ni taparse con muebles, cartones o cristales.
    • No es recomendable el uso de estufas en cocinas o estancias de menos de 6 metros cuadrados y tampoco en cocinas situadas en sótanos.
    • Apagar la estufa cuando no estemos en la estancia y no dejarla encendida mientras dormimos.
    • No cubrir nunca una estufa o un calentador eléctrico con ropa para secar.
    • No colocar una cocina debajo del calentador de gas porque la combustión sería incorrecta y las gomas se deteriorarían por el calor desprendido en esa zona.
    • Revisar los aparatos y las canalizaciones periódicamente. Es fundamental para evitar problemas posteriores.
    • Para las revisiones, antes de dejarle paso a ningún técnico, debemos pedirle su carné profesional y, si nos quedan dudas, hacer una llamada de comprobación a nuestra compañía del gas. En el carné debe aparecer su identificación personal completa y el número de registro como instalador autorizado de gas.
    • En ese sentido, debemos desconfiar de las empresas "inspectoras del gas" que vienen sin avisar. Para entrar en las casas alegan falsamente que hacen una inspección legal y obligatoria, pretendiendo sustituir innecesariamente piezas por mal estado o caducidad. Sus facturas suelen ser desorbitadas y poco claras.
    • Por otra parte no hay que guardar nunca líquidos de limpieza, trapos con residuos químicos o materiales inflamables cerca de un aparato de gas.
    • Si se detecta olor a gas, lo que debemos hacer es ventilar la cocina, cerrar la llave general de paso y no accionar ningún interruptor eléctrico. Si el interruptor general de la luz está cerca de la fuga, debemos desconectarlo.
    • Ante un envenenamiento por intoxicación de gases se debe sacar al afectado al aire libre y realizarle la respiración artificial, si se conoce el método. Nunca debemos darle a beber ningún líquido.

     

  • Intoxicaciones químicas
    • Con niños en casa, los productos de limpieza deben guardarse en armarios altos o con cierres de seguridad. El fácil acceso a ellos puede ser causa de intoxicaciones infantiles.
    • No guardar nunca bajo el fregadero desatascadores químicos y limpiadores de hornos que contengan sosa y ácido sulfúrico o lleven el símbolo de corrosivos porque sus componentes reaccionan violentamente al agua y la humedad.
    • Los productos peligrosos, en particular inflamables, tampoco deben guardarse nunca junto a la zona de cocción, radiadores, estufas, o cerca de un enchufe con ladrón. También debe evitarse colocar cerca la plancha o el aspirador calientes.
    • No despegar las etiquetas de los envases. Puede haber confusiones y en caso de accidente habremos perdido los datos que el médico nos va a pedir.
    • Utilizar siempre guantes para manipular productos de limpieza y en especial aquellos que tengan el símbolo de corrosivos.
    • Evitar las pulverizaciones de insecticidas, limpiadores de muebles y ambientadores en la cocina. Todas esas sustancias pueden resultar tóxicas si se fijan en los alimentos.
    • Echar la dosis de detergente y jabón para lavavajillas indicada por el fabricante. Ser prudente también en la dosis de los lavavajillas concentrados para fregar a mano. Esas fórmulas precisan más aclarado y por ello no es conveniente aplicarlos directamente con el estropajo. Lo mejor es diluirlos bien en el agua del fregadero y aclarar muy bien la vajilla y la cubertería.

     
  • Riesgos eléctricos
    • Antes de mover o limpiar la nevera, el horno, la lavadora, la vitrocerámica o cualquier otro aparato eléctrico de la cocina que sea de gran potencia, hay que desenchufarlo de la corriente eléctrica.
    • Si los electrodomésticos están encastrados y resulta complicado moverlos o localizar su enchufe para desconectarlos, una opción es bajar el interruptor general o el correspondiente a la sección de fuerza o enchufes de la cocina. Una vez esté seco, lo subiremos.
    • Esa misma operación debe hacerse cada vez que limpiemos el horno empotrado, el frigorífico, la campana extractora, los mandos y la placa de la vitrocerámica. También cuando manipulemos alguno de esos aparatos para cambiar una pieza o una bombilla, o incluso a la hora de pasar una bayeta húmeda.
    • Hay que tener especial cuidado con tocar, enchufar o desenchufar un aparato eléctrico cuando el suelo esté recién fregado, aunque tengamos las manos secas.
    • El hábito de moverse descalzo por casa, además de posibilitar caídas y resbalones, entraña riesgos de calambres eléctricos porque descalzo existe un contacto perfecto con el suelo que facilita la conducción eléctrica a través del cuerpo.
    • También debemos tener las manos bien secas, sin humedad ni sudor, cuando utilicemos o enchufemos un aparato eléctrico, aunque sea pequeño. Asimismo, se recomienda evitar hacer esas operaciones con los pies descalzos o sin protección de suela de goma.
    • Tampoco debemos abrir la nevera con los pies descalzos, encender manualmente la televisión, una lámpara o poner en marcha la lavadora u otro aparato eléctrico.
    • Nunca debe colocarse un jarrón o recipiente con agua sobre un electrodoméstico.
    • No utilizar un cubierto metálico para extraer la rebanada de pan atascada en el tostador o vaciar de café el molinillo mientras estén enchufados.
    • No cargar en un mismo ladrón o en enchufe múltiple inadecuado los pequeños aparatos de alta potencia (un radiador eléctrico, plancha, freidora). Acaban deteriorándose por conectar más potencia de la que pueden soportar y pueden provocar un cortocircuito.
    • Por último, debemos descartar el uso de enchufes tipo ladrón para electrodomésticos de alto consumo (horno, lavadora, lavavajillas...) Cada uno debe estar conectado a una base de enchufe independiente y con toma de tierra.

Fuente

CUÁL ES EL TIEMPO DE APARICIÓN DE LOS DIENTES EN LOS NIÑOS

MUERTE SÚBITA - CÓMO PREVENIRLA

¿CUÁNDO DEBO LLEVAR A MI BEBÉ AL PEDIATRA?

LA NUEVA LEY DE PROPIEDAD HORIZONTAL

LA SEGURIDAD ELÉCTRICA EN EL HOGAR

INSTALACIONES ELÉCTRICAS BÁSICAS

NORMAS BÁSICAS DE SEGURIDAD CON LA ELECTRICIDAD

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente