Inicio / Destacadas / Tips para aprovechar las Rebajas de verano
Tips para aprovechar las Rebajas de verano
Tips para aprovechar las Rebajas de verano

Tips para aprovechar las Rebajas de verano

Hoy dan comienzo en casi toda España las rebajas de verano, las rebajas que pueden marcar el inicio del fin de la crisis. Porque, tras años de estancamiento, el comercio se muestra optimista (en especial el sector textil) y se prevé que en este periodo se mantenga la recuperación de los últimos meses. Respecto a los consumidores, en estas fechas pueden adquirir artículos a un precio mucho menor, pero, como se explica en las siguientes líneas, conviene hacerlo con criterio, conociendo los derechos que nos asisten y comprando productos básicos y que no pasen de moda para sacar el máximo provecho a esta temporada.

CÓMO SACAR PARTIDO
Aunque la legislación permite hacer rebajas durante todo el año, enero y julio siguen siendo fechas emblemáticas y el momento en el que todos los negocios se llenan de carteles anunciando costes reducidos. Son muchos quienes esperan la llegada de esta temporada para hacer sus compras, aunque a veces se olvida seguir unas pautas básicas, por lo que la bajada de precios no se aprovecha tanto como se podría hacer. Entre ellas destacan:

1. Conocer las necesidades reales:  No comprar por comprar es una máxima mil veces repetida, pero no siempre respetada. Las compras impulsivas se imponen muchas veces cuando los importes son bajos, pero conviene evitarlas. Antes de salir de casa, hay que hacer un inventario de todo cuanto se necesita, revisar bien y apuntar en una lista las necesidades de toda la familia, ya sea ropa, zapatos, bolsos o maletas, algún pequeño electrodoméstico…

2. Marcarse un presupuesto máximo: En la misma línea, si se desea aprovechar los buenos precios, hay que marcarse un tope de gasto. Es una de las maneras más eficaces de sacar rendimiento a las rebajas sin “gastar por gastar”, ni arrepentirse al cabo del tiempo de haber adquirido artículos innecesarios que apenas se utilizan.

3. No abusar del pago con tarjeta de crédito: El uso de la tarjeta para pagar las compras hace más difícil tener conciencia de cuánto se está gastando. A veces, se tira de estos “plásticos” en exceso, y no nos damos cuenta de la cantidad de dinero que nos hemos dejado hasta que no se refleja en el extracto de la cuenta, y ya es tarde para volverse atrás.

4. La prisas, malas consejeras:  Aunque no siempre se tenga conciencia de ello, adquirir en rebajas es un asunto importante que debe llevar su tiempo. Además de hacer un listado con lo más necesario, hay que comparar precios en distintos establecimientos, analizar la relación calidad/precio, etc. Perder un poco de tiempo puede ser muy rentable a la larga. >También hay que tener en cuenta que no por ir los primeros días se comprará mejor. A veces las tallas más comunes se agotan pronto, pero también, si se espera y se adquiere de manera más pausada, se pueden encontrar prendas o artículos buenos y mucho más rebajados al final de este periodo.

5. Comprar básicos: Válido sobre todo para la adquisición de ropa, este consejo es esencial en las rebajas. Al hacerse con artículos que no se ciñen de manera estricta a las modas, la compra resulta más efectiva, ya que se puede utilizar durante varias temporadas. Además de la ropa, los zapatos, una tapicería de sofá o el estampado de unos cojines suelen estar sujetos a las modas, por lo que conviene adquirirlos de colores neutros y modelos con un diseño que no se pase en poco tiempo.

6. Tener cuidado especial con los “chollos”: No hay que tener dudas al comprar un producto bueno que esté muy rebajado, aunque se adquiera al final de las rebajas (si son básicos o un artículo muy bueno, se podrá estrenar la temporada siguiente). Pero conviene asegurarse siempre de que un chollo lo es en realidad. En estos casos, más que en cualquier otro, hay que revisar bien las características del artículo antes de llevárselo a casa.

7. Conocer los derechos como consumidor:

Calidad: aunque es un derecho básico, siempre hay que recordar que la calidad del producto debe ser la misma que en temporada normal.

  Fecha de rebajas: el establecimiento debe indicar de forma clara y visible las fechas de duración de la temporada de rebajas. No pueden ser inferiores a 15 días.

Separados: los productos rebajados tienen que estar separados del resto de artículos.

Mismos artículos: todo cuanto se vende en rebajas debe haber estado a la venta en la tienda al menos durante un mes antes.

    Precio: en la etiqueta del artículo que se desea adquirir deben aparecer el importe rebajado y el original. Si no, tiene que estar el porcentaje de rebaja en el artículo con su coste final.

  Sistema de pago: se debe admitir el pago con tarjeta de crédito, si se hace durante el resto del año, y sin ningún tipo de recargo adicional. En realidad, deberá aceptar los mismos medios de pago que durante todo el año. En caso contrario, deberá expresarse de forma clara y visible en el establecimiento.

Tique: hay que solicitar la factura o tique, como se hace en otros momenntos.

Devoluciones: las tiendas solo están obligadas a aceptar la devolución de artículos en mal estado. Los cambios, vales o dinero en efectivo deben hacerse conforme a la misma política que se tenga durante el año. Si no es así, hay que expresar de manera visible en el comercio lo contrario.

Reclamar: es obligatorio que el establecimiento cuente con hojas de reclamaciones.       Fuente:     Yahoo

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Gisele Bündchen se rapa el pelo - Fotos

Gisele Bündchen se rapa el pelo – Fotos

En shock nos hemos quedado al ver la última campaña de Balenciaga. Protagonizada por Gisele …