Inicio / Destacadas / Conoce la reforma de Peña Nieto que podría definir su gobierno
Conoce la reforma de Peña Nieto que podría definir su gobierno
Conoce la reforma de Peña Nieto que podría definir su gobierno

Conoce la reforma de Peña Nieto que podría definir su gobierno

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, presentará este lunes la iniciativa de reforma energética que enviará al Congreso de la Unión. Con ello el mandatario comenzará una batalla que podría marcar el futuro de su gobierno e incluso su lugar en la historia. De conseguir los cambios legislativos para la apertura del sector energético en México, como se adelanta que propondrá la iniciativa, la reforma de Peña Nieto significaría una revolución no sólo por sus posibles consecuencias económicas, sino por los alcances políticos y simbólicos para la identidad nacional que suponen modificar el régimen de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Pero el futuro para la reforma energética en México es de pronóstico reservado. De arranque, el texto de la propuesta presidencial en materia de petróleo, gas y energía eléctrica tendrá que demostrar que cuenta con los méritos para rescatar a una compañía petrolera estatal en completa crisis. Pemex es la séptima petrolera del mundo, pero desde 2004 ha disminuido sus ganancias hasta en un 30%. Tan sólo en el primer semestre de 2013 la paraestatal ganó un 3,4 % menos que en el mismo periodo de 2012. A ello se suma un pasivo laboral de 1,3 billones de pesos (102.000 millones de dólares), del que penden las pensiones de 140.000 trabajadores del Sindicato de Trabajadores Petrolero de la República Mexicana (STPRM) que no están dispuestos a ceder en sus derechos. La petrolera vive asfixiada y sin posibilidades de modernización cuando un 67% de sus ingresos por renta petrolera van directamente al fisco.

Ante este panorama, desde hace años partidos y actores políticos han coincidido en que una intervención en Pemex es no solo necesaria sino urgente. El problema es que no se ponen de acuerdo en cómo emprender ese rescate. Y el Pacto por México, el esquema de consenso que el gobierno firmó con la oposición para sacar adelante 95 reformas estructurales, entre las que está la energética, podría reventar por las diferencias entre los firmantes sobre lo que hay que hacer en la petrolera nacionalizada en 1938.

Peña Nieto ha tenido en las dirigencias del Partido Acción Nacional (PAN, derecha) y del Partido de la Revolución Democrática (PRD, de izquierda), los apoyos necesarios para romper el inmovilismo que se había instalado en México desde 1997, cuando el PRI perdió por vez primera la mayoría en la Cámara de Diputados. Así, el presidente -que asumió el poder en diciembre pasado- pudo concretar en un tiempo récord dos grandes reformas, una educativa y una en telecomunicaciones. Sin embargo, el tema petrolero ha hecho crujir el acuerdo. Los panistas quieren una reforma energética de apertura total, mientras que los perredistas han adelantado su oposición a cualquier cambio a la Constitución en esta materia.

Las posibilidades de Peña Nieto de sacar un acuerdo de consenso se ven aún más comprometidas por el desgaste que han sufrido al interior de sus partidos los líderes nacionales del PRD, Jesús Zambrano, y del PAN, Gustavo Madero, por pactar con el PRI. Este fin de semana en el Consejo Nacional del perredista, en un acalorado debate, algunos de sus dirigentes denunciaron que el Pacto no es una mesa de negociación, sino una serie de mandatos presidenciales a los que los legisladores deben de ceder. Por su parte, integrantes del PAN acusaron a su dirigencia de estar al servicio de Peña Nieto y en una agitada Asamblea Nacional, convocada para renovar los estatutos, quedó evidenciada la debilidad de Madero.

Ese es el prólogo de la presentación este lunes de la iniciativa de Peña Nieto, que según algunos legisladores del PRI propondrá al Congreso modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución. Para conseguirlo se requieren de tres cuartas partes de los miembros del Congreso, suma que se alcanza con los votos de los legisladores del PRI y del PAN. Pero el PRD ha advertido a sus socios en el Pacto por México que renunciar a una fórmula de consenso en este tema podría despertar al “México bronco” (según diversos analistas el 70% de la población se opone a la modificación constitucional para la apertura de Pemex). Los perredistas han dicho que esperarán a conocer la propuesta del gobierno antes de poner su iniciativa en la mesa.

Desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, el PRI y el PAN han hecho alianza en detrimento del PRD, pero si eso ocurre en esta ocasión, Zambrano ha amagado con dejar definitivamente el Pacto por México, lo que complicaría aún más el actuar del Congreso mexicano donde hay ahora 14 reformas constitucionales pendientes de leyes secundarias (mecanismos legales que permiten su aplicación), algunas tan recientes como la reforma educativa.

Además, la oposición quiere que junto con la reforma energética se tramite una reforma político-electoral para entre otras cosas evitar abusos de los gobernadores. El calendario legislativo está además pendiente de sacar adelante diversas iniciativas que dotarían al Estado de mayores controles en transparencia o que buscarían evitar la corrupción e irresponsabilidad en la contratación de deuda de los Estados de la República. Y Peña Nieto por su parte quiere que de la mano de la reforma energética vaya la reforma fiscal.

El obstáculo menos predecible será Andrés Manuel López Obrador, dos veces candidato presidencial de la izquierda. Respaldado por el naciente Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), López Obrador ha insistido en que la solución para Pemex no pasa por su apertura a la iniciativa privada sino por el combate a la corrupción y a los malos manejos al interior de la paraestatal.

López Obrador ha convocado a una protesta el próximo 8 de septiembre para mostrar a Peña Nieto que no sólo sus seguidores se oponen a la reforma, sino también el resto de los mexicanos que cada marzo celebran la expropiación petrolera decretada por el expresidente Lázaro Cárdenas. En las calles de México, la reforma de Pemex tiene un componente sentimental enfocado hacia la reafirmación de la soberanía. La expropiación petrolera de 1938 ha sido parte de la construcción de la identidad nacional desde hace 70 años. Y el principal impulsor de eso durante décadas fue el PRI, el partido que hoy quiere cambiar el régimen de producción y explotación de gas, petróleo y energía eléctrica.

El riesgo que asume Peña Nieto al presentar la reforma energética es que si ésta fracasa o se ejecuta a medias, su proyecto quedará como la que el expresidente Felipe Calderón emprendió en 2008: una reforma energética cosmética e intrascendente, en buena medida porque López Obrador se opuso y el PRI no apoyó al presidente panista.

Toca el turno al presidente Peña Nieto y su partido de tratar de convencer a México de que saben qué se necesita en Pemex. Sus argumentos se conocerán a partir de este lunes.     Fuente

Peña Nieto y El Papa Francisco entre los más … – Sitios España

Macabro hallazgo: 7 cadáveres sentados en sillas en plena avenida …

México invertirá 300.000 millones de dólares en … – Sitios España

Presidente de México ofrece ‘todo el apoyo … – Sitios España

La visita del presidente chino abre una nueva fase … – Sitios España

el nuevo presidente de mexico es golpeador e infiel – Sitios España

Maduro ordena que Ejército tome las calles tras la … – Sitios España

rajoy busca aliados iberoamericanos y frenar la … – Sitios España

peña nieto es el nuevo presidente electo de mexico – Sitios España

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Gisele Bündchen se rapa el pelo - Fotos

Gisele Bündchen se rapa el pelo – Fotos

En shock nos hemos quedado al ver la última campaña de Balenciaga. Protagonizada por Gisele …