Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 
TEMAS TABU ENTRE MADRES E HIJAS

La ruptura que suele suceder tras la pubertad no es inevitable. Es posible ser amigas y compañeras.

Hay, entre madres e hijas un momento significativo que ejercerá desde un punto de vista psicológico una gran influencia durante el resto de sus vidas. Es un momento que hasta la fecha no había sido identificado. El fenómeno de la niña que se vuelve irritable y se enfada constantemente con su madre durante sus primeros años de la adolescencia, justo después de la pubertad, es harto conocido. Pero, de dónde arranca esta rabia? Es, simplemente, un producto de las hormonas o de los cambios que hace que "las chicas quieran diferenciarse de la madre"? Esta opinión, la llamada teoría de la separación, entiende que este distanciamiento de la madre es positivo, porque la naturaleza "debe seguir su curso". Pero quiere la naturaleza o la cultura que madre e hija estén peleadas, sean rivales? Ese distanciamiento, según mi análisis, empieza con tabús sexuales tempranos entre ellas.

Las madres saben mucho de sexualidad, o eso les parece a sus hijas, pero normalmente no suelen compartir mucha de esta información. A las pequeñas les parece que la sexualidad es el privilegio y el secreto de mamá, algo sobre lo que no habría que hacer muchas preguntas. Por ejemplo, prohibido preguntarle qué siente sexualmente, o pedirle detalles acerca de sus experiencias.

Una chica escribió cómo se sentía fascinada por el cuerpo de su madre, siendo muy consciente de que tocarlo o hacer cualquier pregunta directa sobre él traspasaría el límite de lo correcto: "Recuerdo un día --yo tendría unos 9 años-- en que me quedé mirando el cuerpo de mamá. Vestía una blusa muy fina y se le adivinaba perfectamente el perfil de sus senos tras su sujetador de encaje blanco. Recuerdo cómo miraba yo aquel pecho robusto, aquel torso (me quedaba a nivel de los ojos, yo aún no había pegado el estirón), y pensaba en lo extraordinario, lo magnífico que era... tan grande! No como el mío... Sí, yo tendría unos 9 años. Me pregunto si en aquel momento pensé que no llegaría nunca a ser tan sexy y fuerte como ella. Evidentemente, yo aún no tenía pecho. Me consideraba siempre la delgaducha, la pequeña... Puede ser que mi identidad cristalizara en aquel momento?"

LA MAYORIAde chicas saben que también ellas son sexuales, que sus propios cuerpos tienen partes sexuales con las que se sienten bien. Con todo, no pueden verlas directamente. Podrían las chicas aprender más acerca de sus cuerpos por medio de sus madres? (No estoy diciendo que una madre deba revelar su cuerpo a su hija; estoy intentando mirar a lo que, de hecho, está pasando, pero desde una nueva perspectiva). La mayoría de madres esconden sus vidas, creando un clima que hace muy difícil que sus hijas les puedan hacer preguntas del tipo de si se masturban, con qué periodicidad hacen el amor, cómo llegan al orgasmo, etcétera. A la mayoría de hijas se les da un libro y se les dice: "Hazme las preguntas que quieras si hay algo que no entiendes".

El hecho de que las madres les digan "pregúntame lo que quieras" no implica la existencia de un auténtico diálogo. La hija a menudo siente que su madre le podría dar información y que, en cambio, no lo hace.

Una reacción concreta de una chica al silencio de su madre fue negar las partes de su cuerpo que eran femeninas: "Temía el momento en que mi madre descubriera que yo tenía pechos. El desarrollo de mis caderas me ponía enferma. Decidí hacer dieta para volver a mi auténtica forma, la forma de chico, en definitiva, mi forma normal. En mi escuela de sólo chicas, tener pechos grandes estaba mal visto, era de fresca; tenerlos pequeños era mejor. Tener la regla más tarde también era mejor. Formábamos parte del culto a la anorexia. Por nada del mundo quería acabar pareciéndome a mi madre. Quería seguir siendo una cría por siempre más y no convertirme en una de esas odiosas mujeres".

Por qué se andan las madres con tantos remilgos con sus hijas? Por qué no puede una madre mostrarle a su hija su vulva? Por qué debe permanecer escondida? Los chicos ven el pene de sus padres, y eso les da un sentido de normalidad y autoaceptación. Y por qué las chicas no? Qué habría de malo en ello?

Si las madres hacen ver a sus hijas que no tienen vida sexual, éstas se preguntarán: es malo? Si no, por qué tiene una madre que hacer ver que su sexualidad no existe?

Todo ello contribuye a un clima de desconfianza y suspicacia, a tener una cierta cautela con una persona que vive a tu lado pero a quien no conoces íntimamente, cuando madres e hijas tienen el derecho a relacionarse como perfectas y honestas amigas y compañeras. La ruptura que a veces ocurre entre madres e hijas no es inevitable.

REVISTAS DE PSICOLOGIA EN ESPAÑA

LA MUJER EN ESPAÑA

AUTOAYUDA en ESPAÑA

Fuente

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente