Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

ARTRITIS REUMATOIDE INFANTIL - SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

La artritis reumatoide juvenil es una condición que afecta a los adolescentes y niños de 15 ó menos años de edad. A veces se la conoce como artritis juvenil idiopática. La artritis reumatoide juvenil hace que el tejido que reviste las articulaciones se inflamen y dejen escapar líquido dentro de la articulación. Las articulaciones se inflaman, se ponen rígidas, duelen y al tocarlas se sienten tibias.

¿Qué causa la artritis reumatoide juvenil?

Los médicos no saben cuál es la causa definitiva de la artritis reumatoide juvenil. Tal parece que es un tipo de enfermedad autoinmune. Normalmente, el sistema inmune protege el cuerpo de la enfermedad y de las infecciones. Pero cuando alguien tiene una enfermedad autoinmune, éste deja de funcionar correctamente y comienza a atacar las partes sanas del cuerpo tales como los tejidos y articulaciones. La artritis reumatoide juvenil puede heredarse o puede desencadenarse por causa de algo en el ambiente del niño o puede ser una combinación de ambas cosas.

¿Cuáles son los síntomas de la artritis reumatoide juvenil?

Los síntomas pueden variar mucho de niño a niño. Su niño puede quejarse de dolor en las articulaciones o puede cojear. Sus articulaciones pueden estar muy hinchadas o sentirse calientes. Su niño puede sentir rigidez en las mañanas o tener problemas para moverse. Usted puede notar que el niño evita las actividades normales. Los síntomas de su niño pueden aparecer y desaparecer y pueden ser leves o fuertes. Los síntomas pueden durar un tiempo corto o incluso años.

Existen tres tipos principales de artritis reumatoide juvenil. Los síntomas de su niño dependerán de qué tipo él o ella tiene.
  • Oligoarticular o “pocas articulaciones.” Este es el tipo más común. Afecta cuatro o menos articulaciones; usualmente la rodilla, pierna, muñeca o quijada. Las articulaciones se vuelven dolorosas, rígidas y enrojecidas. Este tipo también puede afectar los ojos haciendo que el iris (la parte del ojo con color) se inflame. Esto se llama iritis. Algunas veces puede dañar la vista, especialmente si la iritis no se trata adecuadamente. Las niñas menores de siete años tiene mayor probabilidad de tener artritis reumatoide juvenil oligoarticular con problemas en los ojos. Los niños mayores de ocho años que tienen este tipo de artritis reumatoide juvenil con frecuencia también tienen problemas de la columna y de la cadera. Aproximadamente la mitad de los casos de artritis reumatoide juvenil oligoarticular desaparece por completo con el tiempo.
  • Poliarticular o "muchas articulaciones." Este tipo de artritis juvenil afecta cinco o más articulaciones. Usualmente ésta afecta las articulaciones pequeñas como las de los dedos y manos. Con frecuencia los síntomas aparecen en las mismas articulaciones a ambos lados del cuerpo. Otros síntomas incluyen tener fiebre baja, sentir cansancio, tener poco apetito, y un sarpullido caracterizado por bultitos diminutos en la parte inferior del torso y en la parte superior de los brazos y piernas. Anemia (cantidad baja de hierro en la sangre) también es común en los niños que tienen este tipo de artritis reumatoide juvenil. En unos pocos casos de artritis reumatoide juvenil poliarticular los órganos internos pueden hincharse. Este tipo ocurre con mayor frecuencia en niñas que en niños y es más probable que cause daño a largo plazo en las articulaciones que la artritis reumatoide juvenil oligoarticular. La artritis reumatoide juvenil poliarticular desaparece por cuenta propia en un poco menos de la mitad de los niños.
  • Sistémica o enfermedad de Still. Este tipo de artritis reumatoide juvenil puede afectar varias partes del cuerpo, incluso las articulaciones y los órganos internos. Es la forma menos común de la artritis reumatoide juvenil. Los primeros síntomas en aparecer son una erupción cutánea o "rash" (sarpullido de manchas planas de color rosa), escalofríos y fiebre alta. Usualmente la fiebre hace un pico que con frecuencia alcanza 103°F (39,44°C) en la tarde o en la noche y que desaparece al día siguiente. Los problemas en las articulaciones pueden comenzar temprano o no aparecer hasta más tarde. Otros síntomas comunes incluyen anemia e hinchazón de los ganglios linfáticos, bazo e hígado. La artritis reumatoide juvenil sistémica puede afectar el corazón y los pulmones ocasionando hinchazón y dolor en el pecho. Este tipo de artritis reumatoide juvenil es la que tiene mayor probabilidad de hacer daño a largo plazo en las articulaciones. Aproximadamente la mitad de los niños que tienen este tipo se recuperan por completo mientras que los demás experimentan dolor en las articulaciones y rigidez durante muchos años.
 
En casos graves, la artritis reumatoide juvenil puede hacer que el crecimiento cese. La hinchazón de los ojos puede ser algo grave y ocasionar luego problemas relacionados con la visión. Si su niño tiene signos (señas) o síntomas de artritis reumatoide juvenil asegúrese de llevarlo a ver al médico.

¿Qué va a suceder durante la cita de mi niño?

No existe un sólo examen que pueda identificar la artritis reumatoide juvenil; puede ser difícil diagnosticar esta condición. Lo más probable es que el médico de su niño le pregunte sobre los síntomas y el historial médico de su niño. El médico examinará el niño y puede hacerle una radiografía o una prueba de sangre. El médico del niño también puede querer tomar una muestra del líquido que reviste las articulaciones de su niño. En algunos casos el médico querrá hacer un seguimiento durante unos cuántos meses de los síntomas de su niño. Los patrones de los síntomas de su niño pueden ayudar a identificar el tipo de artritis reumatoide juvenil que el niño tiene.

¿Cómo es el tratamiento de la artritis reumatoide juvenil?

La artritis reumatoide juvenil y los síntomas que la caracterizan tales como dolor y lesiones a largo plazo en las articulaciones y en los ojos pueden manejarse con tratamiento.

El médico de su niño le puede recomendar una combinación de tratamientos que pueden incluir medicamento para aliviar el dolor junto con fisioterapia y ejercicio. La fisioterapia y el plan de ejercicios puede ayudarle al niño a mantener su amplitud de movimiento y fortaleza sin causar lesión adicional en las articulaciones.

¿Los medicamentos puede ayudar?

El médico del niño probablemente le va a sugerir un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, AINE (NSAID en inglés) que no requiere receta (de venta libre) tal como ibuprofeno nombres de marca: Advil o Motrion) para disminuir la inflamación (hinchazón) de las articulaciones.

Si estos medicamentos no ayudan a disminuir los síntomas de su niño, el médico del niño le puede sugerir una combinación de AINE con medicamentos antiinflamatorios de acción lenta; éstos últimos son más efectivos y pueden hacer que la enfermedad avance de manera más lenta.

Si los síntomas son intensos y el riesgo de lesión es elevado su niño puede requerir tratamiento con esteroides para disminuir la inflamación. Con todos estos medicamentos debe hacerse pruebas de rutina para estar atentos a los efectos secundarios.

Los medicamentos nuevos le permiten a los médicos tratar los problemas autoinmunes que son la causa de artritis reumatoide juvenil. Estos medicamentos ayudan a suprimir el sistema inmunitario de su niño de modo tal que éste no causa más lesiones en las articulaciones. Si los medicamentos antiinflamatorios solos no le sirven le pueden recetar estos.

¿Y con respecto a la cirugía?

En el tratamiento de la artritis reumatoide juvenil rara vez un niño necesita cirugía La cirugía de tejidos blandos para reparar articulaciones puede necesitarse si las articulaciones se han doblado o deformado demasiado. Una cirugía para reemplazar una articulación puede ser necesaria en caso de que una articulación se haya lesionado excesivamente.

Sin embargo, con el tratamiento adecuado, muchos niños eventualmente pueden vivir vidas plenas y normales e incluso sin síntomas.

Consejos para lidiar con la artritis reumatoide juvenil

  • Tomar una ducha con agua caliente, usar compresas calientes o frías o dormir en una cama o saco de dormir ("sleeping bag") tibio puede ayudar a aliviar la rigidez.
  • El médico de su niño puede mostrarle cómo hacer ejercicios especiales, incluso ejercicios de estiramiento y de amplitud de movimiento, que también pueden ayudarle a disminuir la rigidez y aumentar la flexibilidad.
  • Haga que su niño se tome sus medicamentos a la misma hora que hace otra actividad como por ejemplo comer o desayunar. Esto puede ayudarle a recordar tomarse sus medicamentos a la hora adecuada.
  • Hacer ejercicios u otras actividades a la misma hora cada día, del modo en que su médico o terapeuta físico se lo recomienda, puede ayudarle a recordar hacer estas actividades. Por ejemplo, pueden hacer sus ejercicios de estiramiento mientras miran su programa favorito de televisión.

¿Mi niño va a poder ser un niño activo?

En realidad es muy importante que su niño sea lo más activo posible. El ejercicio regular que incluya juegos y deportes puede ser una parte importante del manejo de la artritis reumatoide juvenil. Pero verifique con su médico antes de que su niño comience cualquier deporte o actividad nueva.

Fuente

Compartir este articulo :

 

PROBLEMAS DE CADERA EN LOS NIÑOS - CAUSAS Y TRATAMIENTO

ENFERMEDAD DE SEVER EN LOS NIÑOS - SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

SINOVITIS TRANSIENTE DE LA CADERA EN LOS NIÑOS - CAUSAS Y TRATAMIENTO

OSTEOCONDRITIS DISECANTE EN LOS NIÑOS - SÍNTOMAS CAUSAS Y TRATAMIENTO

DESLIZAMIENTO DE LA CABEZA FEMORAL (DCF - SCFE)

AMBLIOPÍA EN LA NIÑEZ - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

HIPERPLASIA SUPRARRENAL CONGÉNITA - SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

SÍNDROME DE DOWN EN LA NIÑEZ - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

CÓMO SABER SI MI HIJO TIENE SÍNDROME DE DOWN

EMBARAZO Y SÍNDROME DE DOWN

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente