Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

LAS HORMONAS - FUNCIÓN, ANOMALÍAS Y ENFERMEDADES

A todas horas se producen en nuestro organismo una serie de reacciones químicas que dependen unas de otras, y cuya función es la de regular el funcionamiento de todos los órganos para conseguir un perfecto equilibrio. Las encargadas de mantener ese equilibrio son las hormonas, unas sustancias químicas producidas por determinadas glándulas que, a través de la sangre, se distribuyen por todo el cuerpo e informan a las células de aquello que deben realizar en cada momento.

Las hormonas son los mensajeros de la vida. En nuestro cuerpo hay dos tipos de glándulas especiales. En primer lugar tenemos las de secreción externa o exocrinas, que vierten sus productos al exterior del cuerpo o dentro de ciertos órganos. Las más conocidas son las glándulas salivares, que vierten la saliva en la boca, y las sudoríparas, que vierten el sudor al exterior del cuerpo.

Los otros tipos de glándulas reciben el nombre de secreción interna o endocrinas, y son aquéllas que vierten sus productos al torrente sanguíneo, productos que reciben el nombre de hormonas y que son sustancias químicas capaces de detener o impulsar las acciones de las diferentes células del cuerpo. Estas glándulas productoras de hormonas son muy diversas, y están repartidas por diferentes puntos de nuestro organismo.

La función de las hormonas
Cada hormona tiene una función específica. Actúan sobre una zona o en un órgano determinado del cuerpo, que recibe el nombre de "órgano blanco", en el que las hormonas realizan tres funciones diferentes:

  • Estimulan a las células para que produzcan determinadas sustancias. Por ejemplo, la hormona gástrica estimula la producción de los jugos gástricos.
  • Aceleran o retardan el metabolismo.
  • Favorecen el crecimiento y la especialización celular de diferentes partes del cuerpo. Por ejemplo, la hormona del crecimiento segregada por la hipófisis, estimula el desarrollo físico.

Los productores de hormonas
Los órganos más importantes destinados a la producción de hormonas son los siguientes: el hipotálamo, la hipófisis, el tiroides, la glándula suprarrenal, las gónadas o glándulas reproductoras y el páncreas.

  • El hipotálamo, que está situado en la base del cerebro, es el órgano más importante, ya que es el que regula y dirige la producción hormonal. Cuando esta glándula recibe determinados estímulos nerviosos, comienza a segregar cantidades muy pequeñas de sustancias que, a través de la sangre, llegan hasta aquellas glándulas concretas que deben fabricar la hormona que en aquel momento se necesita. Es entonces, cuando se desencadena el proceso, que podemos observar la estrecha relación que existe entre el sistema nervioso y el endocrino, puesto que es gracias a las señales nerviosas emitidas por las células neuro-secretoras del hipotálamo, que se inicia la secreción de sustancias neuro-hormonales que ponen en estado de alerta al sistema endocrino.
  • La hipófisis o pituitaria está situada en una pequeña cavidad ósea de la base del cráneo, inmediatamente después del hipotálamo. Este órgano se encarga de controlar la acción de todas las glándulas de secreción interna. La pituitaria también recibe el nombre de glándula principal, puesto que muchas de las once hormonas que segrega controlan la acción de otras glándulas endocrinas. Está formada por dos lóbulos: el posterior, que segrega la hormona llamada oxitocina, responsable de las contracciones del útero en el momento del parto y la vasopresina, que provoca la contracción de las arterias y hace aumentar la tensión arterial. La vasopresina también recibe el nombre de antidiurética, puesto que, cuando falta, el individuo elimina grandes cantidades de orina. En cuanto al lóbulo anterior, segrega la hormona del crecimiento. La hipófisis también influye en la producción de espermatozoides o de óvulos; regula el ciclo hormonal, condiciona la actuación de las cápsulas suprarrenales, del tiroides y del paratiroides, etc. Esta glándula realiza un trabajo constante.

     

  • La glándula tiroides se halla en la base del cuello, justo delante de la tráquea. La hormona que produce estimula el metabolismo en general. También incrementa la sensibilidad en varios órganos, en especial el sistema nervioso central, y tiene un efecto marcado sobre el desarrollo, es decir, en la evolución desde la forma infantil hasta la forma adulta. El tiroides necesita el 20% de yodo que contiene el cuerpo humano. Es una proporción muy elevada, si se tiene en cuenta que esta glándula pesa de 20 a 25 g. La glándula tiroides es indispensable para el buen funcionamiento del cuerpo humano. Es la encargada de regular la utilización del oxígeno en todo el organismo, puesto que la coordinación de las mitocondrias (orgánulos respiratorios de las células) depende de la hormona que segrega la tiroides, o sea, la tiroxina. La tiroxina es esencial para la actividad celular debido a que produce una gran excitabilidad en las mitocondrias. Cuando se produce un exceso o una carencia de tiroxina el cuerpo sufre graves trastornos. Cuando el problema es el hipotiroidismo (falta de producción de la hormona tiroidea), la causa suele ser una alimentación muy pobre en yodo.

     

  • Las glándulas suprarrenales son dos glándulas endocrinas que se sitúan a modo de caperuza sobre los riñones, sin que tengan ninguna relación con ellos. Producen adrenalina, hormona que transforma la reserva de azúcar del hígado en glucosa para que pueda ser utilizada en forma de energía. Es decir, que el exceso o defecto de glucosa en nuestro cuerpo, depende muy directamente del funcionamiento de las glándulas suprarrenales. La adrenalina es la hormona que regula las emociones. Cuando una persona se enfada, tiene miedo, sufre, etc., esta hormona se vierte en la sangre, y el glucógeno que el hígado tiene en reserva se convierte en glucosa para aportar más energía a las células. El corazón, por su parte, palpitará con más rapidez para hacer que la sangre llegue hasta los músculos en abundancia.
  • Las gónadas son las glándulas sexuales, tanto masculinas como femeninas, que controlan el desarrollo sexual y los distintos procesos implicados en la reproducción y en el desarrollo diferenciado del hombre y de la mujer. La hormona sexual masculina es la testosterona, que se produce en grandes cantidades en los testículos, las cuales controlan la formación de esperma. Esta hormona comienza a segregarse a los 11 años, aproximadamente, lo que externamente se pone de manifiesto por la aparición de los caracteres sexuales secundarios: comienza a salir la barba, se desarrollo vello en el pubis y en las axilas, la voz se hace más grave y profunda, etc. Es el tiempo en que se inicia la producción de espermatozoides. La hormona sexual femenina es la progesterona, que se produce en los ovarios. Ella es la responsable de que, alrededor de los 13 años, cuando comienza a producirse, a las chicas les salga vello en las axilas y en el pubis, se les ensanchen las caderas, el pecho comience a desarrollarse y se inicie la menstruación. No obstante, los hombres tienen hormonas femeninas y las mujeres, hormonas masculinas. Lo que sucede es que los hombres tienen muy poca progesterona y las mujeres, cantidades mínimas de testosterona.

     

  • Después del hígado, el páncreas es la glándula más voluminosa del organismo. Está localizado a la izquierda del abdomen y mide unos 16 cm de largo. Además de segregar el jugo pancreático, vierten insulina a la corriente sanguínea, unas células especiales en los llamados islotes de Langerhans. La insulina es una hormona que sirve para regular la cantidad de azúcar en la sangre. Cuando esta hormona no se produce en cantidad suficiente, aparece una hiperglucemia (aumento del nivel de azúcar en la sangre) que puede llegar a desembocar en la enfermedad de diabetes.

    Esta dolencia se controla, precisamente, mediante inyecciones de insulina que aporten al organismo la cantidad suficiente de dicha hormona. Cómo se controla la secreción hormonal Nuestras secreciones hormonales se producen como respuesta a los estímulos a que está sometido nuestro cuerpo. Algunos de estos estímulos actúan desde el exterior y son captados por la corteza cerebral; otros son estímulos que se producen en el mismo interior del cuerpo. Estos estímulos internos son captados por el hipotálamo. Cuando el hipotálamo los recibe, comienza a enviar señales a la hipófisis para que empiece a fabricar hormonas tróficas, es decir, aquellas que "alimentan" a otras glándulas para que segreguen sus propias hormonas. Cuando estas hormonas específicas han sido segregadas en suficiente cantidad, se producen lo que los ingleses llaman feed-back (retroalimentación negativa). Es decir: el hipotálamo deja de enviar señales a la hipófisis, ésta cesa en la producción de hormonas tróficas y, en consecuencia, las demás glándulas endocrinas interrumpen sus secreciones.

Anomalías o enfermedades hormonales
En condiciones normales, las hormonas se producen sólo en cantidad precisa que necesita el individuo, pero puede darse el caso de que diversas alteraciones orgánicas rompan el equilibrio en la producción hormonal. Es entonces cuando se habla de hipofunción, si la secreción es escasa, o de hiperfunción, cuando la secreción es excesiva.

Una enfermedad por hiperfunción es el gigantismo hipofisario, en la que se secreta la hormona del crecimiento en cantidades muy altas lo que provoca, que en individuos normales, de inteligencia desarrollada, sigan creciendo sus órganos después de pasada la edad del desarrollo. El enanismo hipofisario sería la otra cara de enfermedad por hipofunción. Aquí, las dimensiones físicas están por debajo de las proporciones habituales de la edad adulta. La inteligencia es normal.

Fuente

CONSEJOS PARA NO PERDER LAS MALETAS

¿QUIÉN FUÉ SAN VALENTÍN?

TEST DE PERSONALIDAD DEL DALAI LAMA

8 RAZONES PARA HACER EL AMOR Y NO EJERCICIO

LAS TRADICIONES DE LAS BODAS - ANILLOS, LUNA DE MIEL, ETC...

¿QUIÉN FUÉ FRIEDRICH NIETZSCHE?

¿POR QUÉ DESAPARECIERON LOS DINOSAURIOS?

LOS TIPOS CEREBRALES

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente