Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

¿SE PUEDE PREDECIR EL CLIMA?

El clima se está revelando, cada vez con mayor énfasis, como un factor muy importante en las sociedades modernas. Dado que, el momento en que la técnica pueda controlar y modificar la meteorología queda aún muy lejos, la predicción del clima se ha convertido en una ciencia de la que dependen muchos aspectos de nuestra vida cotidiana.

La suerte de los pueblos y sus culturas dependen de muchos factores y, entre otros, se destaca el climatológico por su variabilidad en el espacio y en el tiempo, que produce cambios en el curso de la historia, por lo que para llegar a una adecuada comprensión de los pueblos es necesario conocer la de sus climas.

El clima ejerce grandes influencias en el desarrollo de la humanidad, procurándole a veces buenas oportunidades e imponiéndole, en otras, agobiantes dificultades. La importancia de las investigaciones en este campo de la ciencia se manifiesta en el hecho de que la vida moderna depende en gran parte de las previsiones meteorológicas, convirtiéndose éstas en una necesidad creciente. Con las nuevas tecnologías se están afinando cada vez más los pronósticos, para así satisfacer el interés particular y, sobre todo, salvar vidas y bienes materiales en caso de catástrofe.

Sólo nos acordamos de la meteorología cuando algo falla, cuando los elementos se alían en nuestra contra o cuando la catástrofe natural hace su aparición inesperada e incontrolada. Mientras eso no sucede, la información meteorológica se convierte, para la mayoría de los ciudadanos, en un pequeño cúmulo de datos que, en la mayoría de las ocasiones, no sobrepasan la consideración anecdótica. Sin embargo, todo esto no es más que la punta del iceberg de una ciencia joven pero que avanza rápidamente, y de la que dependen muchos factores de nuestra sociedad.

Sorprende conocer la cantidad de decisiones, económicas e incluso políticas, que se toman en función de las predicciones meteorológicas. Y de su acierto o no, dependen consecuencias que difícilmente son previsibles.

La meteorología
La meteorología se define como la ciencia del medio ambiente atmosférico dirigida hacia el bienestar humano. Se trata de una ciencia joven que ha avanzado significativamente en las últimas décadas y que estudia el estado de las condiciones atmosféricas en un momento dado y la predicción de su estado en un futuro próximo.

El acierto detallado en sus previsiones de las predicciones meteorológicas -que se produce cada vez con más frecuencia- se debe a la conjunción de cuatro factores esenciales: conocimiento de la génesis y comportamiento de los fenómenos atmosféricos, la mejora de las fuentes de información, el tratamiento de los datos y la integración de los servicios meteorológicos y otros organismos. Esta conjunción sólo se ha podido conseguir muy recientemente, gracias a la aplicación de nuevas tecnologías (en las que intervienen satélites, radares e informática) para la predicción del tiempo.

Las predicciones meteorológicas son de dos tipos: las que informan a corto plazo -24 horas- bastante bien asentadas, y las que se hacen a largo plazo, cuyo alcance temporal se ha visto envuelto por la polémica. Mientras para unos, la validez de la predicción está en cinco días, para otros más optimistas se sitúa en diez o, incluso dos semanas.

La meteorología es una ciencia que puede resultar revolucionaria para el bienestar de la humanidad. En agricultura, por ejemplo, mediante cálculos adecuados de temperatura, presiones, humedad y demás, se puede predecir con exactitud el tipo de cultivo más conveniente para una zona determinada. La elaboración de mapas pesqueros realizados tras complicadas operaciones de datos y baremos, pueden precisar los lugares donde se encuentran los bancos de pesca. Estos mapas son realizados en España por el Instituto Nacional de Meteorología (INM) y los pescadores no tienen más que echar las redes en los caladeros indicados por los mapas.

Un sistema de información meteorológica diseñado por la empresa española ISEL (Ingeniería de Sistemas Electrónicos), en colaboración con el Ingeniering Center de la Universidad de Wiscosin, permite conocer en cada momento la situación climática en cualquier parte del mundo. Este programa, denominado PC-MCIDAS, trabaja con datos convencionales y con imágenes procedentes de satélites meteorológicos. El usuario sólo necesita disponer de un ordenador personal al que se le aplica el programa para integrarse en un sistema interactivo de información meteorológica, conectándose a un ordenador central situado en el organismo que disponga de la información meteorológica y siempre que esta institución lo permita. El sistema, nuevo en Europa y que representa el futuro meteorológico, está siendo experimentado actualmente por el Instituto Nacional de Meteorología, único organismo español que recibe directamente los datos del satélite meteorológico europeo Meteosat y de los norteamericanos Geos y Tiros.

Cambiar el rumbo de la historia
Es difícil encontrar una actividad humana de la que se pueda afirmar que esté totalmente libre de las influencias de acontecimientos meteorológicos, como olas de frío y de calor, sequías, inundaciones, huracanes, temporales, borrascas. Hoy más que nunca influyen en el quehacer diario del hombre.

Pero si volvemos la vista al pasado se detectan multitud de hechos históricos transcendentales en los que el tiempo atmosférico ha jugado un papel determinante que cambió el rumbo de la historia.

El verano de 1588 se caracterizó por profundas borrascas que excedieron con mucho a la mayoría de los temporales de nuestro tiempo. Fue el verano en el que Felipe II, rey de España, lanzó la Armada Invencible contra Inglaterra: tenía como objetivo la invasión y ocupación del país. Según el meteorólogo británico H.H. Lamb "la reconstrucción de las situaciones meteorológica de aquel verano muestra la gran velocidad con que se trasladan los centros depresionarios, correspondiendo a vientos de la corriente en chorro que alcanzaban o sobrepasaban el límite de las máximas velocidades deducidas de la experiencia moderna. Eso ocurrió durante la Pequeña Edad Glacial, cuando la temperatura de la superficie del Atlántico norte era 5º inferior a la normal de hoy. En consecuencia, en aquella región del océano se desarrollaron tremendos temporales como los que dieron al traste con la Armada Invencible". De no haber sido así, es difícil establecer cómo se habría desarrollado el curso de la historia europea. Es seguro que habría sido muy distinto del que siguió.

Hay otro acontecimiento histórico, de mucha más trascendencia para la humanidad, en el que el tiempo atmosférico desempeñó un papel fundamental. Pero esta vez fue la ausencia inusual de temporales en un océano y en una época del año en que suelen ocasionar efectos desoladores. Se produce en octubre de 1492, cuando tres pequeñas naves de Castilla, al mando del navegante Cristóbal Colón, realizan una plácida travesía del Atlántico por aguas subtropicales y tropicales que les conduce al Caribe, impulsadas por los vientos alisios. Descubrieron América gracias a que el viaje se desarrolló a favor de la circulación en torno al anticiclón de las Azores, el gran protagonista meteorológico del Descubrimiento. Grandes perturbaciones atmosféricas tropicales, sobre todo los temibles huracanes que asolan la región, suelen ser muy frecuentes y violentos en esa época del año. De haberse encontrado con alguno de ellos la flotilla de Colón, la expedición habría fracasado y la historia hubiera tomado otro rumbo muy diferente.

La tecnología al servicio de la meteorología
La sequía del verano de 1976 estuvo a punto de colapsar la agricultura de países como Francia y el Reino Unido, naciones de gran amplitud de recursos técnico-industriales. Lo mismo sucedió en Estados Unidos durante 1988 y se podrían citar decenas de casos en los últimos tiempos. Eso ha hecho que los países más avanzados estén desarrollando costosísimos programas encaminados a reducir el salvajismo de la atmósfera. La mayor parte de los instrumentos modernos, útiles para la interpretación de los fenómenos meteorológicos y la conducta de la atmósfera de la Tierra, se forjaron durante el primer tercio del siglo XX. Con ellos se sentaron las bases de la predicción científica del tiempo. Y el núcleo de vanguardia de este movimiento fue la Escuela Meteorológica de Noruega. Todos los servicios meteorológicos más desarrollados, principalmente en Europa y América, se conformaron a los procedimientos operativos de aquella Escuela y aquella época.

El advenimiento de los grandes ordenadores y el desarrollo de las comunicaciones han permitido una poderosa explotación de las virtualidades de aquellos principios. Uno de los programas más importante, que vino a dar la pauta de lo que será la meteorología del mañana, es el Centro Europeo de Predicción a Plazo Medio de Reading, cerca de Londres. Allí, en los primeros años de la década de los 80 se instaló uno de los ordenadores más poderosos de la informática de la época. A esta poderosa central tienen acceso, mediante terminales de teleproceso, la mayor parte de los países desarrollados, entre los que figura España. Sus informaciones se distribuyen a una velocidad superior a la de la luz. Con el ordenador de Reading se puede predecir el tiempo atmosférico, con toda fiabilidad, por un período de cinco días como mínimo. Y estas predicciones significan dinero, mucho dinero. Se calcula que el Centro Reading procura a la economía europea un beneficio de cientos de miles de millones, esencialmente en agricultura y en el sector de obras públicas.

Instituto Nacional de Meteorología
La Península Ibérica se encuentra en una encrucijada meteorológica, afectada por la influencia conjunta de las circulaciones subtropical y polar, del Mediterráneo y de una orografía complicada. Todo ello le hace ser el escenario natural de una serie de fenómenos meteorológicos violentos de consecuencias a veces catastróficas, por lo que se le ha dado gran importancia desde hace siglos al estudio de estos fenómenos.

Actualmente, el organismo encargado de gestionar y coordinar todo tipo de actividades meteorológicas en España es el Instituto Nacional de Meteorología (INM), dependiente del Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones. Realiza fundamentalmente pronósticos meteorológicos a muy distintos plazos y estudios climáticos en los que el instituto emplea la mayor parte de sus recursos. El INM está efectuando actualmente un gran esfuerzo innovador para poder ofrecer predicciones meteorológicas de alta calidad a los sectores sociales que las reclaman cada vez de forma más exigente.

Este organismo nació prácticamente para cubrir las necesidades de la aviación civil y militar, y de hecho, dependió del Ejército del Aire hasta 1978 en que pasó al Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones. Desde esta última fecha, el Instituto Nacional de Meteorología no ha cesado de crecer y se está creando una importante clientela civil. Entre los nuevos sectores interesados en disponer de una buena información meteorológica se encuentra la agricultura, sector para el que el conocimiento de la predicción de heladas, aguaceros o sequías es fundamental; otros sectores interesados son el turismo, medio ambiente, recursos naturales, transporte, compañías eléctricas...

Fuente

SISTEMA RESPIRATORIO

¿QUÉ SON LAS ESTRELLAS FUGACES?

LA CLONACIÓN - QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE

CLONACIÓN DE ANIMALES PREHISTÓRICOS

EL TIROIDES - QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE

ENERGÍA SOLAR - CÓMO FUNCIONA

QUÉ ES EL PHISHING Y CÓMO EVITARLO

ADICCIÓN A INTERNET - SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un sitio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
 
© Copyright 2003 - 2018 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente