¡ Lo ultimo !    │   Anuncios Gratis   │   Publicidad

 

 

Sitios España - Diccionario de Nautica

 

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L
M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z

Caballa (Scomber scombrus): Este pez de la familia de los escómbridos, es un típico representante de los peces pelágicos de mediano tamaño. No suele pasar de los 3 kg. y se desplaza en grandes bancos en mar abierto. En primavera, cuando se acerca a la costa, es la mejor estación para apresarlo, cosa bien sencilla si damos con él. Aunque sus pesquerías son de carácter industrial y generalmente se captura con diversos tipos de redes, sobre todo de cerco, es un magnífico pez de anzuelo. Pica a cualquier cebo, pero la forma tradicional de capturarlo con sedal es a la cacea o curricán, valiéndonos de un señuelo artificial sencillo, como pueden ser aquellos compuestos por plumas o por hilos de colores. Su picada es decidida y la batalla que presenta la propia de un gran nadador. Su carne, sin ser muy apreciada, es francamente buena, y al horno o a la parrilla puede competir con cualquier otra especie. También en conserva es muy común encontrarla, pero en fresco, y pese al bajo precio que se paga en la lonja, es deliciosa. El único requisito para que este pescado azul esté en óptimas condiciones es tratarlo con suavidad, nunca golpearlo o aplastarlo. Si no lo tratamos con cuidado, sus delicadas carnes se convertirán en una especie de masa.

Caballito de mar (H. europaeus, Hippocampus hippocampus): Curioso pez de todos conocido, cada vez más escaso en nuestras aguas. No pica al anzuelo, pero, una vez descubierto se puede apresar fácilmente con las manos desnudas, cosa muy desaconsejable si queremos conservar esta especie.

Cabestrante: Artilugio mecánico para cobrar grandes pesos, sobre todo para el manejo del ancla.

Cabeza de lanzado: Línea de mosca relativamente corta, concebida para ser lanzada con facilidad a gran distancia. Lleva el peso muy adelantado, de tal manera que, dicho peso, arrastra a una línea mucho más ligera.

Cabeza dorada: Bolitas de metal, generalmente doradas, que se montan en las ninfas y en algunos streamers. Hace la función de cabeza en el montaje y sirve de lastre.//2. Por extensión, las ninfas que llevan estas bolitas.

Cabezona: Ver gobio.

Cabina: Espacio habitable y cubierto en una embarcación.

Cable: Cabo fabricado con hilo metálico trenzado, de gran resistencia.

Cabo: Accidente geográfico que se caracteriza por una porción de tierra que se interna en la mar.//2. Cualquiera de las cuerdas o amarras que lleva el buque.

Cabotaje: La navegación costera que nunca pierde de vista las señales terrestres para orientarse.

Cabra (Serranus cabrilla): Este pequeño pez constituye una de las capturas más frecuentes de la pesca en embarcación en la línea costera. De régimen bentónico, vive en pequeñas grietas y oquedades fondos rocosos, a una profundidad que suele situarse entre los cinco y los cien metros. La cabra o cabrilla es algo así como un mero en miniatura, un serránido típico que se ajusta en todo a los patrones generales que definen a su parentela. Quizás sea su reducido tamaño, lo único discordante, si lo comparamos con el que pueden alcanzar otros, como el mero o la cherna que, en sus versiones tropicales gigantes, llegan a pesar varios cientos de kilos. Como la mayoría de los miembros de la familia serranidae, la cabra lleva una vida sedentaria cerca del fondo, a menudo dentro de cuevas y agujeros. Su librea, de tonos terrosos, rojos ocres y marrones, también es característica de los peces de fondo. Ataca a cualquier cosa que le parezca alimenticia y pueda meter dentro de la boca. Sus anchas fauces nos hablan a las claras de este comportamiento predador. Es hermafrodita y pone entre 20.000 y 100.000 huevos. Freza en primavera o al principio del verano, dependiendo de factores como la temperatura del agua o la profundidad. De régimen estrictamente carnívoro, pica con decisión a cualquier carnada que le quepa en las fauces. Todo le gusta: trozos de pescado, gusanos, moluscos, todo. Es un pez sumamente agradecido que entra muy bien al anzuelo, y cuando damos con un lugar adecuado para su presencia, podemos pasar un buen rato.  El hecho de vivir en ambientes rocosos, generalmente dentro de su refugio, lo protege de las redes, por lo que sigue siendo bastante abundante. Su picada es seca, decidida, sin mordisquear el cebo ni titubear. Además, montando un aparejo de fondo de múltiples anzuelos, tipo pater noster, podemos capturar varios peces en cada lance. Por tanto, si utilizamos sedales y aparejos adecuados a su tamaño, la diversión está garantizada. El problema radica en que las cabras suelen hallarse a cierta profundidad –del orden de los 50m.- por lo que, a veces, la exigencia del lastre requerido, no nos permite utilizar aparejos livianos. Además, como para acceder a las zonas donde vive suele ser indispensable el uso de embarcación, para su pesca se han empleado a menudo aparejos de mano, con sedales muy gruesos y pesados lastres, lo que le quita todo interés deportivo a su captura.

Cabracho (Scorpaena scrofa): Este escorpeniforme es quizás el más conocido de su familia y, sin duda, el más importante desde el punto de vista económico y  gastronómico. Además, es el que mayor dimensión alcanza, llegando a medir más de medio metro. De hábitos nocturnos, permanece inmóvil casi todo el día, efectuando sólo breves desplazamientos, para posarse de nuevo en el fondo. Allí se camufla a la perfección, destacando sólo sus ojos, como dos cristales mates, de una belleza inusual. Es un mal nadador y se muestra incapaz de mantenerse entre dos aguas, a causa de no contar con vejiga natatoria. Una de sus características principales, así como del resto de la familia de los escorpénidos, es la multitud de espinas venenosas que tiene distribuidas a lo largo de su cabeza y sus aletas. La única forma de manipularlo con garantías es introduciendo el índice y el pulgar en su boca, los cuales separaremos todo lo que den de sí dentro de sus fauces. Sus dientes son minúsculos y, de hecho, apenas los necesita para cazar, pues su técnica pasa por absorber a sus presas con un movimiento seco de los opérculos. Para ello, lógicamente, éstas deberán acercase mucho al cabracho, por lo que se pueden entender sus dotes para el camuflaje. El cabracho pica a los aparejos de fondo cebados con una gran variedad de carnadas, pero también a todo tipo de señuelos que pasen los suficientemente despacio y cerca de su boca, como para que pueda atacarlos.

Cabrer: Curioso arte levantino de pequeñas dimensiones y uso artesanal, para pescar centollas.

Cabria: Trípode o aparejo para izar grandes pesos.

Cabrilla: Ver cabra.

Cabruza: Ver babosa.

Cabullería: Es el conjunto de cabos y poleas de una embarcación.

Cacea: Tradicional método de pesca, conocido también como curricán, que consiste en arrastrar un señuelo para que semeje un animal vivo que hará de cebo.//2.(de altura): Cacea que se desarrolla en mar abierto, generalmente con material robusto destinado a grandes peces.

Cachete: Tirón seco que se ejecuta con la muñeca, con objeto de clavar al pez. También se conoce como acción de clavado.

Cacho (Leuciscus cephalus): Ciprínido de aspecto sólido y fusiforme, típico del curso medio de nuestros ríos. Esta ampliamente difundido por Europa y es un interesante pez deportivo. Su dieta omnívora hace que no rechace ningún cebo, lo que incluye muchos señuelos y moscas artificiales. Su defensa es enérgica, con tirones bruscos que pondrán a prueba nuestro aparejo. Se reproduce en los meses primaverales.

Cachucho (Dentex macrophthalmus): Esta especie emparentada con el dentón está más ligada a los hábitos de pesca profesionales que a los que desarrollan los aficionados. La razón no es otra que la de encontrarse generalmente a mayores profundidades que los otros componentes del género, lo que lo vuelve inaccesibles en muchas ocasiones. Su color es rosado –lo que también es sintomático de espáridos de aguas profundas- y el tamaño de los ojos (al que hace referencia su nombre latino) señala a las claras que nos encontramos con un pez que suele situarse por debajo de la cota de los cien metros. Alcanza menores dimensiones que los otros “Dentex”, siendo raros los ejemplares que superan los 70cm. y su área de distribución geográfica es similar.

Cachuelo (Leucyscus pyrenaicus): Endemismo ibérico, este ciprínido es uno de los minitallas más frecuentes en nuestro país. Es muy voraz, lo que lo convierte en una presa fácil para los aparejos ligeros. Cumple una importante misión como pez pasto y tradicionalmente ha sido empleado como cebo vivo para los depredadores. Suele medir entre 10 y 20 cm.

Cala: Ensenada pequeña.

Calabrote: Cabo grueso y trenzado.

Caladero: Espacio comprendido dentro de la plataforma continental donde se faena.

Calado: Profundidad.//2. Profundidad que alcanza la quilla de un buque desde la línea de flotación.

Calafatear: Reparar las juntas de las tablas de una nave con estopa y brea.

Calamar (Loligo vulgaris): El calamar, jibión o txipirón es, como su pariente la jibia, un cefalópodo decápodo. Pero su forma, más ágil y alargada, ya nos está indicando que se trata también de un mejor nadador que prefiere las aguas abiertas y la movilidad permanente, a los fondos y el acecho inmóvil que caracterizan a su prima. De comportamiento gregario, forma bálamos numerosos que recorren grandes distancias y realizan frecuentes desplazamientos en vertical, a veces hasta grandes profundidades. Su alimentación es básicamente ictívora, para lo que se vale de dos de sus tentáculos, que lanza contra sus víctimas, para luego apresarlos firmemente con los ochos restantes. Se pesca normalmente con redes de cerco, pero también es muy común el empleo artesanal de la guadaña o del pez artificial. Generalmente, no se acerca tanto a la costa, ni lo podemos encontrar en cotas de menos de 15 metros de profundidad –salvo los ejemplares más pequeños- por lo que su pesca se realiza en embarcación. Lo más común es utilizar dos aparejos –uno por cada banda- con una o varias guadañas o poteras cada uno. Se hacen trabajar a un par de brazas del fondo y se mueven a intervalos de unos pocos segundos, para que imiten las vibraciones de un pez. Una vez notemos el inconfundible peso del jibión, procedemos a cobrar de forma continua. Recordemos que los señuelos para cefalópodos no llevan muerte, por lo que debemos mantener siempre la línea tensa. De todas formas, el jibión o la jibia sólo “tiran” en una dirección, por lo que no tendremos problemas como los que plantearía un pez en este caso. Una vez a bordo, es muy común que descargue un súbito chorro de tinta, así que conviene andar con cuidado para no ensuciarnos. Asimismo, comprobaremos que el señuelo –ya sea la guadaña o el pez artificial- no está manchado de tinta, pues esto le restaría mucha eficacia.

Calandino (Tropidophoxinellus alburnoides): Pequeño ciprínido muy común en nuestra aguas continentales. Debido a su escasa talla, presenta poco interés, salvo para los pescadores de minitallas y para cebo.

 

Calar: Profundizar. Referido a un aparejo, supone la profundidad a la que trabaja éste.

Caleta: Cala pequeña.

Calima: Atmósfera vaporosa, superficial y bochornosa.

Calma: Falta de viento y de mar.//2. (chicha): Calma total en la mar.

Calzar: En el proceso de montaje de moscas, se denomina calzar al acto de fijar en el anzuelo los diferentes elementos que componen el señuelo. Así, por ejemplo, calzaremos las alas, el hackle, etc.

Camareta: Ver Cabina.

Camarón (Palaemon serratus): Crustáceo que nos recuerda a una quisquilla gigante y cabezona. Vive en la zona intermareal o mediolitoral, al amparo de las oquedades y grietas que encuentra entre las piedras del fondo. De noche busca comida y se muestra más activo. Se pesca con redeños, reteles, nasas y otras trampas similares, cebadas con despojos de pescado. Es muy codiciado por la exquisitez de su carne, por lo que se le persigue con saña.

Cámbaro: Ver cangrejo común.

Cameta: Ver hijuela.

Campanu: Se denomina así en Asturias al primer salmón que se pesca cada temporada. Este nombre tiene su origen en la costumbre de hacer sonar las campanas de los valles ribereños anunciando el acontecimiento. Su carne es subastada o vendida a un alto precio.

Canal: Agua que queda entre dos masas de tierra.//2. Paso para la navegación.

Cáncamo: Pieza metálica que, mediante una rosca, se fija a una parte sólida del barco y ofrece asidero a otra pieza cualquiera.

Cangreja: Vela de forma trapezoidal, que, colocada a popa, suele hacer las veces de estabilizador de la nave.

Cangrejo común: (Carcinies maenas): Habita las zonas tildales frecuentemente escondido bajo las algas, bajo una roca o bajo la arena, enterrado a muy poca profundidad. También es muy común en los estuarios de todos nuestros ríos. Es un cebo magnífico para la dorada y los grandes sargos cuando cebamos nuestros aparejos de surf casting y lanzamos en zonas de arena y fango. Para impedir que se entierre, algunos pescadores le arrancan las dos patas de atrás, aunque no estamos seguros de que esto funcione. Lo que sí es esencial es no presentarlo nunca en aparejos que trabajan a media agua. Es un animal de fondo y allí es donde debe estar y donde engañará al pez. Puede crecer bastante, así que su tamaño se adecuará al de la captura que pretendamos, sobre todo si está duro, es decir, si no ha mudado recientemente. El cangrejo verde o común no suele encontrarse fuera del agua -salvo algunos que quedan en seco con la bajamar debajo de una piedra con abundante humedad- y opta con frecuencia por enterrarse en la arena, aunque nunca profundamente ni en ningún sitio concreto. Tampoco se encuentra en las paredes de roca, ya que no soporta quedar en seco durante muchos minutos. Como a casi todos los crustáceos, debemos encarnarlo procurando no herirlo. Para esto existen varias maneras de hacerlo. La más sencilla pasa únicamente por amarrarlo con una gomita. También podemos prender el anzuelo atravesando el punto en el que las patas anteriores se unen con el cuerpo del animal, pero esta forma no garantiza una sólida sujeción y corremos el riesgo de herirlo gravemente. Para capturarlos, basta con pasearse por la zona litoral con un redeño e ir levantando piedras. Más efectivo aún resulta cebar un retel con un trozo de pescado y buscarlos en los estuarios o en el interior de los puertos.

Cangrejo corredor: Ver cangrejo zapatero.

Cangrejo de río (Austropotamobius pallipes): Especie casi extinguida a causa de la destrucción de sus hábitats, de la presión pesquera y, sobre todo, de la plaga del cangrejo o afanomicosis, que transportaban los cangrejos americanos. En la actualidad sólo sobrevive en algunas cabeceras de ríos aislados y está prohibida su pesca en toda España. La distribución natural del cangrejo autóctono se restringe a la parte centro-norte de la península, con algunos puntos muy concretos en el sur. Habita los ríos y arroyos de agua clara y fría rica en carbonato de calcio. La alta necesidad por el calcio que manifiesta esta especie, parece ser que ha restringido su presencia a la parte calcárea de la península. Pero lo que le ha llevado a las puertas de la extinción, ha sido la competencia con otras especies de cangrejos (tres de Norteamérica, dos de Europa y una de Australia), que han sido introducidas en la Península con diferente grado de éxito. Se pescaba, como todos los demás cangrejos, con reteles cebados, sobre todo de noche. Hoy en día, su pesca es ilegal.

Cangrejo ermitaño (Eupagurus bernhardus): Este crustáceo figura en las primeras posiciones de la lista de mejores cebos; sin embargo, existen muchos aficionados que no lo conocen o, simplemente, no lo utilizan. Quizás el mayor inconveniente que presenta es su escasa talla, pero en el Mediterráneo encontramos una subespecie endémica de ermitaño de mucho mayor tamaño que el común, ampliamente distribuido por todo el litoral ibérico. Podemos aprovisionarnos de estos crustáceos en las rocas que deja al descubierto la marea o bien husmeando entre las artes de arrastre, cuando son limpiadas en el puerto. El ermitaño, al revés que los moluscos gasterópodos, no es capaz de fabricar su propia concha, por lo que debe usurpar la de los caracoles marinos e ir cambiando a una mayor, a medida que crece su cuerpo. Este cangrejo debe ser encarnado comenzando por su blando abdomen, de manera que la punta del anzuelo salga finalmente por la cabeza, entre las patas. Su aspecto resulta poco agraciado –de ahí que en muchos puntos de nuestra geografía es conocido vulgarmente como “caracol bruja”-, pero para los peces de roca, es deliciosos e irresistible. Constituye una carnada perfecta para pescar lábridos, espáridos y pequeños serránidos. Para sacarlo de la concha, bastará con calentarla con un mechero o en una pequeña parrilla.

Cangrejo mulato: Ver cangrejo zapatero.

Cangrejo rojo (Procambarus clarkii): También conocido como cangrejo de las marismas, es originario del sur de EEUU y se ha aclimatado perfectamente en el sur de la Península, sobre todo en las cuencas del Guadiana y del Guadalquivir, donde ha adquirido características de plaga.

Cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus): Goza de protección en muchos lugares de España e incluso se repueblan con él zonas donde podría prosperar el cangrejo autóctono, en la creencia, sin fundamento científico, de que con la presencia del cangrejo señal se puede detener el avance del cangrejo rojo. Pero esto no es así, porque, aparte de ser un  gran competidor del cangrejo autóctono y transmitir también la enfermedad afanomicosis, el cangrejo señal no ha probado ser una barrera para el avance del cangrejo rojo y tiene los mismos efectos devastadores que él.

Cangrejo verde: Ver cangrejo común.

Cangrejo zapatero (Pachyprasus marmoratus): Es el cangrejo de forma cuadrada y tintes oscuros presente en todas las zonas mediolitorales y supralitorales de nuestra península. No le molesta la exposición prolongada al aire y al sol, y suele estar sobre las rocas al descubierto, siempre preparado para arrojarse al agua o esconderse en una grieta cercana. Muchos peces litorales conocen está costumbre de arrojarse súbitamente al agua y allí lo esperan ansiosos, sobre todo los sargos y la lubina. Por eso, este cangrejo puesto en el anzuelo y columpiándose en el vaivén de las olas, medio camuflado por la espuma, se vuelve irresistible para los peces que patrullan la escollera. Durante el invierno, a causa del frío, estos cangrejos se desplazan con cierta torpeza, -también cuando acaban de mudar y son blandos: en ocasiones casi no pueden moverse y constituyen entonces el mejor cebo imaginable- pero en verano, especialmente los días calurosos, su metabolismo se halla muy acelerado, y corren como almas que lleva el diablo. Su estructura corporal está, asimismo, diseñada para la carrera y para guarecerse bajo las piedras y en las estrechas grietas de las rocas calizas. Sus patas, rematadas en uñas, son fuertes y ágiles, y su cuerpo plano les permite introducirse en estrechísimas rendijas. Lo mejor para conseguir cangrejos recién mudados es bien simple. Deberemos buscarlos bajo las rocas que se hallan colindantes con el estrato supralitoral, en otras palabras, bajo las rocas que sólo reciben un aporte mínimo de agua marina en cada punta de marea.

Canoa: Pequeña embarcación escasa de manga y afilada.

Cántara: Cat. Ver chopa.

Cantil: Pared de roca cortada en vertical y cierta altura.

Canutillo: Larva de tricóptero que se pasea por el fondo de los ríos “con la casa a cuestas”. Para encarnarlo, debemos sacarlo antes de este canuto formado con una secreción con la que pega arena y fibras vegetales.

Caña: Vara larga usada para pescar. Existen infinidad de modelos, adecuados a todo tipo de pesca.//2. La parte más larga y cilíndrica del remo.//3. Palanca de madera con que se gobierna el timón.

Cañabota: Con este nombre vulgar se denominan a varias  especies de escualos, sobre todo en el sur de España.

Cap-roig: Cat. Ver cabracho.

Capa: Maniobra marítima consistente en aguantar el temporal por la amura con media máquina avante, para gobernar la nave.

Capear: En caso de temporal, quedarse a la capa.

Capitón (Liza ramada): Mugílido semejante al resto de los componentes de la familia. Ver mugil.

Caracol de tierra (Helix pomatia): El caracol vulgar –como todos los caracoles- es un molusco gasterópodo, con un cuerpo carnoso susceptible de ser puesto en el anzuelo. Es un cebo muy efectivo para los grandes ciprínidos, ya sea entero o troceado. Aunque no es un cebo tradicional de mar, puede constituir un eficaz sustituto para capturar algunas especies de las más usuales en la pesca deportiva. El caracol vulgar de tierra es apto para los lábridos, pero también para muchos otros peces, como la herrera por ejemplo, que pica también con decisión a este molusco terrestre.

Caracola de mar (Thais haemastoma): La caracola resulta un habitante frecuente de todas nuestras costas. Con este nombre genérico se designan varias especies de aspecto similar. La caracola de mar gusta de los fondos con abundante comida y de profundidad moderada. Es carnívora, predadora y carroñera, y llega a medir unos 10 cm. de altura. En ocasiones la encontraremos vacía, o bien ocupada por un cangrejo ermitaño. No hace falta recordar que, siempre que haya un cangrejo, éste será un invasor, pues el crustáceo no puede fabricar la concha que le protege. En efecto, la concha es creada siempre por el molusco que conocemos como “caracola”, cuyo cuerpo carnoso puede ser utilizado también para encarnar nuestros anzuelos. En España no es corriente emplearlo como cebo ni comerlo. No así en otros países, utilizada comúnmente para ambos fines. Para hacer acopio de estos moluscos, lo mejor es buscarlos en los puertos y dársenas, en cuyos fondos ricos en deshechos orgánicos proliferan.

Caracolillo: Ver bígaro.

Caramuxo: Gal. Ver bígaro.

Carángidos: Familia de peces pelágicos, generalmente predadores e interesantes para la pesca deportiva y comercial, que presentan dos aletas dorsales y la caudal ahorquillada, con todas las características de un buen nadador de aguas abiertas.

Cardán: También conocido como cañero, es la pieza en la que se sujeta la caña en el curricán de altura. La normativa IGFA establece que los cardanes nunca deben ser fijos ni permitir descansar al pescador. El único movimiento que se permite a los cardanes es el vertical.

Cardinal: Mosca clásica, tanto seca como ahogada, que se caracteriza por ser de color encarnado.

Cardumen: Ver bálamo.

Carena: Casco de la nave.

Carenar: Calafatear y reparar la embarcación.

Cargolí: Cat. Ver bígaro.

Carlysle: Modelo de anzuelo que se caracteriza por ser fino, cerrado y de pata larga.

Carnada: Nombre genérico para designar al cebo de origen animal, generalmente muerto.

Carpa (Cyprinus carpio): La carpa, considerada el rey de los ciprínidos, cuenta con varios tipos y subespecies que, dado lo complejo de sus procesos de hibridación, resulta difícil, si no imposible, de clasificar y encasillar. Originario de Asia, este pez se ha adaptado desde la antigüedad a la práctica totalidad de aguas continentales del mundo. Generalmente ha sido introducido con vistas a su cultivo en estanques, práctica que dominaron los chinos desde la más remota antigüedad. En nuestra península podemos encontrarlo en casi todas las aguas remansadas y es activo, aunque siempre desconfiado, durante casi todo el año, excepción de los meses más crudos del invierno, durante los cuales muchos ejemplares permanecen enterrados en el limo del fondo o bien reducen al máximo su actividad. Se alimenta de microorganismos que encuentra en el fondo, entre el cieno, o bien de algas. Se pesca mayormente a fondo, con caña de lanzado y cebos blandos, siempre naturales. Encontramos distintas variedades, mezcladas entre sí, como la carpa de espejos o real, o la carpa cuero, que apenas tiene escamas y se pesca con sistemas análogos. También su alimentación y costumbres son idénticas, así como los biotopos que comparte.  Todas ellas picarán estupendamente a los cebos de origen vegetal, como la patata cocida, el maíz –también cocido, por supuesto- la fruta en sazón, etc. Asimismo, boiles hechos a partir de pastas o engrudos donde se mezclan distintos materiales tales como la harina –de pescado, de trigo, de maíz- con aceites –vegetales y animales- y en ocasiones diversas especias y colorantes. Además se pueden incluir quesos, masillas animales, grasas, etc. Este tipo de cebo es muy utilizado para la pesca de ciprínidos y muchos pescadores tienen sus propias combinaciones. Es destacable su utilización para perseguir a especies de peces recelosos y de picada “lenta”, que se verán atraídos por las emanaciones de estos cebos, a los que, en forma de bolitas de diversa consistencia se los hará descansar sobre fondos con escasa o nula corriente. Por tanto, pescando carpas en el fondo de un lago, deberemos dejar que prueben el cebo, lo saboreen, y clavar únicamente cuando notamos que ya lo está devorando con tranquilidad. Podremos encontrar carpas en casi todas las formaciones de agua dulce con poca corriente, desde el lago del Parque del Retiro, hasta el embalse más limpio y oxigenado. No es una gran luchadora, pero sí es bastante desconfiada y se toma su tiempo antes de engullir nuestra carnada. Por eso, debemos tener siempre presente que estamos frente a una pesca de espera y antes de clavar se debe dejar al pez que coma.

Carpín (Carassius vulgaris): Es parecido a la carpa, con la cual hibrida. Se distingue por su menor tamaño y la ausencia de barbillones. Vive en los mismos lugares, pero acepta incluso espacios acuáticos más reducidos, más contaminados y con menor proporción de oxígeno. El pez rojo, morador omnipresente de los acuarios de agua fría, es una variedad doméstica del carpín común creada por los orientales en la antigüedad. Algunos autores catalogan esta subespecie con el nombre científico de Carassius aurata. En realidad, este pez, al igual que la carpa común, ha sido objeto de tantos cruces desde la más remota antigüedad que resulta difícil saber cómo era originalmente en su Asia natal. En España, en estado salvaje, el carpín presenta muchas y muy diversas libreas, que van desde los colores oscuros o verdosos, hasta los dorados, anaranjados e incluso blancos, con todas las variaciones y mezclas que podamos imaginar. Aunque no tenga ningún interés deportivo, a los niños les suele encantar capturarlos, por lo que cumple un buen papel como pez de iniciación. Además, dada su tolerancia a medios muy degradados, lo podremos encontrar en muchas charcas, a veces de aguas pútridas, por lo que es muy accesible. Pica a casi cualquier cebo de forma decidida, sin el recelo al que nos tienen acostumbradas sus primas mayores, las carpas. No sirve para comer, pero, si no quieren devolverlo al agua, pueden conservarlo vivo y mantenerlo en un acuario sencillo y de agua fría el tiempo que deseen.

Carrete: Instrumento mecánico que, asido a la caña, sirve para recoger el hilo. Los modelos principales son dos: los de bobina fija y los de bobina giratoria o multiplicadores.

Caruxo: Gal. Ver remol.

Carta de navegación: Plano detallado de la costa y de sus fondos.

Cascajo: Lecho de arena gorda con piedra rota.

Castañeta: Gal. Ver japuta.

Castañuela (Chromis chromis): La castañuela pertenece a una familia de peces coralinos, por tanto, oriunda de mares tropicales. No tiene ningún interés deportivo ni comercial, pero es muy abundante en nuestras costas mediterráneas. Es un pez ramoneador, que nunca nada en aguas libres y prefiere mantenerse cerca de piedras o de objetos sumergidos que le brinden protección. Vive en cotas inferiores a los veinte metros, siempre en aguas luminosas y templadas. Acostumbra a mantenerse en pequeños grupos, poco a nada cohesionados, sin formar nunca auténticos bancos. Cuando un predador entra en su radio de acción o bien cuando detectan comida en abundancia, se lanzan a toda velocidad, bien sobre el alimento, bien al abrigo de las rocas. Si lanzamos el cebo, sobre todo pescando a corcho, a poca distancia de la pared, las castañuelas darán buena cuenta de él. Pero raramente conseguiremos clavarlas, pues debido a su pequeña boca y a su forma de comer, es difícil que el anzuelo llegue a hacer blanco en sus insípidas carnes. De todas formas, con aparejos muy ligeros y anzuelos de menos del 0.12, lo podemos pasar bien. Especialmente si pretendemos aprender, pues repito, clavar estos peces que pican sin cesar es realmente complicado. Siempre se muestran activas pero, durante el verano, con el agua como un caldo, están pletóricas de actividad. No hay que olvidar que la castañuela es un pez proveniente de mares muy cálidos, y que se introdujo en el Mediterráneo a través del Canal de Suez.

Casting: En su acepción original, en inglés, sería lance o lanzado, lo que aplicado a la pesca equivaldría a pesca al lanzado.

Catalufa: Ver boga de mar.

Catamarán: Embarcación con varios cascos o flotadores.

Cataviento: Instrumento para conocer la dirección del viento.

Cayo: Pequeña porción de tierra que emerge sobre la superficie de la mar.

Caza-sub: Término de reciente creación pero muy utilizado, para designar a los pescadores submarinos.

Cazar: Tensar un cabo. Por extensión, “cazar” se aplica también a ciertos elementos de una embarcación, como serían, por ejemplo, cada una de las velas.

Cazón (Musterius asterias): Pequeño escualo costero muy común en nuestras aguas. Aunque no es una especie muy valorada, alcanza cierto precio en algunas lonjas. Se consume preferentemente en adobo.

Cebada: En los peces, constituye el acción de comer. Sobre todo se aplica este término cuando lo hacen en superficie.

Cebador: Herramienta muy similar a un tiragomas con cazoleta, que sirve para lanzar el cebo a un determinado lugar, con más potencia y precisión que si lo hacemos con las manos desnudas.

Cebar: Distribuir cebo, engodo o macizo en un lugar determinado, para luego pescarlo.

Cebo: Alimento para los peces.//2. Aquello con lo que se encarna el anzuelo.

Cedazo: Especie de redeño con muy poco fondo, fabricado generalmente de forma artesanal con malla de acero, que se utiliza para la pesca de angulas en la subida invernal por las rías del Cantábrico.

Cefalópodos (moluscos): Son moluscos de concha interna -salvo el pulpo- y que, como su nombre indica -cefa: cabeza, podos: pies-, tienen los pies en la cabeza, o, mejor dicho, las patas: tentáculos llenos de ventosas con los que apresan y sujetan a sus víctimas. Los más habituales son los calamares, pulpos y sepias. Constituyen la cumbre evolutiva de los invertebrados.

Centolla (Maja squinado): Cangrejo de gran tamaño muy conocido por su importancia gastronómica, pues es uno de los más deliciosos. Es un crustáceo lento y torpe, que fía su estrategia vital a sus dotes de camuflaje. De régimen bentónico, es muy perseguido con nasas y trampas similares.

Centollo: Ver centolla.

Cepo: Pieza de un tipo de ancla que va bajo del arganeo. Puede ser de distinto material que el ancla a la que acompaña.

Cerco (Arte de): Artes que se calan de forma vertical y trabajan rodeando al cardumen de peces, para luego, bien enmallarlos, o bien cerrarlos formando un embudo.

Cetrárquidos: Familia de peces de agua dulce originarios de Norteamérica, de gran interés para la pesca deportiva debido a su voracidad. Los más conocidos en nuestras latitudes son el bass y el perca sol.

Chambel: Aparejo sencillo de fondo, en origen para pescar a mano desde embarcación, que se caracteriza por poseer varias hijuelas amarradas a la línea madre.

Chaparaña: Gal. Ver chopa.

Chaparella: Gal. Ver chopa.

Chaplar: Chapoteo u onda que se produce en el agua cuando el pez come en superficie. Se emplea más referido a los peces marinos.

Char: Término anglosajón para designar a varias especies de salmónidos. En castellano, equivaldría a “truchas no verdaderas”, es decir, salmónidos parecidos a las truchas pero que no lo son en puridad. Ejemplo de chars serían los distintos tipos de salvelinos, la trucha Dolly Varden, etc.

Cherna: Nombre común que se aplica a varios serránidos de gran tamaño, como el mero común.

Chicharrera: Aparejo concebido para pescar chicharros y especies similares, con un número indeterminado de anzuelos empatados a cortas hijuelas que van, a su vez, a la línea madre, en cuyo extremo se coloca el plomo (generalmente de tipo pera o gota, de peso variable en función de la acción de la caña). Se lanza y recoge, caceando –curricán- a media agua. Los anzuelos no van cebados –en ocasiones irán limpios, aunque en ese caso es mejor que sean plateados (tipo crystal o similares)- o llevan una pequeña pluma, un trozo de lana, papel de aluminio o cualquier cosa que simule una pequeña presa. El chicharro o jurel se clava solo, por efecto de la tracción constante que debemos imprimir al aparejo al traerlo recogiendo, con cuidado de no ejecutar movimientos violentos ni tirones bruscos, pues este pez tiene la boca muy frágil y es demasiado frecuente rompérsela y perderlo.

Chicharro: Ver jurel.

Chinchorro: Embarcación auxiliar a remos, muy pequeña y frágil.

Chipa: Ver piscardo.

Chirla (Venus gallina): Molusco bivalvo parecido a la almeja, pero de menor importancia gastronómica y comercial. No obstante, como cebo sirve igualmente.

Chivo: Por este nombre conocemos a un señuelo artificial empleado tradicionalmente en el Cantábrico para pescar lubinas a la cacea o curricán. El cuerpo es de plomo, de forma parecida a las cucharillas ondulantes, aunque algo más grueso y alargado, y terminaba en dos grandes anzuelos camuflados por largos pelos de barba de chivo, o penachos de maíz. Antes de pescar se les saca brillo con un cuchillo –el plomo pronto se vuelve mate- y se curvan un poco para que su movimiento resulte más atractivo en el agua. Como pesan bastante permiten largos lanzados, pero, por la misma razón, hay que traerlos bastante rápido. Son muy eficaces para tentar a la lubina de buen tamaño en las más duras rompientes, haciéndolos casi volar por encima del agua y en las crestas de las olas.

Choco: Ver sepia.

Chopa (Spondiliosoma cantharus, Cantharus cantharus): Este espárido del género Spondiliosoma, se caracteriza por poseer una silueta que nos recuerda a la del sargo común, si bien es ligeramente más redondeada. Además, su color, de tintes cenicientos, constituye otra de las particularidades de esta especie, lo que le ha originado su nombre vulgar en muchos idiomas. Otra diferencia apreciable la encontramos en su dentición, ya que presenta unos pequeños dientes punzantes en el lugar que correspondería a los incisivos de los sargos. También constatamos la ausencia de molares. La dieta de la chopa es omnívora, con más presencia de elementos de origen vegetal de lo que es habitual entre los espáridos, lo que acredita el verdín que encontramos a menudo en sus vísceras. Aunque se trata de un pez de distribución litoral, raramente se acerca mucho a tierra, a no ser que encuentre profundidades de más de la decena de metros o en sus incursiones nocturnas. No obstante, sobre todo durante las noches del estío, puede ser capturada a media agua casi pegada a los muelles y diques de los puertos. Pero lo más frecuente es que este pez se encuentre en el fondo, a cierta distancia de la línea costera, integrando bálamos numerosos. Le gustan los fondos mixtos, con preferencia por los lechos de limo, arena y rocas, así como los escalones submarinos y los bajíos sembrados de posidonia. Su comportamiento gregario es todo un aliciente para su pesca, que puede resultar francamente divertida si damos con un buen banco. La chopa presenta muchas virtudes para la pesca deportiva. Alcanza un tamaño razonable (puede llegar al medio metro), ataca con avidez a casi cualquier cebo y traga con decisión. La picada es franca, generosa, y lo normal es que se clave sin que tengamos que poner nada de nuestra parte. Se pesca a fondo, con cualquier aparejo y cualquier cebo, sin que sea tampoco exigente en cuanto al grosor del sedal o al tipo de anzuelo.

Chuparrocas: Ver pez ventosa.

Ciar: Bogar marcha atrás.

Cigala (Homarus gammarus, Homarus vulgaris): Crustáceo exquisito cuya pesca es patrimonio casi exclusivo de los profesionales.

Cigarra de mar: Ver santiaguito.

Cimarrón: Ver atún rojo.

Ciprínidos: Familia de numerosos peces de agua dulce. Comprende buena parte de las capturas del pescador que practica su afición en aguas remansadas o en el curso medio y bajo de los ríos. Entre otros, en esta familia encontramos a la carpa, el cacho o la boga de río, por citar sólo algunos.

Clinch: Uno de los nudos más sencillos y empleados en la pesca. Sirve para amarrar la línea a cualquier pieza que tenga un ojo por donde pasar el sedal, como un quitavueltas o un anzuelo con ojal.

Cloque: Garfio de hierro forjado con una soga para afirmarlo en la muñeca, del que se valen los almadraberos para ganchear a los atunes.

Clorofíceas: Nombre genérico para designar a las algas de color verde.

Clupeidos: Familia de peces marinos y migratorios de gran importancia comercial. Viven en bálamos y suelen ser pelágicos. Entre otros, cabe destacar al arenque, la saboga o la sardina.

Cobrar: Halar un cabo.//2. Echar el pez bordo o a tierra.//3. Atraparlo sin que pueda escapar.

Cochinilla de mar (Ligia oceanica): Crustáceo que habita la zona intermareal. Lo encontramos en las grandes rocas al límite de la marea y constituye un buen cebo poco conocido.

Cofa: Pequeña plataforma para realizar tareas de vigilancia y avistamiento situada por lo general en lo más alto de la jarcia.

Cohombro de mar: Ver holoturia.

Cloque: Ver gancho.

Cola (del pez): Ver aleta caudal.

Cola de rata: Línea especial de longitud variable y distinto grosor por tramos (en origen de mayor a menor grosor imitando la forma del rabo de dicho roedor) que se empalma a una línea especial del carrete o backing por un extremo y por el otro a una línea más fina, llamada terminal o trenzado. Se utiliza únicamente para la pesca a látigo.

Colmilleja (Cobitis marrocana): Pequeño cobítido frecuente en el sur peninsular adaptado a los cursos que sufren grandes estiajes. Puede sobrevivir respirando aire durante cierto tiempo. Debido a su pequeño tamaño, no tiene interés para la pesca deportiva, salvo como cebo.

Compás: Instrumento de navegación para medir distancias y posiciones en la carta. Puede ser de gobierno o de marcaciones.//2. Brújula.

Comiza: Ver barbo comizo.

Conchafina: Ver coquina.

Congrio (Conger conger): Tiene aspecto anguiliforme y vive en los agujeros y cuevas del fondo o de la escollera, de donde raramente sale de día. Es, por tanto, un animal eminentemente nocturno que puede llegar a pesar más de treinta kilos. Desova, como la anguila, en el Mar de los Sargazos, y, tras la puesta, muere. Es un feroz carnívoro que puede tragar casi cualquier cosa, y son innumerables las anécdotas acerca del contenido de las vísceras de este pez, donde se han encontrado cosas inverosímiles. Si picase en nuestro aparejo, debemos tener cuidado y no proceder a desanzuelarlo como si de un pez normal se tratase. El congrio posee una boca temible, con una especie de diente en forma de cuña que puede cortar como unos alicates. Lo mejor es, una vez puesto en tierra y antes de cualquier otra cosa, propinarle un duro golpe con algo contundente, pisarle con fuerza la cabeza y sin aflojar la presión, cortarle con un cuchillo la espina dorsal justo detrás de la cabeza.

Copo: Parte posterior del arte. Es la bolsa o el saco que forma la red en su parte más profunda y alejada de la relinga.

Coquina (Donas vittatus): La coquina, también conocida por conchafina y xarleta, entre otros nombres, es uno de los moluscos bivalvos más bellos. Vive enterrada a escasa profundidad en las zonas intermareales. Prefiere los grandes arenales y se desplaza con bastante frecuencia ayudada con un pié fuerte y carnoso. Incluso, algunas noches, podremos observar el rastro de sus desplazamientos grabado en la arena mojada. Este molusco es un manjar, sobre todo crudo. Pero también es eficaz como carnada. Además, posee la ventaja de ser relativamente abundante en muchas playas y, puesto que se entierra a poca profundidad, podemos recolectarlo fácilmente en los sitios que habita. Es ideal para cebar aparejos de fondo y surf casting, especialmente si pescamos en lechos de arena. El mayor inconveniente que presenta es que su tamaño es reducido, por lo que resulta más adecuada para encarnarla en anzuelos de pequeño o mediano tamaño, destinados a herreras, peces planos, etcétera.

Coral: Pólipo marino muy greagario, cuyos esqueletos calcáreos forman grandes estructuras y arrecifes en los mares tropicales.

Corcheo (pesca al): Pesca que se practica con flotador o corcho, en la que se trata de suspende el cebo a cierta altura de la superficie. Según sean sus características hablaríamos de pesca a la inglesa, a la boloñesa o al coup.

Corcho: Flotador usado para la pesca con caña. //2. Flotador que sujeta la relinga superior en un arte.

Corcón: Ver mujol.

Coreana: Ver gusana coreana.

Cormorán: Ave costera muy común que caza pececillos buceando. Es de color oscuro y vuela batiendo enérgicamente las alas casi a ras de agua.

Cornamusa: Pieza sólida de abordo donde se afirma un cabo.

Corral: Pequeña almadraba cuya diferencia esencial es que la cámara o copo del mismo, queda en seco durante la bajamar.

Corralet: Variante levantina del corral, de aspecto un tanto complicado y forma circular; se compone de varios compartimentos dentro del circunferencia exterior.

Correr (el temporal): Es lo contrario de capear. En este caso no nos enfrentaríamos al temporal aguantándolo por la amura, sino que navegaríamos con la mar por la aleta.

Corroich: Cat. Cabracho.

Corva: Ver corvina.

Corvallo: Cat. Ver corvina.

Corvina (Sciane umbra): La corvina, como todos los esciénidos, es un pez cada vez más raro en nuestras aguas. Además, frecuentemente es confundido con otros integrantes de esta familia, que pueden alcanzar mayores tamaños –como el verrrugato- y son, lógicamente, más perseguidos. De hecho, la corvina no suele llegar a los cuatro kilos y vive en zonas poco profundas, entre los 5 y los 15 metros. Este precioso pez es un gran luchador, por lo que hará las delicias de los pescadores deportivos. Pieza muy codiciada por los pesca sub, también proporciona grandes alegrías cuando la sentimos en la puntera de la caña. Su defensa es siempre enérgica, lo que contrasta con su aspecto de pez tranquilo y poco nadador. Tiene una librea muy característica, con ribetes dorados y verdosos, y una particular boca, desplazada ligeramente hacia abajo. Este efecto producido por la colocación atrasada de la mandíbula inferior, así como su peculiar silueta, hacen inconfundible a esta especie. Se pesca con cañas de lanzado pesado y aparejos de fondo, que es donde busca su alimento, mayormente de noche. Su dieta es carnívora y acepta la mayoría de los cebos de origen animal más empleados, como son los anélidos, los moluscos o los pequeños crustáceos.

Corvina (Scianena hololepidotus): Esta especie emparentada con la anterior recibe también ese nombre en las zonas donde habita, que, en nuestras aguas, se limitan al Mediterráneo y al Atlántico sur, lo que incluye el Estrecho de Gibraltar. Puede llegar a pesar más de 50 kg. y se pesca con aparejos de mayor envergadura. En Huelva hay verdaderos especialistas en su captura, cada vez más rara. Se pesca preferentemente en embarcación y, siempre que se puede, se utiliza sepia viva, quizás la mejor carnada que se le puede ofrecer.

Costado: Cada uno de los lados que forman el casco de la nave.

Costear: Navegar paralelo a la costa viendo tierra.

Costilla: Ver cuadernas.

Cote: Cada una de las partes de un nudo.//2.Nudo llano.

Coto: Zona delimitada de pesca donde se deben seguir una serie de normas específicas.

Coup (pesca al): modalidad de pesca que se desarrolla en aguas remansadas, sobre todo persiguiendo ciprínidos con cebo, ya sea a flotador o a pulso. Se utilizan cañas largas, generalmente sin carrete y, muy a menudo, enchufables. Además, se ceba previamente el puesto de pesca, en el que se permanece inmóvil toda la jornada. Es una pesca estática, cada vez más sofisticada, en la que se utiliza material muy específico.

Crankbaits: Señuelos artificiales concebidos para predadores de aguas continentales, como el bass,  el lucio o la lucioperca. Tienen una forma de nadar sinuosa y, supuestamente, imitan a diversos animales, desde pececillos a ratones. Son muy populares y efectivos.

Cree: Hackle tricolor.

Cresta: La parte más alta y sobresaliente de una ola.

Crisálida: Ninfa de los insectos lepidópteros.

Crustáceos: Artrópodos, en su mayoría acuáticos, cubiertos generalmente de un caparazón más o  menos rígido, formado por una sustancia quitinosa  y de carbonato cálcico, que hace las veces de un esqueleto externo. En la cabeza se aprecian dos pares de antenas,  que, en algunos casos, poseen también funciones natatorias. A los crustáceos pertenecen todos los cangrejos, las langostas, las quisquillas, camarones, etcétera.

Crystal: Por este nombre conocemos a un determinado modelo de anzuelos muy populares de pata fina.

Cuadernas: Son las costillas, el esqueleto que conforma el casco de la embarcación, fijadas a ambos lados de la quilla de forma simétrica.

Cuaderno de Bitácora: Libreta de a bordo donde se anotan todos los elementos reseñables de la travesía, incluyendo la estima de la posición, los elementos meteorológicos, etc.

Cuadrante: Cada una de las cuatro partes en que las que se divide la rosa de los vientos, es decir, N, S, E y O.

Cuarta: Cada uno de los 32 rumbos en que se divide la rosa.

Cucharilla: Señuelo artificial que consiste en una "cuchara" o paleta, cuyo movimiento produce vibraciones con objeto de provocar el ataque del pez. Básicamente, son de dos tipos: giratorias y ondulantes: A) Cucharillas giratorias: Clásicas para la pesca de salmónidos en río, son aceptadas además por una amplia variedad de especies piscícolas, tanto continentales como marinas. Su principio es sencillo: una paleta giratoria de metal montada sobre un cuerpo también metálico, plomado o no, con o sin adornos (cuentas de colores, penachos de distintos materiales etc.). La paleta gira por efecto de la corriente del agua sobre el cuerpo de la cucharilla. Se diferencian en dos grandes grupos: las de paleta fina y alargada, y las de paleta ancha y redondeada. Se decía que las de paleta fina imitaban a un pez y las que la tenían redondeada imitaban a un insecto. No podemos comprobar cuanto de verdad existen en esta afirmación asumida de forma casi universal. Sin embargo, el manejo de ambas difiere en algún detalle, pues las paletas redondas ofrecen mayor resistencia en el agua y girarán bien aunque las traigamos más lentamente o la corriente sea menor. Cuanto más fina sea la paleta, el efecto contrario se acentuará y el trabajo en la puntera será también menor. B) Cucharillas ondulantes: En el río se utilizan mucho menos que las giratorias, y mucho más que éstas para lagos y aguas marinas. En cualquier caso, también dan buen resultado en el río, y en la mar se revelan como excelentes para muchos predadores de agua salada. Son artilugios también metálicos, con forma alargada, ovalada, más o menos rectangular y un poco curvada. La técnica que se emplea para pescar con ellas se parece mucho a la de la cucharilla giratoria. Al igual que las giratorias pueden ser lisas o con dibujos, pintas, brillantes, mates, de un solo color o de fantasía cromática.

Cul de canard: Que traducido sería “culo de pato”. Plumaje de suma importancia para muchos montajes de moscas artificiales. Generalmente se emplea para confeccionar las alas, pero también para otras partes, como el abdomen en algunos modelos de ephemerellas

Compartir este articulo :

 

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L
M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z

 

 

 

 

Pagina principal   |   Como incluir un anuncio aquí   |   Publicidad   |   Noticias & Actualidad   |   Anuncios gratis    |   ¡TV en vivo!
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2015 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente