¡ Lo ultimo !    │   Anuncios Gratis   │   Publicidad

 

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 
Ferrari, Renault, Mercedes y BMW abandonaran la actual Formula 1

Las escuderías más importantes del circo mundial anuncian la puesta en marcha de una competición paralela en el 2008   fuera del control de Bernie Ecclestone, propietario de la competición

El comunicado fue publicado en el sitio de Internet de la GPWC (Grand Prix World Championship), la asociación que agrupa a Ferrari, Mercedes, BMW y Renault, las fábricas que en este escrito le cuestionan a Ecclestone la distribución de las ganancias en la Fórmula 1 actual.

"GPWC Holdings encargó a International Sports and Entertainment (ISE), firma líder en el marketing y management en el deporte de alto nivel, que comience a preparar inmediatamente la estructura operativa y comercial de una nueva competición que debería comenzar, como muy tarde, en 2008", sostuvo el comunicado que reprodujo la agencia ANSA.

ISE es un emprendimiento conjunto creado a comienzos de 2003 por dos gigantes de la publicidad y los derechos de televisión (la francesa Publicis y la japonesa Dentsu) y entre sus clientes figuran el Comité Olímpico Internacional (COI) y la FIFA.

Un grupo integrado por expertos en marketing, deportes de motor, negocios y entretenimientos -agrega el comunicado-, "está preparando el terreno para un nuevo tipo de campeonato que conservará los puntos de fuerza de la F-1 eliminando, al mismo tiempo, sus aspectos débiles".

"La Nueva Serie será proyectada teniendo en cuenta los intereses de las partes involucradas: el público, las escuderías, los propietarios de los circuitos y los demás socios vitales", continúa el comunicado.

Jurgen Hubbert, presidente de GPWC Holdings, afirmó que "se fue más que paciente con el actual management de la Fórmula 1, pero los eventos recientes evidenciaron que se precisa una estructura que garantice un futuro estable y próspero de este deporte".

Ecclestone se queda con la mayor tajada y las escuderías corren con los gastos

El descontento de las principales constructoras se basa en el fracaso para alcanzar un acuerdo con SLEC, la firma de Ecclestone, para una redistribución de los ingresos de la Fórmula 1, sobre todo de los dineros por derechos de televisión.

La GPWC, agregó el comunicado, buscó desde su creación en mayo de 2001, acordar con SLEC "cuatro objetivos primarios: 1) asegurar una estabilidad a largo plazo para el deporte, 2) mejorar significativamente los beneficios económicos de todas las escuderías, 3) alcanzar la más alta audiencia posible y 4) garantizar trasparencia".

El 19 de diciembre pasado, Ecclestone, los directores de GPWC y los bancos accionistas que poseen el 75 por ciento de SLEC (Bayerische Landesbank, JP Morgan, Lehman Brothers) y Bambino Holdings (propiedad de Ecclestone) suscribieron una carta incluyendo esos objetivos, dice el texto.

Pero el 23 de abril de 2004 "algunos accionistas" de SLEC no respetaron "algunos puntos claves" y la GPWC "decidió interrumpir las tratativas y recomenzar el camino hacia la organización de una nueva serie", concluyó el comunicado.

Descontento con el nuevo reglamento

Otras fuentes indicaron, sin embargo, que además del aspecto económico, el anuncio de una nueva categoría se debería al desacuerdo de las cuatro escuderías con los cambios reglamentarios que quiere imponer Ecclestone para la próxima temporada.

Las variantes más significativas serían la unificación de todas las máquinas en ocho cilindros contra los diez que se utilizan en la actualidad y la elevación de la altura de los autos, en busca de menos velocidad en las curvas y emparejamiento entre las escuderías.

El anuncio fue formulado sólo horas después de que Ferrari quedara enfrentada con el resto de las escuderías, que la acusan de no apoyar los cambios para reducir los gastos actuales en la categoría.

En 2006 vence el Pacto de la Concordia, suscripto por todos los equipos que participan de la categoría, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y Ecclestone, que regula los recursos económicos de la categoría.

"La Fórmula 1 debe renovarse, pero es inaceptable que las escuderías reciban sólo 47 por ciento de los ingresos por la venta de derechos de televisión y apenas un cuarto de las ganancias globales del circo", se quejó Jean Todt, director deportivo de Ferrari y su representante en la GPWC.

Los derechos de televisión de la Fórmula 1 en 2003 supusieron 375 millones de dólares, según el periódico inglés The Economist.

Luca Cordero de Montezemolo, presidente del Grupo Fiat al que pertenece Ferrari, había clamado que "en ningún deporte los protagonistas se llevan un porcentaje de ingresos tan bajo".

Sin embargo, Ecclestone advirtió durante el pasado fin de semana que los porcentajes de ingresos podrían aumentar, "sólo si se incrementa el número de Grandes Premios", que para 2005 podrían subir a 19, lo que aceptarían todos los equipos menos Ferrari.

En este contexto, hacia 2008, cuando el Pacto de la Concordia deje de tener vigencia, la mayoría de los escenarios, una herramienta clave para el control de la categoría, serán propiedad o tendrán manejos de empresas ligadas a Ecclestone, incluyendo los nuevos grandes premios en Asia

 

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Pagina principal   |   Como incluir un anuncio aquí   |   Publicidad   |   Noticias & Actualidad   |   Anuncios gratis    |   ¡TV en vivo!
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2015 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente