¡ Lo ultimo !    │   Anuncios Gratis   │   Publicidad

 

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 
Consejos prácticos para romper la baraja y forrarse definitivamente con la propiedad intelectual.

David Bravo da una lista de directrices a la industria discográfica para que esta continúe forrándose definitivamente con la propiedad intelectual.

La industria tomará las medidas que hagan falta para protegerse a sí misma y a sus beneficios. No perderá esa entrada de dinero pase lo que pase”

Steve Hackler, Vicepresidente de Sony

Cuando leí esta declaración quedé impresionado por su sinceridad. ¿Conservar los beneficios pase lo que pase? Si ese es el objetivo y realmente se ha de conseguir caiga quien caiga, ¿por qué la industria no va a por todas? Por ello, y haciéndome pasar por un ejecutivo de una discográfica, lancé estas útiles directrices:

1.- Detengan de una vez a los imbéciles que cuentan el final de las películas.

Cuando fui a ver en su estreno la película “Los Otros” un gracioso salió del cine contando el final y desvelando la sorpresa a toda la cola que esperaba la siguiente sesión. Muchos perdimos gran parte del interés y decidimos no entrar a la sala. No hace falta ser muy avispado para darse cuenta de que esa escena que se repite en todos los cines de todas las ciudades del mundo causan considerables perjuicios económicos que no tienen porqué tolerarse. Y no solo eso, Internet está contaminada de tipos que se dedican a destripar todas las películas sin ningún reparo y para colmo el otro día vi que Javier Coronas en “Lo + Plus” desvelaba el sorprendente final de “El Sexto Sentido”, algo que en pleno apogeo comercial de esa película ya hizo Javier Sardá en el programa más visto de la televisión. ¿Cuántas entradas se dejaron de vender por esas gracietas? Detengan a esos enemigos de la cultura, ya está bien de ir de buenos. Con los piratas: tolerancia cero.

2.- Encerremos a los protestones.

El otro día la cantante de Tahúres Zurdos llamó a las cosas por su nombre y calificó a los usuarios de P2P como “gentuza” y “ladrones”. Seguro que más de un llorica irá de ofendido y se creerá que tiene derecho a la réplica. La libertad de expresión hoy en día no es como antes donde solo hablábamos los señores que teníamos acceso a los medios de comunicación. Hoy cualquier pendejo electrónico puede decir lo que le de la gana en Internet. No se confundan, estoy de acuerdo con la libertad de expresión, pero una cosa es libertad y otra libertinaje. Para dejar las cosas claras tenemos que contratar un ejército de abogados que rastree Internet y plante denuncias a todo aquél que tenga el teclado demasiado ligero. Ya verán como cuando caigan tres de ellos los demás dejan de hablar y se van otra vez al chat de ligue del que nunca debieron salir.

3.- Hagan la lobotomía a los artistas.

Va en serio: los que piensan por si mismos son un engorro y terminan mordiendo la mano que les da de comer. Algunos han olvidado que su trabajo consiste en crear productos que nosotros vendemos y no en ir de intelectuales dando sus opiniones sobre cualquier cosa y mucho menos sobre nuestra industria. Es cierto que cuando abran la boca siempre podemos retirarles los discos de las tiendas hasta que se retracten de sus declaraciones como hicimos con Alaska, pero esto, además de ser muy molesto, es un sistema lento y anticuado. ¿Qué tal si directamente contratamos a los que no piensan o a los que solo saben largar todas esas cosas que se nos ocurren en los despachos? Si han escuchado a Natalia de Operación Triunfo hablar sobre la piratería saben exactamente a lo que me refiero. Se me cae la baba cada vez que la escucho decir que su lema es “Di no a la piratería, di sí a la música”. ¡Ese es definitivamente el camino!

4.- Acaben de una vez con los directores de las malas películas.

¿Alguien ha visto “Kárate a Muerte en Torremolinos” o “Slam”? ¿Hay algo que perjudique más a la industria que películas como éstas? ¿Existe alguna razón de peso para justificar que los directores de productos como estos continúen todavía en libertad? Propongo su busca y captura. La salud de la industria lo agradecerá.

5.- Acaben también con los directores de las buenas películas.

Seamos sinceros de una vez: aquí estamos para ganar pasta. Ya vale de hablar de cultura porque no es de eso de lo que se trata. No queremos películas de grandes autores para que vayan a verlas los cuatro gafotas intelectuales de siempre, aquí lo que queremos es a Will Smith sin camiseta y matando marcianos a hostias. Queremos llenar cines, vender muchas entradas y forrarnos, así que ya está bien de dar dinero a esos supuestos genios cuyas películas solo ven los que se han creído que el cine puede ser algo elevado. Las buenas películas son sencillamente perjudiciales para la taquilla. Dejemos de producirlas de una vez. No seamos acomplejados incapaces de comprender que el cine es solo una mercancía. Mi lema es: “Adiós Woody Allen, bienvenido Vin Diesel”.

6.- Ha llegado la hora de despedir a los buenos músicos.

Por supuesto lo anterior se hace extensivo a la música. ¿Se puede saber por qué existen todavía los cantautores cuando tenemos a Malena Gracia? ¿Dónde van a estas alturas con la guitarrita a cuestas? ¡Por el amor de Dios que estamos en el siglo XXI!. Además ¿qué tiene de pegadizo un estribillo que diga “un muerto encierras”? Es deprimente y nadie sabe lo que significa. ¿Que yo encierro un muerto? ¿Dónde? Compárenlo con “chachi que si, chachi que no”. ¡No hay color! Es claro, directo y solo con escribirlo me entran ganas de ponerme a bailar. Esos trasnochados de los cantautores pueden ir haciendo las maletas, que den la plasta con sus neuras ideológicas y sentimentales a los familiares y amigos. Aquí a lo que se viene es a vender discos. Aquí a lo que se viene es a ganar pasta.

Fuente

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Pagina principal   |   Como incluir un anuncio aquí   |   Publicidad   |   Noticias & Actualidad   |   Anuncios gratis    |   ¡TV en vivo!
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2015 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente