Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 
Mujer sadomasoquista revela sus sórdidos secretos de alcoba

En su libro “Confesiones de una dómina”, Lara Sterling cuenta cuáles fueron las peticiones más bizarras que le hicieron cientos de clientes durante tres años.

Lara Sterling ya guardó en el armario el látigo con que azotaba a sus "clientes esclavos" y los tacos agujas con que los pateaba y pisaba sin cesar. Ahora que su libro "Confesiones de una dómina" arrasa en las librerías españolas, esta estadounidense de 34 años sueña con ser escritora y dejar atrás los tres años en que practicó el sadomasoquismo bajo el seudónimo de Mistress Vita.

En 256 páginas Sterling narra algunas de las historias que acumuló con los hasta tres clientes diarios que martirizaba a cambio de 300 euros (231 mil pesos) por sesión. Llegó a tener mucho dinero y se dio la gran vida, primero en Estados Unidos y luego en España, pero hace dos años se hastió de su estilo de vida extremo, del riesgo que corría con cada cliente y tener que fingir que lo pasaba bien.

Hoy ya no es una dominatrix. Dedica su tiempo a terminar de escribir otras dos novelas que tiene en barbecho y a promocionar su libro en la televisión. Es más, ahora se define como una chica universitaria normal y se apura en contar que estudió historia y política.

Su vida, sin embargo, no está del todo resuelta. Si bien dejó el dinero fácil, en el camino perdió a casi todos sus amigos y está a la espera de lo que ocurrirá con sus conservadores padres que aún no saben de sus andanzas.

-¿Cómo llegaste a ser una dominatrix?

-Estaba haciendo un documental sobre rock latino y me endeudé mucho. Trabajaba como editora en una revista pornográfica, pero el dinero no me alcanzaba. Estaba agobiada. Hasta que en un recital conocí a una joven que era dómina y ganaba mucho dinero. En dos sesiones reunía lo mismo que yo trabajando 40 horas semanales.

-¿No te cuestionaste nada más?

-No, quería la plata. Al comienzo fue chocante porque no sabía que los hombres iban a estar desnudos. Claro que sólo era un juego sexual, jamás tuve penetración con un cliente, por eso es distinto a lo que hace una prostituta. Ellos buscan que uno sea una diosa; sienten placer con el masoquismo, al ser humillados, cuando uno los trata como a un perro.

-¿Qué tipo de hombres son ellos?

-Tienen un nivel de cultura alto, aunque no todos son ricos. En general para tener esta vida interna de fantasía tienen que tener cerebro. La gente tonta no se plantea el sadomasoquismo. Los que van donde una dominatrix son más inteligentes, por lo mismo uno está jugando con fuego.

-¿Pero sentías placer al maltratarlos?

-Para mí era un trabajo, no tenía conexión emocional. Hay otras dominatrix por vocación, pero yo no quiero tener a un esclavo de novio... pero sí, muchas veces, lo pasé bien con clientes.

-¿Y por qué abandonaste el oficio, entonces?

-Cada vez que contaba lo qué hacía, me decían que estaba enferma, pero yo no lo creo así. Yo no soy víctima del sexo, soy víctima de la sociedad. Me salí porque ya estaba deprimida; no estaba preparada para que mi trabajo fuese visto como algo malo, como le pasa a las prostitutas o a las strippers. La moraleja de mi libro es que no debemos condenar a las mujeres más que a los hombres que buscan el masoquismo.

Fuente

Compartir este articulo :

 

 

 

Pagina principal   |   Como incluir un anuncio aquí   |   Publicidad   |   Noticias & Actualidad   |   Anuncios gratis    |   ¡TV en vivo!
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2015 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente