Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

AUDITORÍAS EN TODAS LAS COMUNIDADES SOBRE SUS CUENTAS

Mariano Rajoy ha avanzado esta tarde, en la primera rueda de prensa real que ha convocado en lo que va de año, "los principios que inspirarán" el borrador del programa electoral con el que competirá en las próximas elecciones generales.

El líder del PP ha aprovechado la cita que tenía esta tarde con sus barones regionales, en teoría para analizar con ellos los resultados de las elecciones del 22 de mayo, para fijar las posiciones y compromisos de austeridad que esos dirigentes tendrán que aplicar en sus comunidades en cuanto lleguen al gobierno. Algunos de esos principios son muy genéricos. Otros no. Sobre su futurible rival del PSOE en las elecciones de 2012, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha querido explayarse pero sí ha recordado que debería dimitir de sus cargos en el Gobierno como hizo él cuando fue proclamado por José María Aznar en el verano de 2003. También ha dicho que no le teme "porque no es Usain Bolt", el campeón y plusmarquista mundial de 100 y 200 metros.

El presidente del PP asegura que los presidentes autonómicos de su partido no gobernarán comunidades con más de 10 consejerías. También que reducirán el número de altos cargos y que compartirán el uso de los coches oficiales, aunque en este caso en la medida de lo posible. También demandó al Gobierno central, en poder del PSOE, que convoque ya en breve un Consejo de Política Fiscal y Financiera y también una Conferencia de Presidentes, y hasta una reunión de la Federación Española de Municipios y Provincias. Y les fijó a esos órganos incluso el orden del día: poner un límite o techo tanto al gasto como al endeudamiento de esas instituciones.

Los periodistas no desaprovecharon la excepcional ocasión para interrogar a Rajoy sobre todos los temas posibles. Sacaron pocas conclusiones en claro. Pero sí algunas. Por ejemplo, el líder del PP aclaró que su número dos, María Dolores de Cospedal, la nueva presidenta de Castilla-La Mancha tras el 22-M, seguirá como secretaria general del partido mientras él sea presidente. También que no hay decisión sobre la convocatoria del congreso del partido que debía celebrarse en estas fechas.

Sobre pactos poselectorales, Rajoy ratificó que el PP está dispuesto a negociar y hasta pactar con todas las fuerzas democráticas que hay en España excepto con Bildu. Sobre la situación en el País Vasco, eludió de todas las maneras posibles afirmar que un pacto directo o indirecto de los socialistas que permita a Bildu gobernar alguna institución pueda poner en peligro su acuerdo general para mantener al socialista Patxi López como lehendakari. Dijo únicamente que pide un poco de "sentido común" a todos los actores en cuestión. En ese escenario de pactos posibles, Rajoy no excluye incluso una posible alianza con FAC, el partido de Francisco Álvarez Cascos, en Asturias. 

Preocupación por la tesorería

La mayor preocupación que ha demostrado Rajoy tras la comparecencia de hoy ha sido sobre la situación económica y financiera de las comunidades autónomas. Y en particular puso en duda el estado de recaudación de los impuestos. Fue en ese sentido en el que enmarcó el programa de austeridad que se han comprometido a aplicar "en breve" los presidentes autonómicos del PP. El líder del Partido Popular abundó en que ahora lo primero que tienen que hacer los nuevos responsables de las comunidades hasta ahora gobernadas por dirigentes sociales es "la verificación de la situación de tesorería" y la "comprobación de los ingresos previstos en 2011". Rajoy anunció que en esos ámbitos de actuación se deberían poner en marcha portales que favorecieran la transparencia, en los que se registraran la remuneración de los altos cargos y también el modelo de contratos de esas administraciones.

La propia convocatoria de la rueda de prensa de Rajoy en la sede central del PP 10 días después de las elecciones autonómicas y municipales ya se convirtió en noticia. La novedad estriba en que es la primera vez en este año en que el líder del PP cita a la prensa en la sede nacional del partido para responder a preguntas. El año pasado solo lo hizo una vez, en Navidades, para hacer un análisis del año. Rajoy concede a veces algunas preguntas en sus viajes al extranjero y en contadas ocasiones cuando recorre España. Este año, según los cálculos del PP, ha admitido preguntas en siete ocasiones, la mayoría de ellas dos o tres cuestiones rápidas en viajes a Bruselas o Barcelona. Para poder hacer una pregunta al líder del PP, una vez al mes como mucho, los informadores que le siguen habitualmente han tenido que desplazarse a Pamplona o Berlín, por ejemplo. Además, en esos casos suele utilizar la excusa de que está en un viaje con una agenda especial para evitar contestar preguntas sobre su gestión en el partido, en especial sobre los asuntos relacionados con la corrupción y los imputados en las listas.

Rajoy no aceptó preguntas de la prensa ni siquiera después de su gran victoria del 22 de mayo –al contrario que el presidente Zapatero, que sí lo hizo el mismo día de la derrota del PSOE, por la noche-. Sin embargo, la presión y la enorme tranquilidad interna que vive ahora el PP, después del éxito del día 22, han hecho que Rajoy acepte al fin, por primera vez en el año y quién sabe si última, que los informadores planteen sus preguntas. Lo hace después de almorzar durante varias horas con los 17 barones regionales del PP, muchos de ellos presidentes autonómicos o presidenciables, ya que los populares ocupan después del 22-M una hegemonía en el poder autonómico desconocida hasta ahora.

Durante la comida, además de hacerse fotos comiendo pepino para dar ejemplo, el líder del PP ha presentado un documento en el que se plantean los ejes básicos que los barones deberán seguir en sus gobiernos, esto es, austeridad, transparencia y trabajar para recuperar el empleo. El líder del PP ha confirmado que su partido organizará auditorías en todas las comunidades para conocer el estado real de las cuentas. Alicia Sánchez Camacho, presidenta del PP catalán, ha aprovechado para dar cuenta del caso de esta comunidad, donde los recortes del Gobierno de CiU, que sí afectan al gasto social, están provocando fuertes rechazos. Rajoy quiere que sus barones den ejemplo y recorten gastos suntuarios, es decir, que reduzcan consejerías, altos cargos o coches oficiales, pero insiste en que se comprometan a no tocar el gasto social, que depende de las comunidades.

Rajoy quiere evitar a toda costa un otoño caliente con médicos y maestros en la calle que pueda asustar a un cierto tipo de electorado ante la idea de que el PP recortaría más que el PSOE cuando llegue al Gobierno central. Por eso el compromiso de no tocar el gasto social se va a mantener al menos hasta las generales. Sin embargo, algunas comunidades ya gobernadas por el PP, como la Comunidad Valenciana, o que van a pasar a sus manos, como Castilla-La Mancha, tienen graves problemas financieros y el Ministerio de Economía va a presionar para que hagan recortes fuertes, esto es, no solo cosméticos. La cercanía de las elecciones parece haber reducido la intensidad del control de gasto de las comunidades, que en el primer trimestre han excedido las previsiones. La Comunidad Valenciana, en particular, es la más endeudada de España.  Fuente

Compartir este articulo :

 

 

 

Home  |  Como incluir un anuncio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2017 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente