Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

CÓMO SUPERAR LA MUERTE DE UN HIJO

La pérdida de un hijo es la situación más dura que una persona puede afrontar, para superarla debe contar con el apoyo de la familia y de la pareja. Pero esta es una situación muy extrema que podría terminar con la pareja. Uno de los problemas radica en que ambos padres vivencian de manera diferente y lo demuestran también, en forma distinta. Este proceso puede durar toda la vida, pero puede hacerse llevadero con el tratamiento adecuado.

Etapas del duelo:

Luego de la muerte de un hijo, los padres pasan por distintas etapas con sentimientos que se alternan. Lo más común es que experimenten rabia, culpabilidad, tristeza y pensamiento irracionales.

La culpa se manifiesta como impotencia, como si no hubiesen hecho lo que podían para impedir que ocurriera la desgracia. La ira está dirigida hacia aquello que responsabilizan de la muerte, como por ejemplo, Dios, ellos mismos. Algunos padres se aíslan y se sienten solos.

1- Parálisis, shock: esta es la reacción de impacto ante la noticia de la muerte. Se muestra como apatía, hiperactividad, atolondramiento. Es una reacción defensiva.

2- Alivio, relajación: es una etapa corta que prosigue al funeral. Se acaba cuando los padres quedan solos. Está caracterizada por expresiones de aceptación de la muerte, oscilación del ánimo entre llanto y tranquilidad.

3- Resentimiento: desde el momento en que los padres están a solas, se sienten inseguros, solos, culpables, con su autoestima baja. Temen al futuro y pierden el interés por el mundo circundante. Llorar en este momento ayuda a desahogarse.

4- Recuerdo: se recuerdan constantemente los hechos previos a la muerte. Esta etapa tiene una duración diferente para cada persona. Aparece el deseo por recapturar las experiencias felices con el hijo.

5- Reparación: aparición de ideas más racionales y positivas, en un esfuerzo deliberado por continuar la vida sin el hijo perdido. Se da el cultivo de nuevas amistades e intereses.

Durante los primeros meses del duelo, se dan una serie de desmejoramientos en los padres, su aspecto físico, pérdida del sueño, aumento del cansancio, falta de concentración y pequeñas pérdidas de memoria. Este deterioro es natural dentro del proceso de duelo, pero si prosigue con gran intensidad, debería recurrirse a un profesional para que ayude a la elaboración de la pérdida.

Conflictos en la pareja:

Es natural que se den ciertas tensiones en la pareja luego de la muerte de un hijo. Es común que las parejas sean incapaces de superarlo y terminen con la relación. Los conflictos más comunes son:

- Dificultades para aceptar la forma en que la pareja vive la pérdida. Todos sienten de manera diferente y lo expresan de acuerdo a dicha forma, por lo que uno de los padres puede pensar que el otro no sufre suficiente, porque no quiere hablar del hijo o porque no llora. La aparente indiferencia puede ser un mecanismo de defensa para no sucumbir ante el dolor.

- Culpar a la pareja. Es una actitud común y puede traducirse en continuos reproches.

- Falta de sincronización. Las fases del duelo no son vividas al mismo tiempo por ambos padres, lo que crea una sensación de estar siempre inmersos en el dolor. Pueden llegar a evitarse para no recaer en el sufrimiento.

- Las relaciones sexuales. Puede darse que las necesidades aumenten o disminuyan de manera diferente en ambos miembros de la pareja. En general, el hombre separa lo sexual de lo emotivo, pero la mujer, queda paralizada por el dolor.

Consejos para afrontar la pérdida:

- En primer lugar, hay que expresar los sentimientos sin reprimirlos. Llorar cuando tengan ganas, sin preocuparse por el lugar o el momento, pero sin dañarse ni dañar a otros.

- Aplazar las decisiones importantes que estuvieran pendientes, hasta un momento más oportuno.

- No permitir que se les presione para tomar decisiones sobre las pertenencias de los hijos (ropa, juguetes, habitación, etc). El duelo debe elaborarse en el tiempo que sea necesario.

- Mantener la buena comunicación dentro de la pareja, al momento de hablar sobre el hijo, ya sea entre ellos o con los demás.

Tener otro hijo no llenará el vacío dejado por el fallecido, por tanto, si se desea tener un nuevo hijo, que no sea como sustituto, pues podría aumentar el dolor y provocar miedo y angustia. Esta decisión debe posponerse lo más posible, para que sea meditada adecuadamente.

Es necesario comprender que el dolor no desaparece del todo, lo que se puede hacer es sobrellevar esta pena de la mejor manera posible, desarrollando estrategias de vida para continuar. La tristeza y el dolor disminuirán, y la culpa desaparecerá, permitiendo cierto optimismo paulatino.

Fuente

EL DUELO Y LA PÉRDIDA EN LA ADOLESCENCIA

¿QUÉ ES EL DUELO?

REACCIONES HABITUALES LUEGO DE LA MUERTE DE UN SER QUERIDO

CONSEJOS PARA SOBRELLEVAR EL DOLOR DE LA MUERTE DE UN SER QUERIDO

CÓMO AYUDAR A ALGUIEN QUE HA PERDIDO UN SER QUERIDO

EL DUELO Y LA PÉRDIDA EN LOS NIÑOS

CÓMO SUPERAR EL SUICIDIO DE UN SER QUERIDO

CÓMO ES EL DUELO DESPUÉS DEL SUICIDIO DE UN SER QUERIDO

LA MUERTE DE UN HIJO Y COMO AFECTA EN LA PAREJA

CUÁNDO PEDIR AYUDA TRAS LA MUERTE DE UN SER QUERIDO

LINKS DE AYUDA PARA SUPERAR LA PÉRDIDA Y MUERTE DE UN SER QUERIDO

CONSEJOS PARA SUPERAR LA MUERTE DE UN SER AMADO

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un anuncio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2017 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente