Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 

¿QUÉ SON LAS ESTRELLAS FUGACES?

Cualquier noche, en un lugar alejado de la contaminación de la ciudad, podemos ver objetos luminosos que cruzan el cielo y desaparecen... cuando esto ocurre solemos pedir un deseo. Las estrellas fugaces son, sin embargo, meteoritos: pequeñas partículas de polvo que, al penetrar en la atmósfera de la Tierra, emiten luz debido al rozamiento del aire.

Lo cierto es que, al cabo de un año, unos ciento cincuenta millones de estrellas fugaces surcan el cielo de día o de noche. Nuestro sistema solar está lleno de pequeñas partículas de polvo a los que llamamos meteoritos o meteoroides, que han quedado del paso de los cometas y que penetran a la Tierra desde diferentes direcciones.

Por experiencia sabemos que cuando frotamos un cuerpo contra otro, el rozamiento hace que ambos objetos se calienten y, si el rozamiento es excesivo, entonces los objetos pueden quemarse. Con los objetos provenientes del exterior y que entran a la atmósfera terrestre ocurre un proceso similar. Al penetrar en la atmósfera, el rozamiento con el aire hace que los objetos se calienten tanto que se queman emitiendo luz.

Estas pequeñas partículas de polvo no son más grandes que la cabeza de un alfiler y, prácticamente todas, se desintegran entre 50 y 100 kilómetros de altura sobre la superficie terrestre. Cuando las partículas son muy grandes, la protección de la atmósfera es insuficiente y pueden llegar al suelo en forma de meteoritos. Sin embargo, se requieren masas iniciales del orden de kilogramos y velocidades muy bajas.

Afortunadamente, los astrónomos están realizando observaciones constantemente y calculando las posibilidades de choque de los asteroides que se encuentran en el Sistema Solar, para evitar daños en los satélites y plataformas espaciales. Hay que tener en cuenta que el impacto de una pequeña partícula de polvo con un satélite puede destruirlo, y esto afectaría a las comunicaciones en Tierra, a la seguridad de los astronautas, a las predicciones sobre el tiempo, etc.

El estudio de las estrellas fugaces es también importante para determinar cómo varía el número de objetos con la masa en las cercanías de la Tierra. Aunque ya hemos dicho que las estrellas fugaces no llegan a la superficie terrestre, los cuerpos más grandes sí pueden hacerlo y un choque de un objeto de 50 metros con la Tierra podría destruir una ciudad del tamaño de Madrid.

Colisiones con la Tierra
Un ejemplo de estos peligros es el asteroide XF11, que se sospechaba que podría colisionar con la Tierra, pero que los cálculos más recientes revelan un máximo acercamiento sin choque, para el año 2028. Otro ejemplo es el asteroide 2000 BF19 que mide ochocientos metros y que, según astrónomos estadounidenses, podría chocar con la Tierra para el año 2022. Este asteroide es el quinto descubierto en los últimos años, por lo que el riesgo de un impacto con nuestro planeta está presente.

Algunos expertos comentan que poco se podría hacer ante una situación de este tipo, aunque con la tecnología que tenemos en este momento, se podría intentar desviar o destruir el asteroide si se detecta a tiempo.

Ver una lluvia de estrellas fugaces
Para ver el mayor número de estrellas fugaces es necesario, por un lado, encontrar un lugar oscuro lejos del alumbrado público, ya que uno de los factores que más afecta a la observación de meteoros es el brillo de la Luna que evita que observemos los más débiles y, en segundo lugar, ponerse cómodo, buscando una buena posición, como por ejemplo tumbado.

Por su parte, los astrónomos aficionados suelen emplear diversos métodos para llevar a cabo el conteo de las estrellas fugaces. Desde la fotografía hasta las cámaras de video, los prismáticos, las técnicas de radio o simplemente sus ojos, sin ayuda de ningún instrumento óptico. Si emplean esta última técnica entonces dibujan las estrellas fugaces sobre cartas celestes anotando la hora de aparición, su brillo y su velocidad.

Las lluvias de estrellas se ven todos los años durante las mismas fechas porque los tubos meteóricos tienen órbitas definidas que no cambian con el tiempo. Al girar alrededor del Sol, la Tierra atraviesa estos filamentos durante los mismos días del año, lo que produce las lluvias de meteoros. Un tubo meteórico puede ser encontrado por la Tierra dos veces al año, como sucede con el del cometa Halley.

Las más famosas estrellas fugaces que podemos ver en el cielo, son: en enero las "Cuadrántidas" (que proceden de la constelación de El Boyero); en abril, del 19 al 25, las "Líridas" (constelación de la Lira); en mayo, del 4 al 10, las "eta Acuáridas", (procedentes del cometa Halley); en julio, sobre el 27, las "delta Acuáridas" (Aquario); en agosto, del 10 al 13, las "Perseidas" (Perseo) que son las lágrimas de San Lorenzo; en octubre, hacia el 8, las "Dracónidas" (Dragón); y del 20 al 26 las "Oriónidas" (Orión); en noviembre, hacia el 5, las "Táuridas" (Tauro); y del 13 al19 las "Leónidas" (Leo); y en diciembre, del 13 al 14, las "Gemínidas" (Gemini).

A cada lluvia se le asigna el nombre de la constelación en la que se encuentra el punto radiante y por eso es necesario conocer, más o menos, la situación de cada una de estas constelaciones.

Las Perseidas o "Lágrimas de San Lorenzo"
Es la lluvia de estrellas fugaces que podemos ver todos los veranos. También se les llama "Lágrimas de San Lorenzo" por la proximidad de su máximo de actividad a la festividad de San Lorenzo. Las Perseidas reciben este nombre porque su radiante punto imaginario donde se cortan las prolongaciones hacia atrás de los trazos meteóricos, se encuentra en la constelación de Perseo.

Fue precisamente un fenómeno protagonizado por Las Perseidas en los años 90 el que ayudó a confirmar la hipótesis de que las estrellas fugaces son el polvo emitido por los cometas que se convierten en trazos luminosos cuando entran en la atmósfera terrestre.

En dichas fechas se registró una actividad inusual de esta lluvia, tanto en cantidad como en el momento en que sucedía: unas horas antes del máximo previsto por las efemérides. Se comenzaron a registrar dos máximos de actividad separados por unas 12 horas, uno de los cuales ofrecía estrellas fugaces en mayor número y más brillantes que el otro. Los astrónomos de la Organización Internacional para la Observación de Meteoros (IMO) se arriesgaron a predecir la vuelta del cometa que supuestamente originaba esta lluvia, el Swift-Tuttle, que en ese momento no se encontraba visible. Sin embargo, sólo unos meses después de que esto sucediese, el Swift-Tuttle, con un período de 135 años, reapareció en nuestros cielos.

Fuente

¿SE PUEDE PREDECIR EL CLIMA?

SISTEMA RESPIRATORIO

LA CLONACIÓN - QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE

CLONACIÓN DE ANIMALES PREHISTÓRICOS

EL TIROIDES - QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE

ENERGÍA SOLAR - CÓMO FUNCIONA

QUÉ ES EL PHISHING Y CÓMO EVITARLO

ADICCIÓN A INTERNET - SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un anuncio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2017 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente