Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

Sitios España - Noticias destacadas de España y el mundo

 
El día que un atleta burló a Hitler

Hace 70 años, el corredor negro Jesse Owens ganaba la primera de las cuatro medallas en los Juegos Olímpicos de Berlín, nada menos que en la tierra del Führer..

Unos 110 mil espectadores fueron testigos directos de un hecho que nunca habrían imaginado: el triunfo de un atleta negro en la Alemania nazi, frente al palco de Adolf Hitler. Jesse Owens comenzaba a darle forma a esa utopía hace 70 años.

En sus revisiones, la historia coincide en que los Juegos Olímpicos de 1936 fue otro de los grandes acontecimientos deportivos utilizados con fines políticos, en este caso por parte de Hitler, para consolidar su régimen.

Allí llegaba Owens, quien significaba para la propaganda nazi apenas un "auxiliar negro del equipo estadounidense".

Seguramente no habían dado cuenta de su talento y espíritu, tanto que tuvieron que soportar la humillación de verlo subir cuatro veces a recibir la medalla de oro, correspondiente a los 100 metros, 200, salto en largo y 4x100.

En los 100 metros batió el récord olímpico con un tiempo de 10.3 segundos. La escalada continuaba días después con quiebres de marcas mundiales en 4x100 y el forjamiento de una amistad muy particular: el atleta alemán Lutz Long, uno de los símbolos de la raza aria.

Distinto a lo que pudiera imaginarse en una historieta de héroes y villanos, Long colaboró con Owens para que el estadounidense obtuviera la clasificación en una de las pruebas al ofrecerle algunos consejos técnicos.

No sólo Owens superó el corte sino que, claro, ganó la final de la competencia, tras lo cual dedicó a Hitler, que permanecía inmutable en el palco, el afamado saludo. La historia de aquella relación sí tendría un fin novelístico. Long murió durante la Segunda Guerra Mundial, y entonces Owens pagó los estudios de su hijo.

La epopeya deportiva fue inédita, y tuvieron que pasar nada menos que 48 años para que alguien consiguiera cosechar tantas medallas en un mismo Juego, esta vez en manos del también mítico Carl Lewis.

Pero después de la gloria, vaya si de esto sabe la historia, pasó mil pruebas más, hasta ser alcanzado por el cáncer de pulmón -fumaba hasta cinco atados de cigarrillos por día- y la muerte, el 31 de marzo de 1980, en el hospital universitario de Tucson.

Había nacido 66 años atrás, en Danville, Alabama, donde desde muy pequeño comenzó a trabajar en una plantación de algodón para ayudar a su familia. Antes de lanzar su carrera deportiva, también fue vendedor en distintos comercios. Sobre el final de su vida se dedicó a la venta de sellos y monedas olímpicas.

Hoy, una de las calles camino al Estadio Olímpico de Berlín lleva su nombre. Allí donde ni siquiera era admitido en la ceremonia inaugural, en el mismo lugar donde días después rompía marcas y borraba sonrisas irónicas en los palcos. Donde desmentía la existencia de cualquier ser terrenal superior e instalaba un manto de orgullo negro en medio de tanto oprobio

DEPORTES EN ESPAÑA

Fuente

Compartir este articulo :

 

 

 

 

Home  |  Como incluir un anuncio aquí  |  Publicidad  |  Noticias & curiosidades  |  Anuncios gratis
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2017 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente