Anuncios Gratis    │   Como publicar aquí   │   Contacto

 

 

 

DICCIONARIO ARGENTINO ESPAÑOL

 

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L
M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z

palanca. Enchufe. Contactos que uno tiene allá arriba para favorecerse, por ejemplo con un puesto de ñoqui.

palita. Recogedor. Hacia donde barremos los papeles, envoltorios, hojas y cacas de perro depositadas en el suelo de nuestro domicilio.

palo. Un millón de pesos. Completa, con gamba ($100) y luca ($1000), la trilogía de numerales dinerarios. Un palo verde, por otra parte, es un millón de dólares (tranquilos, que para los euros ya se nos va a ocurrir algo también). Pero por extensión, se puede aplicar palo a un millón de cualquier cosa. Un "archivo de unos tres palos" sería, aproximadamente, un fichero de 3 Megabytes.

palo de amasar. Rodillo. Cilindro de madera, provisto de dos mangos en los extermos, utilizado para aplanar una masa de harina y agua o, como arma contundente, por las esposas para castigar a los maridos que vuelven de juerga.

palta. Aguacate. Fruto verde y duro que después se vuelve negro y blanduzco, siendo entonces el momento ideal para comerlo o tirárselo a alguien por la cabeza.

panceta ahumada. Construcción que suena perfectamente castellana, a diferencia de su equivalente español beicon (¡sí; así está en el diccionario de la Academia!). Será España la cuna del idioma, pero con anglicismos como ése va camino a ser también la tumba.

pancho. Perrito caliente. En Argentina, a los perritos calientes se los pueden estar comiendo que ellos se quedan tan panchos.

pan de miga. A falta de pan francés (ver abajo) una segunda opción es el pan de miga, que ustedes conocen como pan de molde.

pan francés. Hay distintos tipos de pan. Hay uno blanduzco que viene cortado en rebanadas en bolsas de plástico. Hay otro que tiene una corteza crocante y un interior tierno, mejor conocidos como cáscara y miga, y que al paladar argentino es mucho mejor que el blanduzco. El crédito de su invención se lo concedemos a los galos llamándolo pan francés.

panqueque. Crepe. Aunque reconozco que se trata de un invento culinario francés, nosotros lo designamos con la palabra yanqui pancake adaptada. Eso sí, los rellenamos con nuestro argentinísimo dulce de leche.

papa. Patata. También es una denominación infantil para la comida, como en España.

paragolpes. Parachoques. Defensa que traen los coches en la parte delantera y en la trasera, y que en Argentina permite protegerse no sólo de choques sino también de puñetazos de boxeadores, coces de equinos y, en general, cualquier golpe.

pararse. Ponerse de pie. También, y en otro contexto, ponerse tiesa, empinarse.

parrilla. Baca. Portaequipaje de un auto. (A las vacas no las llamamos parriyas.)

parlante. Altavoz. La parte del equipo de música de nuestro hijo adolescente inutilizando la cual podemos dormir la siesta.

paro. Un paro puede ser en Argentina un infarto al corazón o una jornada de huelga. Jamás es sinónimo de desempleo.

pasacalle. Especie de bandera que va de lado a lado de una calle con mensajes como "Cachi, te amo", "Feliz cumple mami" o "Pepe, ¿adiviná con quién te pone los cuernos tu mujer?"

pata de rana. Aleta de un buzo. En portugués le dicen, acertadamente, "pé de pato"; es evidente que en castellano no se puede decir "pata de pato", de manera que pata de rana aparece como una aceptable segunda opción. (Lo de aleta no parece lógico. Los peces tienen aletas arriba, abajo y a los costados, pero no atrás.)

patadura. Yo encajo bastante bien en esta definición: individuo absolutamente nulo para jugar al fútbol y/o bailar. (En mi caso es "y".)

patente. Matrícula. La placa con el numerito que no ayuda a la policía a recuperar nuestro coche cuando nos lo roban, pero sí a identificarlo cuando nos quieren cobrar una multa.

patineta. Monopatín. Tabla con rueditas y sin manubrio (o manillar como dicen ustedes), apta para distintas piruetas. El monopatín argentino es otra cosa, con lo cual en principio habría una gran confusión. Pero afortunadamente, el inglés ha venido a nuestra ayuda y ahora todos escribimos skateboard o skate, lo pronunciamos "esquéit" y nos entendemos perfectamente.

patota. Pandilla de patoteros (ver a continuación).

patotero. Gamberro.

patovica. Gorila. Individuo que a la entrada de una discoteca se encarga de seleccionar quién entra y quién no, generalmente siguiendo criterios cromáticos (prescindiendo de eufemismos, racistas). Deriva de los patos Vica, palmípedos otrora muy populares en la mesa argentina, de doble pechuga, a los que se asemejan los cancerberos de las discotecas tanto por su corpulencia como por su cociente intelectual.

pava. Hervidor de agua, parecido a una tetera metálica.

pebete. Panecillo tipo bollo. Pan alargado y blando que forma perfecta pareja con las salchichas, aunque a veces las traiciona con el jamón y el queso.

pegatina. En España, figurita con dorso engomado que se puede pegar a una superficie. En Argentina, el acto de salir los adherentes a un partido político a, precisamente, adherir carteles en las paredes.

pelón. La agudeza obvia sería decir que así le llamaba la comunidad japonesa de la Argentina a un militar que fue presidente de la república. Pero sería un chiste racista y, fundamentalmente, malo, así que no lo hago. Ah, sí; el significado. Un pelón es una nectarina, durazno o melocotón cuya piel no presenta vellosidades.

pelotudo. Otra palabra para boludo ,aunque más ofensiva y no utilizable en contextos cariñosos. Y cuidado con ambas. Porque puesto que una bola o pelota es lo mismo que un cojón, parecería que boludo o pelotudo son lo mismo que cojonudo, y no es así.

penal. Penalti. A favor de la palabra española está el hecho de que un penal es también una cárcel. A favor de la palabra argentina está el hecho de que es difícil imaginar una situación en que ambos significados se confundan.

pendejo. No es sinónimo de boludo como en otros países hispánicos. Un pendejo argentino es un nene o, más frecuentemente, un adulto de comportamiento infantil.

pesebre. Belén. Representación del nacimiento de Jesús, que ustedes confunden con la localidad donde ocurrió el evento.

petiso. Referido a seres humanos, bajo. Tiene connotaciones afectuosas. Por lo menos así lo percibo yo, que con 1 metro 59 centímetros soy toda una autoridad en el tema.

pibe. Chaval. Palabra de origen italiano. Un'altra!

picada1. Tapas. Ingredientes que uno suele ingerir con el vermut para no operar con un estómago vacío.

picada2. Ritual practicado por los jóvenes argentinos que pueden permitírselo, consistente en declarar un segmento de una avenida zona liberada y correr allí desenfrenadamente con los autos que les regalaron los papis. Gana el que primero se mata.

pija. Polla. No una mujer que afecta cierto estatus. Hace poco dijo una joven española en una reunión social en Argentina: "Lo que no soporto de las discotecas es cuando empiezan a aparecer las pijas todas pintarrajeadas". Sus interlocutores se preguntaron internamente qué costumbres nudistas se practicaban en las discos ibéricas, y a qué tratamientos cosméticos sometían los peninsulares a sus atributos primarios.

pijotero. Tacaño. Ésta es otra palabra problemática, dado que en España quiere decir pesado o puntilloso.

pilcha. Lo que hace un objeto pultiagudo... no me hagan caso. Pilcha es una palabra de origen queshwa (quichua para los no entendidos) que significa ropa o prenda.

pileta. Piscina. Y, en realidad, cualquier recipiente desagotable que normalmente se llene de agua, como los fregaderos de las cocinas.

piloto. Gabardina. Impermeable. No ensayaré una etimología fácil dado que es evidente que los conductores de los aviones no usan esta prenda.

piola. Cordel grueso. Como adjetivo: vivo, despierto.

piolín. Bramante. Cordel de algodón. En Argentina la palabra bramante evocaría un toro antes que cierto hilo. (Y en España muchos quizá no la entiendan. Pero es la que da el diccionario de la Academia, y sus razones tendrá.)

pipí cucú. Personalmente jamás usé esta expresión, pero resultó ser de las que más me consultaban los lectores, después —eso sí— de determinar por sus propios medios que no se trataba de un reloj cucú cuyo pajarito se hacía pis al salir. Pipí cucú es un adjetivo y significa "espléndido, perfecto, sin nada de más ni de menos".

pique. En España, resentimiento o despecho. En Argentina, movimiento acelerado, por ejemplo de un vehículo o de un deportista (ustedes describen esto con la españolísima palabra sprint). Un maratonista resentido tiene pique en ambos países.

pirulo. Taco. Cada uno de los años de los que, en número variable, suelen estar dotadas las personas.

piso. 1. Suelo. Hacia donde suelen dirigirse las tazas de porcelana, cristales de Murano y ampollas de medicamento. Tiramos cosas al piso, no las arrojamos al suelo. 2. Apartamento que ocupa una planta completa en un edificio, distinguiéndose así de los pisos españoles que pueden ser de cualquier tamaño.

piyama. Pijama. Cuando yo era chico, una vez le pregunté a mi padre por qué no decíamos pijama, como estaba en los libros infantiles españoles que leíamos. Su respuesta, didáctica cuan inapelable: "pijama parece pija".

pizarrón. Pizarra escolar.

planilla. Formulario impreso para llenar, especialmente aquéllos donde se recogen datos de manera sistemática.

placar. Armario empotrado para guardar ropa y, en caso de necesidad, amantes.

plantel. Plantilla. Conjunto de los jugadores de un equipo de fútbol.

playo. No profundo. Es sencillamente digno de piedad un idioma (el español, no el argentino) que carece de un antónimo adecuado para la palabra hondo.

plaza. Este espacio abierto siempre tiene árboles en Argentina. La Plaza Mayor de Madrid no calificaría para plaza en Argentina, sino en todo caso para patio grandote.

plomero. Trabajan con plomo y su conversación es un plomo: ¿por qué no llamarlos plomeros? Para ustedes, fontaneros. (Además cobran caro.)

pochoclo. Palomitas de maíz.

pocillo. La intuición nos dice que no se debe tratar de un hoyuelo, como la palabra parecería sugerir. En efecto: es una tacita para café.

polera. Pulóver (jersey) de cuello alto que se supone apto para usar en una excursión al polo, de ahí su nombre.

polla. En Argentina es usual hablar de las pollas de potrancas, para gran confusión de los españoles, que lo último que esperan de una potranca es que tenga polla. Aquí una polla es una carrera de caballos, o la apuesta que se origina de la misma, o, por generalización de uso, cualquier otra apuesta en cualquier otro deporte.

pollera. Falda. No una señora que vende pollos, ni un calzoncillo ajustado. Pero se dice "minifalda", no "minipollera".

polvo de ladrillo. Tierra batida. Superficie en que descuellan los tenistas latinoamericanos y españoles y en que los yanquis y australianos son bastante malos. (Sinceramente, la he mirado con mucho detenimiento y tierra no me parece.)

pomada. Crema. Sustancia que obra maravillas sobre el calzado. Creo que argentinos y españoles nos entendemos si decimos "betún".

por. "Voy por ello" se dice en Argentina; jamás con la intrusa preposición a del español "Voy a por ello".

pororó. Pochoclo.

poroto. Judía. Cuando los españoles hablan de comer judías, los argentinos no pensamos en una ingesta de leguminosas, sino en un acto de antropofagia antisemita.

porteño. Individuo prepotente, soberbio y básicamente ignorante. En síntesis: un nativo de la ciudad de Buenos Aires. No confundir con un bonaerense. // NOTA POSTERIOR: Ante esta definición, muchos habitantes de la capital de mi país han reaccionado mandándome notas de protesta, virus, cartas bomba y búmerangs con carga radioactiva. De modo que cambio mi definición: "Individuo prepotente, soberbio, básicamente ignorante y carente de los sentidos de la autocrítica y el humor".

pozo vacante. Bote. El motivo que nos lleva, cuando adquiere una magnitud suficientemente considerable, a probar suerte en un juego de azar del que no habíamos participado nunca.

prendedor. Broche, aguja, alfiler. En joyería. Adorno que puede sujetarse de una prenda por un mecanismo similar al del alfiler de gancho.

prender. Encender. La luz, el gas, un aparato...

primera B. Segunda. En Argentina las ligas de fútbol están estructuradas como primera A, primera B, primera C, primera D. Mientras que segunda división, tercera división, etc., en Argentina, son, dentro de un mismo club, grupos de jugadores que vienen del semillero y se van acercando progresivamente a hacerse profesionales.

primero de enero (febrero, etc.). Uno de enero (febrero, etc.). El uno aplicado al primer día del mes suena extrañísimo a oídos argentinos.

prode. Quiniela. Juego de apuestas basado en los resultados del fútbol. Nuestra quiniela es otra cosa (ver).

prolijo. Esmerado, atildado, ordenadito; es imposible describir en pocas palabras todos los conceptos involucrados por la palabra prolijo en Argentina. Su traducción exacta es tidy, pero no sé si ustedes saben inglés.

prontuario. Para ustedes, compendio de una ciencia o arte. Para nosotros, historial delictivo de un reo, independientemente de que su metodología pueda ser, y a menudo efectivamente lo sea, científica y/o artística.

púa. Aguja. Especie de pequeño estilete que, recorriendo los surcos de un disco, servía para reproducir la música en las entrañables y primitivas épocas del vinilo.

puchero. Cocido. En Argentina muy pocas veces se usa puchero para hacer referencia al cacharro.

pucho. Cigarrillo en sus estadios finales. ¿Puede ser que ustedes lo llamen colilla? Por extensión, dosis pequeña que queda de algo que antes estaba en cantidad más grande: "me queda un puchito de azúcar".

pulóver. Jersey. Es que argentinos y españoles no nos podemos poner de acuerdo ni siquera en qué palabra inglesa vamos a calcar en vez de inventarnos una en castellano.

pulseada. Pulso. En Argentina se distingue pulseada, una lucha a ver quién le tuerce el brazo al otro, de pulso, que es la habilidad con la muñeca, o bien la cantidad de veces por minuto que late una vena que pasa por allí. // NOTA POSTERIOR: Puristas del arte de curar (esto es, médicos quisquillosos) me han escrito para desasnarme poniendo en mi conocimiento que para medir el pulso se recurre a una arteria, no a una vena.

putear. En España los jefes suelen putear a los empleados, pero en Argentina no se lo permitirían. Es que allá putear significa "fastidiar" (Argentina: "romper las bolas"), y aquí "insultar con la palabra que ustedes ya se imaginan".

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L
M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z

 

 

 

 

 

Pagina principal   |   Como incluir un anuncio aquí   |   Publicidad   |   Noticias & Actualidad   |   Anuncios gratis    |   ¡TV en vivo!
Casinos online  -  Bingo online  -  Juegos de casino gratis  -  Loterías Mundiales
© Copyright 2003 - 2015 SitiosEspana.com - Permitido el uso del contenido citando la fuente